¿Cómo afectarán a Europa los ataques ocurridos en Noruega? | Política | DW | 23.07.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Política

¿Cómo afectarán a Europa los ataques ocurridos en Noruega?

La investigación sobre los ataques en la capital de Noruega y en una isla cercana se encuentra en una fase temprana, y la mayoría de las preguntas al respecto siguen abiertas. Una organización prevé posibles escenarios.

default

Imagen de Oslo después de la explosión.

Hasta el momento, la pregunta más urgente que se plantean las autoridades en Noruega se refiere a si el atacante detenido actuó solo o no, y en cualquier caso, cuáles fueron sus motivaciones precisas. En conferencia de prensa celebrada este sábado (23.07.2011), el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, se negó a especular sobre ambos temas, y recalcó que su Gobierno lleva a cabo su función en plena capacidad.

Tampoco la policía noruega dio mayores detalles sobre el trasfondo del ataque en la primera conferencia de prensa realizada hoy en Oslo. El sujeto detenido está siendo interrogado, y la investigación “se encuentra en una fase muy temprana”, recalcaron las autoridades.

Cualesquiera que sean, las repercusiones de la masacre en un campamento juvenil (donde murieron por lo menos 84 personas) y la explosión en Oslo (que costó la vida a otras siete) afectarán no sólo a Noruega sino a buena parte de Europa, y quizá al continente entero. El primer ministro noruego, Jens Stoltenberg, la calificó como “la peor catástrofe para Noruega desde la Segunda Guerra Mundial”.

Stratfor, organización estadounidense especializada en análisis geopolítico estratégico, elaboró una serie de escenarios prospectivos acerca de las posibles consecuencias de estos ataques para Europa.

Distintos escenarios

El primero se refiere a un posible ataque por parte de grupos terroristas islámicos, tesis que fue mencionada por algunos medios en las primeras horas luego de la explosión en Oslo, y antes de que la cifra de muertos en el campamento juvenil de la isla de Utøya aumentara hasta llegar a por lo menos 80 víctimas mortales. El posible trasfondo islamista parece quedar descartado luego de la detención de un hombre de 32 años, de nacionalidad noruega y al parecer cercano a grupos de la extrema derecha de su país.

Precisamente éste es el segundo escenario considerado por Stratfor en su documento dado a conocer este sábado. “Si un individuo o un grupo local neonazi o de la extrema derecha perpetró el ataque, las consecuencias para el resto de Europa no serán de grandes dimensiones”, dice Stratfor.

En lo político, un posible ataque por parte de extremistas de derecha atraería consigo “una pérdida temporal de popularidad para estos partidos, pero no se pueden prever consecuencias a largo plazo pues estos partidos han suavizado sus propuestas a fin de alcanzar a un mayor electorado”, continúa la organización de análisis estratégico.

¿Peligro para Schengen?

Un tercer escenario elaborado por Stratfor toma en cuenta la posibilidad de que los ataques “hayan sido obra de algún sujeto perturbado que tenga discrepancias con el Partido Laborista." En este caso, la mayor repercusión sería local: “un rediseño de las políticas nacionales de seguridad en Noruega”, según indica el reporte.

Otra sería la situación si el atacante está ligado a un grupo internacional. Stratfor subraya que Noruega es la puerta de entrada a Europa por el norte, y si militantes internacionales consiguen entrar a Noruega, pueden moverse en el resto de Europa.

Así, una posible autoría de los atentados por parte de grupos internacionales “podría afectar severamente, o incluso invalidar el Tratado de Schengen.” La organización recuerda que hace unos meses, Francia e Italia propusieron el restablecimiento de los controles fronterizos en circunstancias "muy excepcionales.”

La medida fue rechazada en principio por la Unión Europea pero, de cumplirse este último escenario, podría revivir la discusión sobre la vigencia del Tratado de Schengen.

Autor: Enrique López

Editora: Claudia Herrera-Pahl

DW recomienda