Canadá: dan por muertos a desaparecidos tras explosión | El Mundo | DW | 11.07.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Canadá: dan por muertos a desaparecidos tras explosión

Accidente de tren en Lac-Mégantic es uno de los más graves de la historia canadiense. Primera ministra califica de “deplorable” actitud de compañía ferroviaria.

La policía canadiense estimó este jueves (11.07.2013) que las 30 personas que siguen desaparecidas tras el accidente ferroviario que terminó con una explosión y un gigantesco incendio en la pequeña localidad de Lac-Mégantic están muertas y sus cuerpos se pulverizaron en medio de altas temperaturas alcanzadas por el fuego.

La tragedia, ocurrida el sábado 6 de julio, se desató cuando el tren de carga (que transportaba petróleo) se descarriló con sus 73 vagones, luego de que el conductor lo estacionara para tomarse un descanso. Unos 30 edificios resultaron dañados en el centro del pequeño pueblo y las autoridades evacuaron a la totalidad de sus habitantes, unos 6.000.

Los bomberos trabajaron arduamente para controlar el incendio.

Los bomberos trabajaron arduamente para controlar el incendio.

Hasta ahora se han hallado 20 cuerpos, y otros 30 habitantes de la localidad siguen desaparecidos. A la hora del accidente, muchos jóvenes estaban reunidos en un bar que resultó afectado por el incendio. Por su parte, el conductor asegura que puso 11 frenos de mano en el tren. “Si así fuera, no habríamos tenido este incidente”, dijo Edward Burkhard, jefe de la empresa ferroviaria Montreal, Maine & Atlantic Railway.

Actitud deplorable

El inspector policial Michel Forge dijo el miércoles que “hemos informado a las familias de la potencial pérdida de sus seres queridos. Tienen que entender que este momento es muy emotivo”. La rabia de la ciudad fue descargada este jueves sobre Burkhard, quien durante su visita a Lac-Mégantic debió soportar gritos de “asesino” y ser escoltado por la policía.

Quien también llegó a la localidad fue la primera ministra de Québec, Pauline Marois, quien criticó la tardanza de la compañía en enfrentar el problema. “Creemos que ha habido una grave negligencia por parte de la empresa ferroviaria, por no haber estado acá ni haber enfrentado al público”. Calificó esto como “deplorable” e “inaceptable”.

Más de 200 investigadores están revisando los restos quemados en el centro del pueblo, en lo que las autoridades dicen es una escena del crimen. No se han realizado arrestos, aunque el conductor, identificado como Tom Harding, se encuentra “bajo control de la policía”, según Bukhard. Si se confirma la cifra de 50 muertos, el accidente sería el peor en Canadá desde 1998, cuando un avión de Swissair se estrelló en la costa del Atlántico frente a Nueva Escocia, dejando 229 personas muertas.

DZC (dpa, Reuters, AP)

DW recomienda

Publicidad