Carteles robados por nazis vuelven a sus dueños | Alemania Hoy | DW | 16.03.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania Hoy

Carteles robados por nazis vuelven a sus dueños

Los carteles publicitarios robados por los nazis vuelven a la familia Sachs. Así el fallo del Tribunal Federal Supremo.

default

Colección Sachs.

El Museo de Historia Alemana de Berlín deberá devolver a la familia Sachs la colección de carteles publicitarios que fue robada por los nazis al coleccionista Hans Sachs. Después de un litigio que ha pasado por diversas instancias y ha llevado casi siete años, el Tribunal Federal Supremo decidió que los Sachs siguen siendo los propietarios legít­­imos de las obras.

Posterkollektion von Hans Sachs

Peter Sachs, en 2006

De las 12.000 piezas de Sachs robadas por los nazis y por mucho tiempo desaparecidas, unos 4000 habían sido identificadas y estaban en los depósitos del museo berlinés. Carteles publicitarios de Henry van de Velde, Vasili Kandinsky, Käthe Kollwitz, Max Pechstein y Otto Dix se encuentran en la colección.

¿Devolución o indemnización?

Cuando en la década de los 1950, Berlín pagó en 1961 como indemnización 225.000 marcos a Sachs, éste creía desaparecida su colección. Posteriormente, en 2005, Peter Sachs –hijo del coleccionista- se enteró de que los carteles propiedad de su padre estaban en el museo berlinés y la reclamó.

Pero el museo no veía motivado el reclamo: la indemnización pagada y el vencimiento de plazos para solicitar restitución fueron sus argumentos. Sin embargo, “la devolución prevalece sobre la indemnización”, explica Carten Probst, historiador del arte, en entrevista concedida a la emisora Deutschlandfunk.

Sentimientos contrapuestos

La decisión del Tribunal se enfrenta con sentimientos contrapuestos en el mundo del arte. Aunque nadie quiere tener en sus colecciones obras con la mancha del Ministerio de Propaganda nazi y la obligación moral de Alemania se subraya una y otra vez, se teme que las obras caigan en manos sin la suficiente competencia o que esta colección sea subastada. Sin embargo, después de conocerse el veredicto, el abogado de Peter Sachs anunció que el deseo de los Sachs es ponerla a disposición del público.

Hans Sachs

El coleccionista Hans Sachs, en 1989

Por su parte, el Museo de Historia Alemana de Berlín ha hecho saber que sentiría mucho no poder contar más con la colección y que estaría dispuesto a pagar . "Es una colección importante que queremos mantener para el público y la ciencia", declaró a la prensa Rudolf Trabold, portavoz del museo.

Comprometida a la devolución

Cabe recordar que Alemania suscribió en 1998 el Acuerdo de Washington mediante el cual los Estados firmantes se comprometen, de manera no vinculante, a identificar las obras de arte robadas durante la dictadura nacionalsocialista, a buscar a sus dueños legítimos y a buscar “una solución justa”. En este caso, de la búsqueda de la solución justa se encargó una comisión que dio la razón al Museo de Historia Alemana. Y el heredero de Sachs escogió el camino de acogerse al código civil.

Plakatsammlung Hans Sachs, Deutsches Historisches Museum

Otro de los carteles publicitarios de la colección cuyo valor asciende a los cuatro millones de euros

“En realidad, se suele llegar a un acuerdo sin llegar a un tribunal”, dice Probst citando el precedente de la famosa pintura de Berliner Straßenszene de Ernst Ludwig Kirchner, que fue devuelto sin proceso.

Precedente

¿Sienta este caso precedente y cabe esperar que miles de otros dueños reclamen a los museos alemanes sus objetos de arte robados? “La investigación de la proveniencia está en pañales, pero sí, cabe esperar nuevas demandas también de obras que no pertenecen a colecciones singulares como ésta. Cubertería, vajillas, muebles –todo lo que fue confiscado a familias judías”, afirma Probst.

“Este fallo es una enseñanza para todos los implicados, no devolverla habría sido perpetuar el crimen nacionalsocialista”, concluye el crítico de arte quien se declara “aliviado por el fallo en un juicio que con un poco de buena voluntad pudo haber sido evitado”.

Autora: Mirra Banchón
Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda