Capriles: ″El gobierno esconde devaluación″ | América Latina | DW | 23.01.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Capriles: "El gobierno esconde devaluación"

El líder opositor afirmó que la moneda venezolana pierde valor desde hace tiempo. Autoridades rechazan el señalamiento y hablan de "nuevo sistema cambiario".

El líder opositor venezolano Henrique Capriles dijo que el gobierno del presidente Nicolás Maduro evita referirse al nuevo sistema cambiario del país como una devaluación, aunque estimó que la moneda nacional "claramente" perdió valor frente al dólar.

"Sin duda alguna esto es una devaluación. Aquí maquillan y le cambian el nombre a todo. Lo de ayer, por supuesto, fue una devaluación, una confirmación de la devaluación hace rato que anda por la calle", señaló.

El dirigente indicó que no se explica que el gobierno aprobara un nuevo esquema cambiario con dos tasas de referencia, desplazando a muchos de los sectores que recibirían el cambio preferencial de 6,30 bolívares por dólar y se niegue a admitir que devaluó la moneda.

La versión del gobierno

El vicepresidente para el área económica y ministro de Petróleo Minería, Rafael Ramírez, anunció el miércoles que sólo recibirán la tasa de 6,30 los sectores que importan bienes prioritarios, los estudiantes en el exterior y delegaciones diplomáticas, pero los que viajen al exterior, los pasajes aéreos, las compras por internet y las remesas familiares cambiarán a la tasa de 11,30 bolívares.

Dentro del control de cambio, que tiene 11 años, el gobierno mantuvo en 2013 una sola tasa, pero el nuevo sistema tendrá dos bandas: una a 6,30 bolívares por dólar y otra que será determinada por subastas que hará el Banco Central de Venezuela y que arrancará con 11,30 bolívares.

Ramírez rechazó que sea una devaluación y recalcó que se trata de un "nuevo sistema cambiario", que destinará unos 5.000 millones de dólares al año para los viajeros, cuando en 2013 se distribuyeron 8.500 millones.

Además, recalcó que las medidas buscan atacar el dólar ilegal del mercado paralelo, que se cotiza 10 veces el cambio de 6,30 bolívares, y que los medios de prensa tienen prohibido mencionar.

Capriles señaló que la medida es una "devaluación" abierta, a pesar de que el gobierno se niegue a admitirlo. "Hay que empujar para que esa situación cambie de forma democrática", indicó.

Agregó que el país debe importar "todo" debido a la caída de la producción en el modelo socialista y el año pasado hubo dos elecciones que provocaron el aumento del gasto público.

"Esas facturas hay que pagarlas, se viene pagando. En el 2013 no hubo mayores ingresos por explotación petrolera, no hubo fuentes de ingresos por estas vías, las exportaciones no petroleras prácticamente se redujeron a cero", alertó.

Dudas empresariales

Por su lado, el presidente de la agrupación patronal Fedecámaras, Jorge Roig, dijo que las medidas alivian en parte el problema cambiario de acceso a las divisas para los empresarios. Sin embargo, alertó que quedan dudas sobre la puesta en marcha del nuevo esquema.

"Toda aquella medida que permita flexibilizar es positivo y queremos entender que el anunciar un sistema de bandas avanza hacia un sistema de despenalizar el régimen cambiario", indicó el empresario en una rueda de prensa. "Creo que acaban de reconocer que hay una enfermedad y lo que falta por saber es si el tratamiento al que van a someter al país es el adecuado", agregó.

"No hay ninguna razón económica para tener un anclaje de cambio a 6,30 bolívares, eso es un subsidio que el gobierno obstinadamente ha querido seguir otorgando y le está causando daño a las implicaciones económicas del país. Hay razones políticas que impiden reconocer que se necesitan hacer cambios importantes", agregó.

EL(dpa, El Universal)