Canciller Arreaza: “En Venezuela no aceptamos la intervención de EE. UU. ni la agresión de la oposición″ | América Latina | DW | 29.05.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Canciller Arreaza: “En Venezuela no aceptamos la intervención de EE. UU. ni la agresión de la oposición"

Venezuela está sumida en una crisis. Su canciller, Jorge Arreaza, habló con DW sobre cómo la oposición y Estados Unidos han llevado al país al borde de la ruina y por qué el gobierno de Maduro mantiene el socialismo.

Venezuela Außenminister Jorge Arreaza (DW/Irene Anastassopoulou )

Jorge Arreaza, ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela.

Deutsche Welle: Profesor Arreaza, comencemos con los resultados electorales y la participación de los votantes. Venezuela parece haber registrado la tasa de participación más baja desde el comienzo de la revolución. ¿Cómo se explica eso?

Canciller Arreaza: Esta fue una elección difícil, en medio no solo de un boicot de la oposición, sino también de una agresión interna contra nuestra economía, conra el pueblo venezolano. Pero, por supuesto, también existe una agresión externa de Estados Unidos y de los gobiernos que están subordinados al gobierno de ese país.

Cuando se ve en la televisión que 14 países de América Latina, el gobierno de Estados Unidos y la Unión Europea creen que estas elecciones no son justas, entonces eso tiene un efecto sobre la gente. Si se escucha a los líderes de la oposición diciendo que no participarán en las elecciones, incluso se podría pensar: ¿Por qué debería votar si el presidente Maduro ya ganó? Apoyo a Maduro, pero ¿para qué voy a ir a votar? Y a pesar de eso, nuestra participación de votantes corresponde a la tasa promedio de participación en América Latina. Y otros países no han sufrido un boicot como el que nosotros padecimos. Si esto hubiera sucedido en Chile o en Colombia, la cifra de participación habría sido del diez por ciento. Aquí tenemos casi la mitad de los votantes registrados, aunque Estados Unidos hizo todo lo posible para evitar que la gente votara.

Usted mencionó a América Latina y a Estados Unidos. Todos estos países afirman que la votación fue injusta y antidemocrática.

Es muy extraño porque, en primer lugar son las elites, no nuestros países vecinos las que están respondiendo a los intereses y órdenes de la elite de Washington. La gente en América Latina no tiene nada en contra de Venezuela o de la Revolución Bolivariana. Entonces, lo que vemos es gente prediciendo el futuro, diciendo que las elecciones no serán justas, meses antes de que se celebren. Lo que hicieron fue crear las condiciones para luego decir que las elecciones fueron injustas, cuando, en realidad, el sistema electoral de Venezuela es quizás el mejor en todo el mundo.

En la última elección presidencial en Venezuela se registró más del 45 por ciento de participación electoral.

En la última elección presidencial en Venezuela se registró más del 45 por ciento de participación electoral.

Hay reportes de pequeñas estaciones llamadas "puntos rojos”, que se establecieron el día de las elecciones, donde a las personas se les daba comida a cambio de probar que habían votado.

Eso no es verdad. No hay absolutamente ninguna prueba de eso. Esas estaciones son tradicionalmente utilizadas por ambos lados en Venezuela. La oposición estableció "puntos amarillos” durante las elecciones de 2013. También es muy común en otros países de América Latina. En Costa Rica, por ejemplo, los partidos políticos están dentro de los centros electorales.

¿Cómo se imagina el futuro con Estados Unidos después de las sanciones diplomáticas? Ya han expulsado a dos diplomáticos estadounidenses.

Es lo menos que podemos hacer después que  han intentado imponer lo que se suele llamar "sanciones”. El único objetivo es hacer que hagas lo que ellos quieren que hagas. Eso es lo que está ocurriendo con Irán y con otros países asiáticos y africanos. Es algo que está perjudicando a Venezuela y su economía. Es difícil para nosotros comprar medicinas y alimentos. Es difícil para nosotros recuperar nuestro petróleo. Es difícil saber cuándo van a pagar por el combustible porque los bancos no quieren trabajar con el Estado y las empresas venezolanas. El encargado de negociosos, Todd Robinson, fue un actor político en los últimos meses. Presionó a la oposición para que no participara en las elecciones. Presionó al candidato Henri Falcón para retirarse antes de las elecciones. La embajada de Estados Unidos ha hecho esto en todos los países, pero aquí, en Venezuela, no aceptamos esto.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

¿Sigue dispuesto a dialogar con Estados Unidos?

Si Estados Unidos respeta el derecho internacional y a nuestro país, podemos dialogar con quien sea. Ellos son los que no nos respetan. Incluso respetamos al presidente Trump. Es un problema. Su soberanía, su gente lo ha elegido, pero si él nos ataca, tenemos que responder.

