Cambio climático: Alemania, ¿de país modelo a mal ejemplo? | Ecología | DW | 13.06.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Ecología

Cambio climático: Alemania, ¿de país modelo a mal ejemplo?

Alemania es considerada una pionera en medio ambiente. Sin embargo, los objetivos de protección climática del país para 2020 fracasan. ¿Por qué?

Las propuestas climáticas de Alemania parecen impresionantes a primera vista. Una de las naciones industrializadas más importantes del mundo, con ingeniería de alta tecnología y empresas que consumen mucha energía, quiere reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 40 por ciento hasta 2020, en comparación con los niveles de 1990. Sin embargo, para que una reestructuración tan radical del sistema energético sea exitosa, los automóviles deben fabricarse para que efectúen menos emisiones, la calefacción debe ser respetuosa con el medio ambiente y el sector eléctrico debe ser impulsado por energía eólica, solar y biomasa en lugar de carbón y gas.

El gobierno alemán admite su fracaso

El problema es que el gobierno federal no confía en sus propios y ambiciosos objetivos de protección climática. Lo que los científicos han estado prediciendo durante semanas y meses, lo admitió este miércoles (13.6.2018) en el Gabinete Federal el actual Gobierno Federal de la Unión y el SPD: no se cumplirán los ambiciosos objetivos alemanes de protección climática hasta 2020. Si la implementación de la transición energética continúa tan lenta como hasta ahora, los objetivos climáticos fracasarán: en lugar del 40 por ciento menos, solo se logrará reducir un 32 por ciento menos de emisiones de dióxido de carbono. Esto es de lo que el Gobierno Federal dice en su informe de protección del clima, aprobado ahora por el Consejo de Ministros.

Hasta el momento, tanto el gobierno federal anterior como el actual hicieron trampa a la hora de ofrecer datos exactos sobre sus propios objetivos de protección climática.
Ahora está claro que la brecha entre la demanda y la realidad podría ser aún mayor. Si el volumen de tráfico con vehículos de combustión en Alemania continúa creciendo tan rápido como lo hizo recientemente, entonces la brecha será incluso mayor que los ocho puntos porcentuales, se expone en el documento del Gobierno. La ministra de Medio Ambiente, Svenja Schulze (SPD) dijo al respecto que "en la política climática, ha habido fracasos en las últimas décadas que no pueden repararse en poco tiempo".

Manifestación en Alemania en contra del carbón.

Manifestación en Alemania en contra del carbón.

Alemania: ¿un zombi de la política climática internacional?

Para Volker Quaschning, profesor de Sistemas de Energía Regenerativa en la HTW de Berlin, el fracaso es el resultado de una política de miopía absoluta: "Si todos practicaran una protección climática tan mala como la de los alemanes, entonces tendríamos un aumento de la temperatura global de 3 a 4 grados centígrados". Mirando hacia las generaciones futuras, Quaschning considera que tales políticas irresponsables son "simplemente perversas".

Para la líder de Los Verdes, Annalena Baerbock, las nuevas cifras son la prueba de que Angela Merkel habla mucho sobre la protección del clima, pero hace poco. La cuarta economía más grande del mundo no ha progresado en la reducción de las emisiones de CO2 en los últimos años, aunque las plantas de energía eólica y solar se han expandido significativamente.

¿Quiénes son los responsables?

El portavoz de política climática para los liberales, Lukas Köhler, cree que la actual estrategia de protección climática del país ha fracasado. En lugar de implantar medios efectivos, como sucedió con una comisión de carbón, que prepara la salida de la conversión del carbón, el FDP ve la mayor necesidad de acción en el sector del transporte. Allí, las emisiones de CO2 han vuelto a subir recientemente. Köhler considera que el siguiente paso es extender el sistema europeo de comercio de emisiones al sector de transportes. Hasta ahora, solo los derechos de contaminación por CO2 de las grandes centrales eléctricas en Europa han estado sujetos a aumentos de precios. La extensión del comercio de emisiones al sector de transportes aumentaría significativamente el costo de conducir autos de alta gama que dañan el clima, lo que claramente desataría una oleada de protestas por parte del lobby automovilístico alemán.

Los ministerios federales responsables ven la razón del fracaso de los objetivos de protección climática para 2020 también en el "inesperadamente dinámico desarrollo económico así como el crecimiento poblacional" propiciado por los refugiados. Además en el infome, el gobierno federal reconoce que el "Programa de Acción para la Protección Climática 2020” no fue eficaz.

Es por eso que tanto las organizaciones para la cooperación económica y el desarrollo advierten al gobierno federal como la OCDE, una coalición de 35 países industrializados y emergentes, hicieron un llamamiento a Alemania para que se esfuerce más con respecto al cambio climático.

Richards Fuchs (RMR/CP)

DW recomienda

Publicidad