Brasil: Ejército permanecerá en favela hasta “limpiarla” | América Latina | DW | 23.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Brasil: Ejército permanecerá en favela hasta “limpiarla”

Al menos seis personas fueron detenidas en el operativo coordinado con las fuerzas de seguridad cariocas, para recuperar el orden en la mayor barriada de la ciudad.

Por tiempo indefinido se quedarán las fuerzas del Ejército de Brasil desplegadas el viernes en la mayor favela de Río de Janeiro, Rocinha, donde durante seis días grupos de narcotraficantes rivales se enfrentaron a tiros por el control de la venta de drogas en la zona. Las autoridades anunciaron este sábado (23.09.2017) que el millar de soldados que ocuparon el barrio buscarán "limpiar” la favela, y pidieron para ello la ayuda de la ciudadanía.

 

Más información:

-Mil soldados rodean la mayor favela de Río de Janeiro

-En Río, la violencia se retroalimenta

 

"No tenemos un plazo para salir. Estamos teniendo un buen rendimiento de la operación, pero (la salida) no está siendo tratada en este momento", manifestó el general Mauro Sinott, coordinador de las operaciones de las Fuerzas Armadas en Río, en rueda de prensa. El oficial aseguró que los habitantes de Rocinha deben aportar también, porque "son ellos quienes pueden ayudarnos a limpiar por un largo tiempo la comunidad”.

En los operativos realizados tras los enfrentamientos y tiroteos entre los atacantes y las fuerzas de seguridad, que se extendieron hasta la madrugada, al menos seis personas fueron detenidas y una enorme cantidad de armamento fue recuperada. De acuerdo con el diario O'Globo, en los operativos fue capturado Luiz Alberto de Santos Moura, conocido como "Bob do Caju", quien sería uno de los responsables de planear los ataques en la favela.

Hoy, estable y pacífica

Tras las escenas de pánico vividas en la víspera, la Rocinha presentó este mediodía un ambiente más tranquilo, aunque con tanques blindados patrullando las principales calles, mientras las autoridades revisaban todos los vehículos que salían y entraban de la comunidad, según pudo constatar la agencia EFE. "Hay una estabilidad que está siendo mantenida", declaró el secretario de Seguridad Pública de Río de Janeiro, Roberto Sá.

Según la información que manejan las autoridades, hay grupos criminales todavía ocultos en una zona boscosa próxima a la favela. Para Sá, todo "el tiempo que las Fuerzas Armadas puedan quedarse será útil" para mantener la zona pacificada. La Policía decomisó más de diez fusiles de largo alcance, abundante munición, granadas caseras, entre otros artefactos explosivos, y equipos de transmisión a distancia.

DZC (dpa, EFE)

DW recomienda