El presidente Maduro dijo en la Asamblea Nacional Constituyente que Trump parece un miembro del Ku Klux Klan.

Lo es, es la extrema derecha la que está en el poder en Estados Unidos. Son racistas, supremacistas,. Creen que los estadounidenses son superiores a todos, no sólo en el mundo, sino también en Estados Unidos. Tienen conexiones con todos esos grupos extremistas. Las decisiones de Estados Unidos se deben, por una parte, a que no les gusta la revolución venezolana y, por otra parte, a que son racistas.

Un senador de Estados Unidos dijo que el mundo aceptaría un golpe de Estado armado para sacar al presidente Maduro. ¿Tienen miedo?

América Latina está acostumbrada a eso. Dondequiera que Estados Unidos se encuentre, intenta hacer que los gobiernos hagan lo que ellos quieren. Esto ya ha ocurrido antes, pero no tenemos miedo. Es parte de su historia. Lo intentaron durante los años 60 con Fidel en Cuba. Por eso tenemos que defender nuestra soberanía.

Nicolás Maduro siguió en la presidencia a Hugo Chávez, que murió en 2013, después de liderar el país por 15 años.

Nicolás Maduro siguió en la presidencia a Hugo Chávez, que murió en 2013, después de liderar el país por 15 años.

Estamos viendo un éxodo masivo de jóvenes calificados que abandonan el país. También hay un grave problema económico y una emergencia humanitaria. ¿No cree que es el momento adecuado para cambiar el modelo económico de Hugo Chávez?

El sector económico que tenemos en Venezuela surgió a través del capitalismo. La propiedad de las empresas venezolanas es casi la misma que antes de la revolución. Esto no es socialismo, estamos lejos del socialismo. No hemos probado el modelo socialista, sólo hemos tomado algunas decisiones y dado algunos pasos, pero estamos lejos de nuestros objetivos porque el sector capitalista está en contra de ese modelo. Es por esta razón que tenemos este tipo de problemas en nuestro país.

¿Qué piensan hacer al respecto?

Tenemos que controlar la economía de todas formas. Tenemos que trabajar con el sector privado, debemos regularlo. Si quieren cumplir con la ley y proteger a nuestra gente son bienvenidos Si quieren librar una guerra contra nuestra gente y contra el gobierno legítimo, entonces tenemos que tomar ciertas decisiones.

Creemos que el sector privado es muy importante en el socialismo que estamos tratando de construir. Pero si el sector privado quiere dar un golpe y quiere que la gente sea pobre, no está permitido que entren al juego. Durante el golpe de estado en 2002, nombraron presidente al jefe de la cámara de comercio. El sector privado y la oposición son lo mismo internamente. Esas son las personas que salieron a la calle y mataron, destruyeron edificios públicos y propiedades privadas. Han afectado la economía. Están en contra de nuestro modelo y no juegan limpio. Ellos no respetan la ley. Si están dispuestos a respetar la ley, los invitamos a ser actores principales en el futuro de Venezuela. Si quieren seguir tratando de hacer sufrir a la gente y eliminar al presidente, entonces están fuera. Solo hay una dirección, tenemos un proyecto, "el plan de la Patria". El sector privado puede ser incluido, si así lo desean.

La UE espera la liberación de los presos políticos. ¿Qué harán al respecto?

En diciembre, más de 60 de estos criminales fueron liberados, y ahora el presidente Maduro también está tomando las medidas para liberar a más. Estoy seguro que la mayoría de las personas interesadas en las noticias venezolanas no lo sabían. Nuestras buenas acciones son censuradas por la comunidad internacional. En la Asamblea Nacional Constituyente tenemos una Comisión de Paz, Diálogo y Verdad y estamos examinando cada caso por separado con el poder judicial.

He escuchado a Maduro decirle a la Asamblea: "No estamos haciendo las cosas bien, la transformación del liderazgo, de la Revolución, es necesaria".

La revolución venezolana siempre se ha basado en la autocrítica. El comandante Chávez tuvo tres ""R: revisión, rectificación y revitalización del partido. Lo que dice el presidente Maduro es cierto. Tenemos excelentes herramientas: protegemos a los venezolanos; estamos construyendo más de 2 millones de viviendas; estamos otorgando subsidios directamente a las personas; protegemos a niños y ancianos; tenemos salud y educación gratuitas. Pero tenemos que mejorar.

El profesor Jorge Arreaza es el ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela. Es licenciado en estudios internacionales de la Universidad Central de Venezuela y egresado en Estudios Europeos de la Universidad de Cambridge, Reino Unido. Fue vicepresidente de la República Bolivariana de Venezuela desde el 9 de marzo de 2013 hasta el 6 de enero de 2016.

Esta entrevista ha sido condensada y editada para mayor claridad.

Autor: Irene Anastassopoulou (MN/CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda