Boris Johnson y el dividendo de un acuerdo sobre el ″brexit″ | Europa | DW | 02.10.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Opinión

Boris Johnson y el dividendo de un acuerdo sobre el "brexit"

El discurso de Boris Johnson estuvo lleno de bromas y de su conocida retórica venenosa. Por primera vez hizo propuestas concretas para la salida de la UE, lo que podría facilitar un acuerdo, dice Barbara Wesel.

En cualquier caso, el discurso de Boris Johnson en Manchester fue entretenido. Al igual que un artista de cabaret experimentado, él sabe que tiene que mantener contenta a su audiencia y que los espacios entre los chistes deben ser breves. Así que los fue soltando uno tras otro: los conocidos, otros nuevos, y un chiste especial sobre el presidente de la Cámara de los Comunes. Extraordinariamente divertido.

No se puede llamar "salvaguarda irlandesa"

Pero tampoco aburrió a su público con los detalles de su nueva propuesta para la salida de la UE. Solo le dedicó al asunto un par de frases: "Es la única oferta final”. Quizá no quería mostrar a sus seguidores cuán dispuesto está en realidad a mover ficha. Los detalles solo están en el papel enviado a Bruselas.

Si bien las negociaciones en Bruselas con la delegación británica no han sido dignas de llamarse así hasta el momento, por primera vez el primer ministro está poniendo algo sobre la mesa de negociaciones, con lo que potencialmente se puede llegar a un consenso. Retoma la vieja propuesta de la UE de la salvaguarda para Irlanda del Norte. Theresa May dijo en algún momento que ningún jefe de Estado británico podría firmar semejante monstruosidad.

Pero Boris Johnson no se anda con contemplaciones. Este propone mantener a Irlanda del Norte en una especie de zona de regulación especial con la UE. Esto significa que las mercancías y los alimentos podrían continuar siendo transportados sin obstáculos a través de la frontera invisible hacia la República de Irlanda, porque ambas partes trabajan con las mismas normas. Sin embargo, Gran Bretaña quiere abandonar la Unión Aduanera, que requiere controles en algún lugar, posiblemente más allá de la frontera. El problema radica en los detalles. Pero, en principio y sobre esta base, tal vez podría ser posible llegar a un acuerdo y evitar un "brexit” duro.

El Partido Unionista Democrático (DUP) del Norte de Irlanda, que hizo que la vida de May fuera un infierno, probablemente ha vuelto dócil a Johnson con champán y un soborno. Para ellos, la propuesta es interesante, porque luego se les permitirá votar cada cuatro años sobre la continuación del acuerdo en la Asamblea de Irlanda del Norte. Esto aumenta su relevancia política y parece democrático. Para la UE y Dublín, es relativamente inofensivo, porque es apenas concebible que haya una mayoría contra el proceso de salvar económicamente el proceso en Irlanda del Norte.

Barbara Wesel, corresponsal en Bruselas.

Barbara Wesel, corresponsal en Bruselas.

En camino de llegar a un acuerdo

Boris Johnson ha entendido que la mayoría de los británicos, así como los miembros de su partido, no están interesados en Irlanda del Norte. No les importan los viejos conflictos y las complicadas líneas de batalla política. Por eso, se tomó la libertad de no seguir apostando por las normas acordadas con Bruselas hasta ahora, según las cuales se aplican las mismas regulaciones del "brexit” en todo el Reino Unido. Que lo hagan. Al primer ministro le da igual.

Con este golpe, Boris Johnson habría allanado el terreno para las próximas elecciones. Si llega a un acuerdo con Bruselas y si el país abandona la UE el 31 de octubre, se convertirán en un triunfo para él. Conseguiría la mayoría de votos de los británicos agradecidos, porque no solo los que están a favor del "brexit” estarán felices si se acaba de una vez esta pesadilla. Mientras tanto, continúan las rencillas con el Parlamento, porque quiere suspenderlo nuevamente. Esta vez, sin embargo, como lo permite la Corte Suprema, durante una semana.

No se ha logrado aún el acuerdo

El país está cansado de la agitación originada en torno a la salida de la UE y ha aumentado la voluntad de llegar a un acuerdo. Por cierto, esto también es válido para el Parlamento. ¿Qué diputado diría que no a un acuerdo pasable que evite el caos del "brexit” y mitigue sus consecuencias? En Londres prefieren guardar silencio sobre el hecho de que lo difícil comenzará más tarde, cuando la UE y el Reino Unido negocien un acuerdo comercial.

Boris Johnson, sin embargo, puede sacar una fuerza inesperada de su mayor debilidad política, su oportunismo vergonzoso y desenfrenado, porque arroja por la borda las creencias tradicionales sobre la estructura institucional de Gran Bretaña. Tal vez en verdad sea necesario tener a alguien como él: un hombre sin principios que sabe que solo puede ganar las elecciones si es el héroe del "brexit”. Pero no debería alegrarse demasiado pronto, porque todavía no se ha logrado nada. Y todo esto puede salir mal justo antes de la fecha de plazo. Sin embargo, después de mucho tiempo, Londres ha hecho el primer avance posible, que podría hacer que ambas partes se separen en paz.

(rmr/er)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

 

DW recomienda