Bill Clinton corona nominación de Obama | El Mundo | DW | 06.09.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

El Mundo

Bill Clinton corona nominación de Obama

Bill Clinton entusiasmó a los miles de asistentes a la convención demócrata en Charlotte, Carolina del Norte, que nominaron oficialmente a Barack Obama como su candidato para renovar mandato en la Casa Blanca.

Obama se beneficia de la popularidad de Clinton.

Obama se beneficia de la popularidad de Clinton.

Una semana después de que su rival republicano, Mitt Romney, se asegurara la candidatura del partido conservador en su reunión en Tampa, Florida, Obama fue elegido como la apuesta demócrata para cita a las urnas el próximo noviembre con los votos unánimes de los casi 6.000 delegados congregados en Charlotte.

Tanto ellos como los miles de presentes más en la sede de la Convención Demócrata en la sureña ciudad acababan de recibir del ex presidente Clinton el último impulso a favor de Obama, tras una larga jornada de discursos que tocaron desde las políticas para mujeres, la sanidad a la migración.

La prensa estadounidense coincidió, nada más concluir el evento en horas de la madrugada local, en que la estrella de la segunda y penúltima jornada demócrata fue el entusiasta discurso de Clinton. Tras su alocución, el ex presidente recibió un emocionado abrazo de Obama, quien hizo una aparición no agendada en el escenario para posar junto al popular ex mandatario.

El “desastre” republicano

El discurso de Clinton fue en esencia una mezcla de apasionados argumentos centrados en pedir más tiempo para lo que consideró una tarea aún inconclusa de Obama: arreglar el "desastre" dejado por la anterior administración republicana de George W. Bush y defender decisiones como la de impulsar la reforma migratoria.

"Quiero (en la presidencia) a un hombre que cree sin duda alguna que podemos construir una nueva economía del sueño americano, impulsada por la innovación y la creatividad, por la educación y, sí, por la cooperación", reclamó.

Hablando con la tranquilidad de saberse el último presidente en la Casa Blanca que dejó unas cuentas estatales no sólo saneadas, sino con superávit, Clinton intentó desbaratar también los argumentos republicanos sobre gasto público de Obama y les acusó de ser un partido que "desafió la aritmética". "Nunca olviden cuando les oigan hablar, que las políticas republicanas cuadruplicaron la deuda nacional antes de que yo asumiera (...) y que la doblaron en los ocho años después de que me marché, porque desafiaron la aritmética", dijo entre ovaciones.

Más tiempo para Obama

"¿Está el presidente (Obama) satisfecho? Por supuesto que no", afirmó Clinton. "Pero estamos mucho mejor que cuando asumió la presidencia", aseveró y se manifestó seguro de que cuatro años más de mandato demócrata lograrán acabar una tarea que también mira a la estabilidad del futuro.

"Ningún presidente, ni yo ni ninguno de mis predecesores, nadie, podría haber reparado todo el daño que se encontró (Obama) en sólo cuatro años", subrayó. Pero Obama "ha plantado los cimientos para una economía nueva, moderna y exitosa de prosperidad compartida, y si renuevan el contrato del presidente lo notarán", prometió entre ovaciones.

Su discurso coronó una jornada de emocionales palabras a favor de Obama, entre las que destacaron entre otros la alocución de la primera joven indocumentada que comparece ante una convención partidaria, Benita Veliz, que se unió a los fuertes llamamientos de líderes de la comunidad hispana para lograr atraer el voto latino una vez más hacia Obama.

Fuente: dpa

Editora: Emilia Rojas

DW recomienda