Blanco más blanco: lavado de dinero en Internet | Así es Alemania | DW | 09.06.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Así es Alemania

Blanco más blanco: lavado de dinero en Internet

Internet y globalización hacen cada vez más intangibles a los responsables del crimen organizado. Expertos internacionales siguen buscando fórmulas efectivas para combatirlo. Estado y sociedad civil son la clave.

default

Gracias a Internet, el lavado del dinero resultante de actividades ilícitas es ahora más fácil y rápido que antes. En este aspecto coincidieron los expertos internacionales que este miércoles (08.06) participaron en la conferencia sobre crimen transnacional organizado en Berlín. En lo que no hubo consenso fue en las propuestas para frenar este delito a nivel mundial, así como en estrategias más claras para acabar con el crimen transnacional organizado.

Donaciones por mail, juegos de roles y bit coins (una especie de moneda virtual, cuyas transacciones aún no son vigiladas por las autoridades) hacen parte de las nuevas dinámicas del lavado de dinero a nivel mundial. Estas modalidades se suman a las ya habituales en sectores de entretenimiento e inmobiliario, por ejemplo. Para ello ya no son necesarios bancos o contadores, sino un computador y mucha curiosidad e imaginación.“El problema de Internet es que no se sabe quiénes son los responsables, en muchas casos no se puede rastrear la información”, dijo a Deutsche Welle Amur Kumar, profesor de Economía de la Universidad Jawaharlal Nehru, en Nueva Delhi, India.

Acción social en vez de más leyes

Ante este desafío las propuestas contra el lavado de dinero son diversas. Algunos de los panelistas del evento organizado por la Fundación Heinrich Böll señalaron algunas: desde el endurecimiento de las leyes, más posibilidades técnicas de control de los datos que circulan por Internet, hasta una mayor cooperación de información financiera entre los países.

No obstante, para Amur, experto en economía criminal el problema es la fuente inicial donde surge el delito que conlleva a un posterior lavado de dinero. “Las leyes existentes son suficientes. El problema es que no son implementadas por el sistema corrupto. Por eso, lo que se requiere es más acción, no más leyes. Si las personas que ganan el dinero ilegal cambian y entienden que no es aceptable socialmente, entonces no habrá necesidad de lavar dinero. Esto es fundamental para poder influir en el crimen organizado a nivel global”, dice.

Tanto Amur como los demás expertos consultados por Deutsche Welle coinciden en que el crimen organizado es poderoso a nivel global porque está conectado internacionalmente. Sin embargo, es la democracia la que puede lograr un combate efectivo de la delincuencia organizada; inicialmente a nivel local.

Crimen organizado se puede contener, mas no frenar

“Para lograr un cambio en las dinámicas del crimen organizado a nivel global dependemos en gran medida de cada Estado, reconoce Regine Schönenberg, profesora de Ciencias Políticas de la Universidad Libre de Berlín. No obstante, esta politóloga reconoce que la estructura política de muchos países no representa a la mayoría de la sociedad, sino sus propios intereses. “Existe una cierta impotencia frente a las posibles soluciones a este flagelo. Es casi improbable que se ponga un fin al crimen organizado”, dijo Schönenberg en conversación con Deutsche Welle.

Edgardo Buscaglia Experte Organisierte Kriminalität Flash-Galerie

Edgardo Buscaglia: “No se puede acabar con el crimen organizado de la misma manera como no se puede acabar con la corrupción humana".

En la misma vía piensa el experto uruguayo Edgardo Buscaglia, director del Centro Internacional para el Desarrollo Legal y Económico de la Universidad de Virginia, Estados Unidos. “No se puede acabar con el crimen organizado de la misma manera como no se puede acabar con la corrupción humana. Lo que sí es posible es contener a la delincuencia organizada”, dice. Una vez que ésta entienda el mensaje, se focalizará en los delitos de menor impacto social. “Y es ahí donde el Estado tiene un rol fundamental para poder delimitar aquellas áreas prohibitivas para los grupos criminales”, afirma Buscaglia.

“Siempre existirá la ilegalidad, pero se puede minimizar hasta que sea insignificante. Lo que necesitamos es que emerjan más movimientos de la sociedad civil, para que haya más acciones positivas”, dice Kumar. Para Schönenberg, empero, “esto es muy difícil cuando prácticamente el Estado es inexistente”.

Autora: Cristina Mendoza Weber

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda