Berlín, una ciudad para cinéfilos | Cine | DW | 09.02.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cine

Berlín, una ciudad para cinéfilos

En la capital alemana se han rodado más de un millar de filmes. Una visita guiada para los amantes del séptimo arte permite conocer los rincones de Berlín más importantes para la cinematografía.

“Al principio de la película El cielo sobre Berlín (conocida también como Las alas del deseo), dirigida en 1987 por Wim Wenders, el ángel Damiel –interpretado por Bruno Ganz– contempla esta urbe desde las ruinas de la iglesia que honra la memoria de Guillermo I, emperador de Alemania y Prusia. En aquel momento, la ciudad todavía estaba dividida en dos…”. Con esta frase comienza Karina Krawczyk la visita guiada que ella concibió para amantes del séptimo arte interesados en conocer los rincones de Berlín más importantes para la cinematografía mundial.

De gira por un Berlín idealizado

Bruno Ganz, interpretando al ángel Damiel en El cielo sobre Berlín, dirigida en 1987 por Wim Wenders.

Bruno Ganz, interpretando al ángel Damiel en "El cielo sobre Berlín", dirigida en 1987 por Wim Wenders.

Durante tres horas, esta periodista, especializada en cultura, los guía por la capital alemana –donde se han rodado más de un millar de películas– y por más de cien años de historia cinematográfica. “Hubo tiempos en que una visita al cine era obligatoria para luego poder decir que se había estado en Berlín”, cuenta Krawczyk, aludiendo a la década de los veinte del siglo pasado, cuando las imágenes en movimiento eran consumidas en edificios impresionantes como los de la Filmbühne Wien, la Marmorhaus y el palacio Gloria.

Hacia 1912 se multiplicaron los rodajes en las afueras de la ciudad: en el legendario estudio Babelsberg se crearon Metrópolis (1927) y El ángel azul (1930). Estrellas como Marlene Dietrich, Heinrich George o Asta Nielsen se paseaban por la avenida Kurfürstendamm. Y el protagonista de uno de los primeros filmes para niños, Emil y los detectives (1931), comenzó sus aventuras en Berlín en el famoso Bahnhof Zoo. Krawczyk comparte estas anécdotas mientras lleva a su séquito de cinéfilos hacia Friedrichstraße y la Puerta de Brandeburgo.

Escenografía con mucha historia

En Corre, Lola, corre de Tom Tykwer, rodada en 1998, la actriz Franka Potente corre por un Berlín veraniego.

En "Corre, Lola, corre" de Tom Tykwer, rodada en 1998, la actriz Franka Potente corre por un Berlín veraniego.

Uno, dos, tres de Billy Wilder se rodaba en Berlín cuando comenzaron los trabajos para la erección del Muro, el 13 de agosto de 1961. Como la Puerta de Brandeburgo jugaba un rol importante en esa película, el monumento debió ser reconstruido en un estudio de Baviera; de otra manera, los actores no habrían podido cruzar la Puerta a sus anchas, pasando de Berlín Oriental a Berlín Occidental y viceversa, como el guión lo exigía. Demás está decir que, en adelante, el Berlín dividido fue un escenario ideal para las películas de espías.

La reunificación alemana trajo cambios consigo que influyeron mucho sobre Berlín y sobre la manera en que una nueva generación de directores de cine quería representar a la ciudad. En Corre, Lola, corre, de Tom Tykwer, rodada en 1998, la actriz Franka Potente corre por un Berlín veraniego, obligando a la cámara a retratar recurrentemente el puente Oberbaumbrücke. “Mejor promoción no habría podido recibir Berlín”, señala Krawczyk, recordando que la capital alemana mantiene seducidos a miles de creativos y turistas de todo el mundo, gracias a la halagadora imagen que se presenta de esta urbe en el cine.

DW recomienda