Boris Johnson pide ″más empuje″ en negociaciones con la UE | Europa | DW | 15.06.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Boris Johnson pide "más empuje" en negociaciones con la UE

Tras una videoconferencia de Boris Johnson con la cúpula de la Unión Europea, las negociaciones han de continuar con "nuevo impulso". Pero nadie sabe de dónde habría de proceder.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von de Leyen, y el presidente del Consejo de la Unión Europea (UE), Charles Michel, no tenían un mandato para presentar nuevas ofertas a los británicos en la videoconferencia de este lunes. Y tampoco el jefe del Gobierno de Londres tenía nuevas propuestas en el bolsillo. Boris Johnson piensa que debe seguir acrecentando la presión para inducir a la UE a hacer concesiones. Solo hay acuerdo en cuanto a que ambas partes quieren seguir conversando.

Tras la conferencia con los representantes de Bruselas, Johnson señaló en Londres que para llevar las negociaciones a buen puerto se requiere más "empuje", lo que en la declaración oficial se tradujo como un "nuevo impulso". Pero nadie sabe de dónde habría de provenir. El premier británico dijo también: "Creo que no estamos tan alejados".

La lista de deseos británicos

Y luego enumeró nuevamente los deseos británicos: que el Tribunal Europeo no tenga ningún rol en el futuro acuerdo comercial, que no haya regulaciones europeas para Reino Unido tras su retirada y que se logre un "estupendo acuerdo de pesca". Eso, a su vez, significa que ambas partes se encuentran precisamente donde estaban cuando comenzaron las conversaciones sobre las futuras relaciones recíprocas: en el punto "cero".

Porque justo en estos asuntos clave no ha habido acercamiento hasta ahora. La Unión Europea quiere que los británicos se mantengan ajustados a las reglas europeas en materia de derecho laboral y en asuntos de protección del medio ambiente y de los consumidores. Bruselas no quiere un dumping, con productos británicos más baratos que los producidos en la UE. Esa es la condición para el libre acceso al gran mercado interno europeo. Y, en este punto, la UE no hará grandes concesiones.

En lo tocante a la pesca, el jefe del grupo negociador de la UE, Michel Barnier, ya insinuó la posibilidad de llegar a acuerdos. En cuanto a la supervisión legal del tratado, la falta de claridad persiste. Las demandas británicas adicionales, que vayan más allá de los demás tratados comerciales con terceros países, probablemente sean descartadas de todos modos.

Como pequeño gesto de buena voluntad, el Gobierno de Johnson ofreció ahora a la UE acceso a bancos de datos británicos, en el marco del intercambio entre las instituciones policiales, en el que el Londres espera poder seguir tomando parte. Pero esta es una pieza pequeñísima entre las múltiples disposiciones que aún son objeto de disputa.

Schottland | Brexit | EU-Fischerei (Getty Images/AFP/A. Buchanan)

Reino Unido desea un "magnífico acuerdo" de pesca

No habrá aplazamiento

Cinco meses han transcurrido desde el "brexit", sin ningún resultado. Ursula von der Leyen tomó nota ahora de que Boris Johnson no se propone solicitar una prórroga del período de transición. Dicho en otros términos, el plazo se cumplirá, según lo previsto, el 31 de diciembre. En consecuencia, solo queda aproximadamente medio año para lograr un acuerdo.

El premier británico intenta ejercer presión. "Cuanto antes podamos hacerlo, tanto mejor; no veo motivos para no terminar en julio", señaló. Antes de la conferencia, en Londres todavía se hablaba de agosto como fecha tope. Y ahora se habla de cuatro semanas de plazo.

Eso solo podría conseguirse si una de las partes acepta, prácticamente sin objeciones, las propuestas de la otra. El experto británico en comercio David Henig escribió al respecto en twitter: "Subsiste el impulso de decir alguna tontería sobre las conversaciones con la UE para el consumo interno (británico). Sobre todo, porque los negociadores ya acordaron otra ronda de conversaciones para agosto".

Sin modelos prefabricados

Barnier había dado a conocer un cronograma sobre las siguientes rondas de negociaciones, que a partir de fines de junio habrán de celebrarse semanalmente y prolongarse hasta agosto. A nivel mundial, nunca se ha negociado en tan corto tiempo un acuerdo comercial. Y la especialmente compleja relación entre la UE y Reino Unido no se presta para modelos prefabricados.

En una declaración conjunta emitida tras la videoconferencia se manifestó la voluntad de acordar, en lo posible, puntos básicos. Eso solo resultará con una gran dosis de disposición a hacer concesiones.

Tras la conferencia, el presidente del Consejo de la UE informó al primer ministro irlandés, Leo Varadkar, y señaló: "Nunca aceptaremos un acuerdo que contravenga los intereses de la UE". En este contexto, también se recordó a los británicos su compromiso en lo que respecta a la frontera con Irlanda del Norte. 

Michel destacó además que la UE no está dispuesta a cerrar un acuerdo a cualquier precio. Similares advertencias se emiten reiteradamente en el Parlamento Europeo, para el cual la protección del mercado interior de la UE es sagrada. También la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés. Emmanuel Macron, subrayan siempre que la integridad del mercado interno es el elemento principal. Ninguno de ellos debería estar dispuesto a darles a los británicos lo que desean: libre acceso al mercado interior de la UE, sin condiciones ni costos.

(ers/few)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |
 

DW recomienda