Bajo presión | La prensa opina | DW | 29.01.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

La prensa opina

Bajo presión

La presión política crece sobre el ministro de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, por las evidencias sobre la detención del turco-alemán Murat Kurnaz en Guantánamo. Esto es tema de debate en la prensa alemana.

default

Steinmeier, bajo presión.

Murat Kurnaz acusa al gobierno federal alemán, y a Steinmeier en particular, de no haber hecho nada para liberarlo de la prisión militar, pese a que se sabía de su calidad de ciudadano alemán.

A este respecto, el Frankfurter Rundschau señala lo siguiente: "Un político tiene derecho a equivocarse. Pero también está obligado, quizá más que cualquier otro, a reconocer dichos errores. Ésta es precisamente la cualidad que parece faltarle al ministro de Asuntos Exteriores, Steinmeier. Con su testaruda frase en el caso Kurnaz -"¡volvería a tomar la misma decisión!"-, no ha hecho sino agravar su situación. En juego está mucho más que el destino político de un ministro. La imagen completa de la política ha sufrido una vez más."

Cuestión de experiencia

El Südkurier, de la localidad de Constanza, opina que "aparentemente, Steinmeier está convencido de que puede permitirse tal arrogancia. Si fuera por el asunto en sí mismo, ya debiera haber dejado su puesto desde hace tiempo. Otros lo hicieron, por menos que eso. Pero un experimentado profesional como Steinmeier sabe bien que un solo yerro rara vez se convierte en razón suficiente para renunciar. La cosa se pone verdaderamente difícil cuando se suman las amarguras, y cuando uno se convierte en una carga para el propio partido político. No se puede decir nada de esto en el caso de Steinmeier."

Tiempo desperdiciado

Los editores del Nürnberger Nachrichten, de Núremberg, no comparten tal convicción: "El hecho de que apenas en marzo vaya Steinmeier a rendir su testimonio en este caso, resulta poco menos que fatal. Esto significa que casi la mitad de la presidencia alemana de la Unión Europea transcurrirá con suposiciones no del todo halagadoras para uno de los principales ministros a nivel federal."

Moneda de cambio

Desde Hannover, el Hannoversche Allgemeine Zeitung se inconforma con la actitud de Steinmeier: "Casi tan desconcertante como su gestión al frente de los servicios secretos en el gobierno rojiverde de Gerhard Schröder resulta su posición frente a los sucesos de aquellos días. Es alarmante la declaración de Steinmeier, en el sentido de que hoy haría exactamente lo mismo. Un ministro que ha jurado ceñirse a los principios de la Ley Fundamental no puede exhibirse de esa manera. La libertad y la dignidad de las personas no son moneda barata en Alemania."

Víctima de sí mismo

El tono del Süddeutsche Zeitung, editado en Múnich, es más que elocuente: "Uno no puede sino felicitar a Steinmeier y al ex ministro del Interior, Otto Schilly, por tener tan inmaculada conciencia. Ninguno admite culpa en el caso de Kurnaz; ninguno cometió errores; y ninguno tuvo nada que ver con aquello que sin duda salió mal. Los expedientes de los ministerios hablan un idioma distinto pero, claro, no los escribieron los propios funcionarios. Según Steinmeier y Schilly, Kurnaz fue ante todo víctima de los estadounidenses, y de sí mismo, debido a su comportamiento sospechoso."

DW recomienda