Cannes prohíbe el burkini en sus playas | Europa | DW | 12.08.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Cannes prohíbe el burkini en sus playas

Las mujeres no podrán llevar para nadar los trajes que cubren todo el cuerpo, conocidos como "burkinis", en las playas de Cannes, en la Costa Azul francesa. El alcalde de la localidad, David Lisnard, emitió a finales de julio un edicto en el que alega razones de seguridad para denegar el acceso a la playa a toda aquella persona que no "lleve el atuendo adecuado, respetuoso de las buenas costumbres y del secularismo". Quien no cumpla la ley, se expone a 38 euros de multa. Llevar ropa de calle para nadar también está prohibido. La medida se extenderá hasta el próximo 31 de agosto. Una prenda que "manifiesta de forma ostentosa una pertenencia religiosa, cuando Francia y los lugares de culto religioso son actualmente objetivo de ataques terroristas, puede provocar disturbios del orden público", detalla la orden. El director general de servicios del ayuntamiento, Thierry Migoule, ha ido más lejos y en declaraciones a "Francetv info" asegura que el "burkini" es una "señal de adhesión al yihadismo" y plantea además "problemas de higiene".

El diario local Nice-Matin publica este viernes (12.08.2016) una entrevista con David Lisnard, donde el alcalde afirma que la medida se tomó después de la controversia suscitada por el día reservado exclusivamente a mujeres con burkini. A quienes lo acusan de "abusar de la ley", Lisnard asegura que no desea crear polémica y que se sigue pudiendo llevar velo islámico. "A nadie le importó cuando tomé la decisión de prohibir andar por las calles de Cannes con el pecho desnudo", argumenta. "Este edicto trata de proteger a la población sin discriminarla", asegura.

La medida será recurrida

Las dos organizaciones que van a recurrir esa decisión son categóricas: "La alcaldía organiza la discriminación contra mujeres que no cometen ningún delito", dice la LDH, para la que con la referencia a los dos últimos atentados se hace "una amalgama peligrosa para la paz social". El CCIF añadió que los argumentos oficiales son "chocantes", y los acusa de instrumentalizar tanto el atentado yihadista de Niza del pasado 14 de julio como el que doce días después acabó con la vida de un cura que oficiaba misa en Normandía, en el norte del país. "En un contexto en el que cada uno parece lanzar una nueva polémica islamófoba, confiamos en la ley", añadió esa asociación, que dijo estar profundamente preocupada ante esa nueva afrenta "a los principios más elementales del derecho"

Sin "Día del burkini"

Hace unos días, las autoridades de un pueblo cercano a Marsella, en el sur de Francia, decidieron cancelar el "día del burkini", convocado para el próximo mes de septiembre por una asociación de mujeres, tras las numerosas protestas recibidas de corte islamófobo. El alcalde de Pennes-Mirabeau, Michel Amiel, y el responsable de la piscina del lugar acordaron suspender el evento "para apaciguar la situación", según informaron la emisora francesa Bleu Provence y otros medios. La organización Smile 13 de Marsella, donde viven muchos musulmanes, había reservado una piscina entera para que acudieran madres y niños durante un día de septiembre, llamando a las mujeres a llevar ropa de baño que cubriera desde el pecho hasta las rodillas.

Pero, debido a la presencia de los socorristas en la piscina, la organización negoció que estuvieran permitidos los burkinis. El anuncio desató comentarios xenófobos, racistas e islamófobos en las redes sociales, explicó el alcalde, condenando lo ocurrido. El diputado conservador Eric Ciotti, del sur del país, calificó en su Twitter lo ocurrido como "una victoria de nuestros valores". MS (dpa)

DW recomienda