Brasil espió a diplomáticos de Rusia, Irán e Irak | América Latina | DW | 04.11.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil espió a diplomáticos de Rusia, Irán e Irak

Informe de diario Folha de Sao Paulo asegura que hubo una decena de acciones entre 2003 y 2004. La presidencia hizo hincapié en que datos son de hace una década.

Justo cuando Brasil y otros países pretenden lanzar una ofensiva contra el espionaje desplegado por Estados Unidos en distintos lugares del mundo, un reportaje del periódico Folha de Sao Paulo asegura que la Agencia Brasileña de Inteligencia (ABIN) vigiló los movimientos de diplomáticos de Rusia, Irán e Irak, tanto en las embajadas como en sus residencias, entre los años 2003 y 2004.

El diario obtuvo la información gracias a un informe elaborado por ABIN al que pudieron acceder sus periodistas, en donde se señala que diplomáticos rusos relacionados con las negociaciones de unos equipos militares fueron fotografiados y seguidos en sus viajes, lo que se repitió con “funcionarios de la embajadas de Irán, que fueron vigilados para que la ABIN identificara sus contactos en Brasil”, dice el reportaje.

Los seguimientos habrían sido a pie y en automóvil, para fotografiarlos y registrar sus movimientos. Folha de Sao Paulo recalca, en todo caso, que las operaciones –ocurridas tras la llegada al poder de Luiz Inacio Lula da Silva– son modestas y no puedes ser comparadas, en ningún escenario, con la compleja estructura de espionaje mundial montada por la NSA para monitorear las comunicaciones en Internet.

Los brazos del espionaje brasileño

La Presidencia de Brasil, por medio del Gabinete de Seguridad Institucional (GSI) a la cual está subordinada la ABIN, comentó que el medio no les hizo llegar copias de los documentos en los que se basaban las denuncias, por lo que se abstendría de comentar la noticia. Sin embargo, destacó que las operaciones se ciñen a “la legislación brasileña de protección de los intereses nacionales”.

Al mismo tiempo, detalló que de confirmarse la filtración, los responsables de ella serán duramente castigados. “Pese a que respeta los principios constitucionales de libertad de prensa, el GSI destaca que la filtración de informes clasificados como secretos constituye un delito y que los responsables serán enjuiciados en base a la ley”, afirmó el organismo gubernamental en una nota divulgada este lunes (04.11.2013) en Brasilia.

Folha de Sao Paulo afirma que la vigilancia se enmarca dentro de las operaciones de “contraespionaje”, que se despliegan cuando existen sospechas de que determinadas personas espían en el país. “Aun así, el documento demuestra que, pese a lo que puede sugerir la retórica de la presidenta (Rousseff), el gobierno tampoco duda en movilizar su brazo de espionaje contra otros países cuando identifica amenazas a los intereses brasileños”, dice el periódico.

DZC (dpa, EFE)