1. Ir al contenido
  2. Ir al menú principal
  3. Ir a más sitios de DW

Blair toma las riendas de la UE

1 de julio de 2005

Al inicio del semestre de la presidencia británica de la UE, la prensa europea analiza en sus comentarios las posibilidades que tendrá Tony Blair de sacar adelante su visión de Europa.

https://p.dw.com/p/6ri1
Tony Blair se lanza a la reforma de Europa.Imagen: AP

El Frankfurter Allgemeine Zeitung, de Fráncfort, opina: "No hay nada que objetarle a Tony Blair por promover su concepto de una Europa abierta al mundo, competitiva y por ello fuerte. (...) Pero al asumir la presidencia de la Unión Europea, adquirirán prioridad otras tareas: las de mediar, moderar y generar consensos. 'Liderar' en esta posición es algo diferente a cabalgar apasionadamente a lomos de una ola confrontacional. (...) Blair también tendrá que hablar en nombre de aquellos que sustentan posturas diferentes en materia de política europea. Por otra parte, tendrá que hacerse a la idea de que algunos de sus oponentes no podrán resistir la tentación de cobrarle cuentas pendientes, saboteando su calendario de trabajo. (...) Ya es hora de que acabe la política de dividir. Blair puede contribuir a ello."

Una línea coherente

El Standard, de Viena, comenta: "Europa necesita liderazgo en momentos como el actual en el que, por lo visto, no es capaz de cooperar en su propio beneficio. O bien necesita otras reglas, que permitan sancionar el comportamiento de los que no cooperen. Porque una cosa es clara: una política económica (que es responsabilidad de los países miembros de la UE y no Bruselas) que realmente contribuya a reducir el desempleo el Europa, sólo puede llevar una firma. Eso se podría conseguir si todos reman en la misma dirección, 'castigando' a los díscolos que no se sumen. O bien si se aplica el modelo de un liderazgo, ya sea que se trate del de Tony Blair, quien a fin de cuentas ha velado exitosamente por crecimiento económico y empleo en Gran Bretaña, o el de los países escandinavos, que también han demostrado cómo se puede conciliar el éxito económico con el bienestar social de sus ciudadanos. Por lo demás, ésos son de momento los únicos ejemplos que demuestran en la vieja Europa lo que se puede hacer sin ir en detrimento de los restantes socios."

Propuesta concreta

El rotativo Magyar Hirlap, de Budapest, apunta: "En vista de las reformas necesarias, la presidencia semestral abarca un período muy corto y no es en absoluto seguro que los conocidos euroescépticos británicos sean los más adecuados para hacer florecer una nueva visión de Europa. No obstante, los planes de reforma de Tony Blair podrían marcar un buen comienzo, porque al menos se pondrá sobre la mesa algo concreto por lo que luchar. Eso vale sobre todo para los nuevos miembros de la UE. Pero sólo a condición de que no se hayan incorporado a la Unión Europea exclusivamente debido a los subsidios y apoyos financieros, sino porque toman en serio la idea europeísta."