Brasil y Alemania: negocios a orillas del Meno | Economía | DW | 02.07.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Brasil y Alemania: negocios a orillas del Meno

En el Encuentro Económico Brasil-Alemania, empresarios de ambos países sopesan las oportunidades de negocios conjuntos que les ofrecen el Mundial de 2014, las Olimpíadas de 2016 y el creciente mercado interno brasileño.

El 30° Encuentro Económico Brasil-Alemania comenzó este domingo (1.7.2012) en Fráncfort del Meno, coincidiendo con la celebración del partido final de la Eurocopa 2012. Demás está decir que el juego en el que España venció a Italia acaparó la atención de los asistentes; intentar persuadirlos de concentrarse en otros tópicos habría sido un esfuerzo en vano. Por otro lado, aunque Brasil ha dejado de ser un mero exportador de estrellas del balompié para convertirse en un global player con mucho más que ofrecer, las oportunidades de negocios que ofrecen los grandes espectáculos deportivos constituyen uno de los temas principales de este evento empresarial que culmina el martes (3.7.2012).

Oliver Döhne, representante en Sao Paulo de Germany Trade and Invest (GTAI), una organización que fomenta las relaciones comerciales entre Alemania y otros países, asegura que la Copa Mundial de Fútbol 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 –que tendrán lugar en territorio brasileño– serán como un imán para inversionistas de todas partes, incluidos los alemanes. “Estos eventos atraerán a empresas especializadas en preparar grandes shows de escala internacional, pero también llamarán la atención hacia Brasil”, dice Döhne. Algunos cálculos sugieren que las inversiones totales en ese campeonato giran en torno a los 50.000 millones de euros.

Yves Ehlert, quien dirige la oficina de la Sociedad Alemana de Inversiones y Desarrollo (DEG) en Sao Paulo, sostiene que el empresariado alemán ha mostrado un creciente interés en Brasil desde 2007, enfatizando que esa tendencia no tiene que ver únicamente con que ese haya sido el año en que la FIFA anunció que el país suramericano sería la sede de la Copa del Mundo 2014. Según Ehlert, lo más importante ha sido la constatación de que existe estabilidad política y económica en ese país. “La continuidad política, el crecimiento económico constante y su mercado interno le darßan una relativa independencia de la economía mundial”, resume Ehlert.

Brasilien Konsum Mindestlohn

Döhne: “Cerca de 30 millones de personas han sido integradas al mercado consumidor en Brasil”.

Mercado para alemanes emprendedores

Döhne lo secunda: “Gracias al desarrollo económico estable, a los programas gubernamentales de índole social y al incremento de la oferta de empleos, cerca de 30 millones de personas fueron integradas al mercado consumidor”, señala el representante en Sao Paulo de GTAI. Ese mercado interno es vital para la economía nacional: las exportaciones representan apenas el 11 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país, que asciende a 2,5 billones de dólares y es el sexto a escala internacional (mayor que el del Reino Unido y un poco menor que el de Francia).

Döhne subraya que hay sectores en donde los alemanes tienen mucho que ofrecerle a los brasileños. “Las tecnologías para el ámbito de la salud se han vuelto relevantes y el sector energético tradicional es un notable comprador de tecnología alemana. En el área de las energías renovables cabe decir que las centrales eléctricas eólicas ya se han establecido; la energía solar puede ser la próxima”, pronostica Döhne. A sus ojos, la industria petrolera brasileña es el mercado de mayor expansión en el mundo en lo que respecta a las tecnologías de extracción offshore. Ehlert añade que las centrales de biogas y otras “tecnologías verdes” tienen gran potencial.

“La gestión de los desechos, la construcción ‘verde’, y el uso eficiente de la energía son tópicos que se volverán cada vez más importantes”, opina el representante de DEG en Sao Paulo, sin menospreciar el futuro que tienen sectores tradicionales de la economía brasileña, como la industria automotriz, la química y la mecánica, en donde las empresas alemanas ya han hecho sentir su presencia desde hace décadas. Su economía en expansión puede hacer que Brasil ascienda en el ranking de los socios comerciales de Alemania; de momento ocupa apenas el vigésimo lugar, mientras que Alemania es el cuarto socio comercial de Brasil.

De acuerdo con el Gobierno brasileño, la balanza comercial bilateral tuvo un aumento del 17,2 por ciento entre 2010 y 2011, llegando a 24.250 millones de dólares.

Autores: Jan D. Walter / Evan Romero-Castillo
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda