Cada vez más islamistas alemanes se involucran en conflicto en Siria | El Mundo | DW | 08.09.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Cada vez más islamistas alemanes se involucran en conflicto en Siria

Las autoridades registran cada vez más casos de jóvenes alemanes que viajan a Siria para apoyar a las fuerzas insurgentes y se radicalizan durante el proceso, representando un peligro potencial en Alemania.

Mientras la comunidad internacional analiza y sopesa cuál será su respuesta al ataque con armas químicas, llevado a cabo presuntamente por las fuerzas del régimen del presidente sirio, Bashar Al Assad, cada vez más jóvenes islamistas alemanes parecen querer hacer justicia por sus propias manos.

Se trata de hombres jóvenes que viajan miles de kilómetros, desde Hamburgo hasta Siria, a fin de apoyar a grupos rebeldes que luchan contra Assad. Algunos llegan en automóvil, mientras otros huyen a Turquía antes de aventurarse a cruzar la frontera e ingresar a territorio sirio. Según investigaciones llevadas a cabo por la emisora alemana NRD, alrededor de 12 islamistas de Hamburgo han viajado por sus propios medios a Siria para participar de la lucha armada desde comienzos de 2013.

“Son muy jóvenes”, explica Carolin Fromme, periodista de la NRD, “en algunos casos no tienen más de 18 o 19 años”. La mayoría de ellos proviene de familias de inmigrantes y posee la nacionalidad alemana, subraya Fromme.

Grupos de la Armada Siria de Liberación en Alepo.

Grupos de la Armada Siria de Liberación en Alepo.

Conexiones sospechosas

“Sabemos de fuentes oficiales de seguridad que han estado participando activamente en asociaciones islamistas juveniles de Hamburgo”, dice la periodista. Y añade que algunos han estado en contacto con la agrupación Hizb-u-Tahrir, proscripta en Alemania por oponerse a los principios fundamentales de la Constitución de este país. El grupo, de carácter panislámico, está bajo sospecha de reclutar a jóvenes en Alemania para sus propios fines.

La mezquita Ibnu Taymiya, de la ciudad de Kiel, en el noreste de Hamburgo, es vigilada por la Oficina de Protección a la Constitución de dicha ciudad desde hace varios años. Recientemente, el templo musulmán pasó a ocupar los titulares de los medios cuando un hombre checheno-alemán, Aslanbek F., murió en Siria en 2013. Aslanbek F. se había unido a una organización de yihadistas tras haber hecho los primeros contactos con el grupo en la mezquita de Kiel.

Torsten Voss es director interino de la Oficina de Protección a la Constitución de Hamburgo y sigue de cerca las actividades de la escena islamista. Describe la motivación de sus miembros del siguiente modo: “Se trata de personas que respaldan la yihad, o guerra santa. Lo que quieren es llevar a cabo un proceso de radicalización para luego tomar parte en los combates”, explica el experto, subrayando, sin embargo, que algunas de esas personas solo se limitan a apoyar económicamente a grupos islamistas.

Más de 100.000 personas han muertos en los combates en Siria.

Más de 100.000 personas han muertos en los combates en Siria.

Un viaje de aventura y como prueba de valor

Sea por el motivo que fuere, muchos de los miembros de esos grupos aún no han sido clasificados como islamistas por los organismos de seguridad alemanes. Voss piensa que los jóvenes que viajan a Siria lo hacen, en parte, porque buscan el reconocimiento de sus amigos y de sus seguidores en las redes sociales. Posan a menudo con sus armas, lo que los ayuda a cimentar su reputación en la escena extremista islámica de Hamburgo, sostiene Voss.

Las estadísticas de la Oficina Federal de Protección a la Constitución sugieren que esa interpretación es correcta. Seis de los hombres retornaron a Hamburgo después de haber pasado seis semanas en Siria. Sin embargo, no se pudo determinar con exactitud qué tipo de actividades desarrollaron en ese país. Tampoco queda claro si todos ellos arribaron a sus destinos en Siria.

El organismo de seguridad ha registrado 120 casos de personas en todo el territorio alemán que han viajado a Siria y de quienes se sospecha que pueden estar apoyando a grupos islamistas radicales, una cifra que creció drásticamente en los últimos meses.

El presidente de la Oficina Federal de Protección a la Constitución, Hans-Georg Maasen, comparte la interpretación que hace su colega de la sede de Hamburgo: “Cuando regresan a Alemania, esos jóvenes son celebrados a menudo como héroes en la escena islamista radical. Las emociones llegan a un nivel tal, que se teme que algunos incluso estén planeando ataques terroristas en Alemania, o impulsando a otros a hacerlo”.

¿Peligro para Alemania?

La periodista Carolin Fromme no cree que haya planes concretos de ataques islamistas en Alemania. Sin embargo, dice que “seis de las personas que regresaron a Hamburgo desde Siria también aprendieron a usar armas e hicieron nuevos contactos, y siguen en la mira de funcionarios de seguridad”.

Las autoridades alemanas cuentan con los medios suficientes como para evitar que personas sospechosas de ser islamistas radicales viajen al extranjero, e incluso pueden anular sus pasaportes, pero algunos se las arreglan para salir del país a pesar de eso. No es difícil llegar a Siria desde Turquía, y muchos de ellos viajan a Siria sin pasaporte, solo portando su documento nacional de identidad.

DW recomienda

Publicidad