1. Ir al contenido
  2. Ir al menú principal
  3. Ir a más sitios de DW

Bush y el ‘imperialismo democrático’

4 de febrero de 2005

La prensa europea analiza este viernes el discurso sobre el estado de la Nación de George W. Bush y las posibles consecuencias para la política internacional.

https://p.dw.com/p/6Cbj
Presidente George W. Bush durante su discurso.Imagen: AP

El diario francés France Soir escribe: “A pesar de ataques terroristas, una mayor participación de la esperada en las elecciones, fomento de la democracia, un nuevo gobierno en el poder: ¿Irak 2005? No: Vietnam 1967. En Septiembre de 1967, el pro americano Ngyen Van Thiu salió victorioso de las elecciones celebradas. Washington formula como prioridad ‘formar un nuevo gobierno sobre un fundamento amplio'. A fines de 1967 se encuentran 500.000 soldados estadounidenses en Vietnam y una victoria sobre el norte comunista parecía estar al alcance. [...] Hoy se encuentran 150.000 soldados estadounidenses en Irak. La Casa Blanca no definió una fecha para la retirada, a pesar de que George W. Bush califique los comicios del 30 de enero como ‘éxito rotundo’. Bush declara: 'con su participación en elecciones libres, los iraquíes rechazaron la ideología antidemocrática de los terroristas’. En 1967, el presidente estadounidense Lyndon Johnson habló del valor y de la determinación de los vietnamitas en su deseo de libertad’. La derrota en Vietnam y la humillante retirada de los estadounidenses en 1975 es hoy un tabú para el gobierno de Bush.”

Ausencia de estrategia coherente

El diario español El País opina: “El alivio proporcionado por las elecciones iraquíes, primeras en 50 años, ha dado a Bush el argumento central de su discurso exterior. Junto a una preocupante alusión al papel de Irán y Siria como regímenes que juegan con fuego, Bush considera, acertadamente, que no ha llegado el momento de fijar la retirada estadounidense de Irak. Pero su énfasis en la receta previa de una adecuada preparación de las fuerzas iraquíes -en cuya formación colaborará España- significa bien poco en una situación límite como la del país árabe ocupado. Una cosa es no decidir cuándo se lía el petate y otra la ausencia de una estrategia política coherente. Los comicios representan un atisbo de esperanza, pero corroboran que Irak es un violento polvorín fragmentado en torno a credos y etnias.”

Choque de realidad

El diario alemán General Anzeiger anota: “Bush está muy convencido de su visión de un mundo en libertad. Mejor dicho: peligrosamente convencido. Sin embargo, la cúspide de ese ‘imperialismo democrático’ ya se superó. Según Bush, La misión en Irak no fue un fracaso. Pero, para aquellos en Washington que aún siguen soñando de un nuevo orden mundial, la experiencia en Irak significa una decepción. Ese choque con la realidad en Irak protegerá a Bush y los suyos de repetir semejantes aventuras.”

Hipocresía norteamericana

El diario austriaco Der Standard escribe: “La palabra clave para Bush es ‘libertad’, mencionada 20 veces en su discurso sobre el estado de la Nación. Sin olvidarse de la democracia, exigida explícitamente de Egipto y Arabia Saudita. Bush lo hace sabiendo que más democracia en esos países proporcionaría a los fundamentalistas también más posibilidades. Por lo tanto, los críticos acusan a Bush de mostrar la hipocresía típica norteamericana. En verdad, los Estados Unidos no tienen ningún interés en una democratización precipitada.”