Cómics alemanes recuperan el humor | Cultura | DW | 03.11.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Cultura

Cómics alemanes recuperan el humor

Autores alemanes de cómics abandonan la gravedad y seriedad excesiva y redescubren el humor. Como el género ya está establecido, los autores tienen libertad para experimentar.

default

Autores de cómics tienen muchas posibilidades para contar historias.

En su novela gráfica autobiográfica, "Vier Augen" ("Cuatro Ojos"), Sascha Hommer ilustra algunos eventos memorables de su juventud en la región alemana de la Selva Negra, que incluyen fumar con amigos, salir con chicas enfermo del estómago y descubrir el LSD.

Hommer logra captar esos momentos con un reducido número de viñetas simples en blanco y negro, evocando los miedos, preocupaciones y esperanzas de un joven que crece en un medio rural. Los dibujos contienen poco texto, dado que el autor piensa que para expresar ideas importantes no siempre son necesarias descripciones complejas.

“La gente dice que lo que realmente cuenta es una buena historia, que imágenes no son muy importantes”, dice Hommer. “Pero ese estilo también transporta mensajes, no sólo en mis libros sino también en los libros de muchos de mis modelos.”

Auszug aus Sascha Hommers Erzählung Vier Augen Flash-Galerie

"Cuatro ojos" trata de temas juveniles.

Serio y gracioso

En Alemania, muchos de los cómics y novelas gráficas tratan actualmente temas muy serios, abordando las experiencias incómodas de la adolescencia. Sin embargo, Hommer ha observado que algunos autores jóvenes están intentando abandonar este tipo de excesiva seriedad.

“Los jóvenes autores de cómics que ahora están haciendo sus primeras experiencias en el mercado alemán tienen una relación mucho más distendida con el género”, explica Hommer. “Están recuperando el humor para el cómic.”

Dirk Rehm, portavoz de Reprodukt, la editorial que publicó el libro de Hommer, piensa que los autores tienen buenas razones para ello.

“Los autores jóvenes no tienen que probar que los cómics pueden ser más que porquería y basura: eso ya fue demostrado por la generación anterior”, dijo Rehm a Deutsche Welle. “Pueden hacer lo que sienten.”

Literatura “híbrida”

Der Comiczeichner Sascha Hommer

Hommer piensa que los cómics bien pueden transmitir ideas complejas con pocas palabras.

Para Hommer, delgado, pelo oscuro, de unos treinta años, los cómics son un género híbrido. De muy joven, empezó a leerlos y también a crear tiras propias. Después estudió ilustración en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Hamburgo, como alumno de la autora alemana de cómics Anke Feuchtenberger. Un título oficial de autor de cómics, sin embargo, todavía no existe en las universidades alemanas.

De momento, los cómics y novelas gráficas están llamando la atención en al ámbito de los medios culturales, y, según Hommer, también se venden bien.

“A diferencia de las editoriales pequeñas que publican novelas de debut escritas por autores jóvenes desconocidos, las editoriales de cómics tienen mucho éxito”, dice Hommer.

El próximo libro de Hommer va a abordar un tema serio: presentará en forma de cómic los relatos breves de Brigitte Kronauer, ganadora del premio “Georg Büchner”, el galardón literario más importante de Alemania.

“Me encantan los textos de Kronauer”, agrega Hommer. “En mis adaptaciones intento transportar toda la información que contienen sus textos.”

Y si una imagen vale realmente por mil palabras, nada más ideal para un libro de cómics.

Autor: Dirk Schneider, Eva Wutke / Martin Schlupp
Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda