Autos de hidrógeno: el futuro hoy | Ciencia y Ecología | DW | 21.12.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Autos de hidrógeno: el futuro hoy

La industria automotriz busca optimizar y abaratar los costos de las pilas de combustible de hidrógeno para sus vehículos eléctricos. Esta tecnología también podría incursionar pronto en el sector aéreo y marítimo.

Fabricantes de automóviles alemanes apuestan por el hidrógeno como combustible del futuro.

Fabricantes de automóviles alemanes apuestan por el hidrógeno como combustible del futuro.

Los autos eléctricos no son sólo vehículos cargados a través de un tomacorriente. La industria automotriz trabaja bajo presión para optimizar los vehículos que utilizan hidrógeno como su fuente primaria de energía. Se trata de un auto eléctrico que se pone en marcha gracias a una pila de combustible de hidrógeno.

Si se compara un Mercedes Clase B de tecnología de pila de combustible con un modelo igual de un motor de combustión interna, en su diseño exterior no se perciben mayores diferencias. Hasta el baúl tiene el mismo tamaño. Pero es dentro de la estructura donde se definen los cambios del futuro. “En este tipo de automóviles, la pila de combustible se encuentra debajo de las sillas delanteras junto con el sistema electrónico del vehículo. En la parte trasera, debajo de los asientos, se encuentran tres tanques de hidrógeno, en el baúl está la batería. El electromotor se encuentra en la parte delantera, y es lo que impulsa al vehículo”, explica Alexander Zörner, ingeniero de desarrollo para la tecnología de pila de combustible.

Tal vez la única diferencia perceptible al ojo humano es que el nuevo modelo no tiene un tacómetro que mide las revoluciones por minuto del vehículo, sino un indicador del rendimiento en kilovatios. Este dispositivo indica el rendimiento del electromotor. Cuando el nivel de la batería cae por debajo de un cierto nivel, se enciende automáticamente el sistema de pila de combustible. Así se recarga la batería”, dice Zörner.

Mayor rendimiento

Total Wasserstoff Tankstelle

Estación de abastecimiento de hidrógeno.

La energía eléctrica se produce gracias a que en la pila de combustible el hidrógeno reacciona con el aire. La ventaja es que la batería que impulsa al automóvil se recarga automáticamente mientras el vehículo está en movimiento. Para abastecerse de combustible, el conductor requiere de aproximadamente tres minutos. Y desde que el hidrógeno es comprimido en el tanque a una presión de 700 bar en vez de 350 bar, el modelo Clase B tiene un rendimiento de cerca de 400 kilómetros por tanque.

“En un futuro cercano la producción de esta clase de vehículos estará orientada a esta nueva tecnología”, dice Pedro Froeschle, de Daimler AG. Ese será también el caso del tanque, que para este primer modelo fue adaptado al vehículo para obtener un mejor rendimiento. “Los próximos tanques serán producidos de tal manera que tengan más espacio para el hidrógeno”, dice Froesche. Lo que equivaldrá a un rendimiento de 600 a 800 kilómetros, es decir el doble de lo hasta ahora obtenido.

Combustible de hidrógeno para aviones y barcos

La tecnología de hidrógeno y de pila de combustible ha pasado casi desapercibida en la opinión pública. Sin embargo, en los últimos cinco años ha avanzado rápidamente. Los expertos aseguran que el sistema funciona. Los ingenieros están investigando ahora la forma de abaratar costos, para que los vehículos sean accequibles para los consumidores.

Brennstoffzelle

Pila de combustible, pronto en aviones y barcos.

Todos los fabricantes de automóviles acordaron sacar al mercado en el 2015 los primeros vehículos de este tipo. Pero la idea va más allá. “Viviendas, automóviles, buses y hasta aviones serán producidos con este sistema de pila de combustible de hidrógeno”, dice Kai Klinder, gerente de la Organización Nacional de Tecnología de Hidrógeno y Celdas de Combustible, que asesora al Gobierno alemán en la materia.

En los aviones, las celdas de combustible podrían generar toda la producción de energía. Esto aligeraría el trabajo de las turbinas, que podrían ser optimizadas para la propulsión. Así mismo, el consumo de queroseno se reduciría.

En los barcos, las pilas de combustible podrían asumir todo el suministro de energía de los puertos. “El hidrógeno y la tecnología de pila de combustible jugarán un rol importante en el mix energético del futuro”, dice Klinder. A las ventajas ya nombradas se suma una ambiental. La plantas de hidrógeno no producen emisiones contaminantes.

Más energía limpia

A parte de los usos en la industria automotriz, Klinder asegura que el hidrógeno podría utilizarse conjuntamente con la energía eólica. “Así tendríamos por una parte una descongestión de las redes eléctricas, pero también más energía limpia”, dice el gerente de la Organización Alemana de Tecnología de Hidrógeno y Celdas de Combustible.

Sin duda, la tecnología de pilas de combustible de hidrógeno dará de qué hablar en un futuro cercano. A más tardar en el 2015 cuando haya más automóviles eléctricos de hidrógeno en el mercado y circulando por las calles del mundo.

Autora: Sabine Kinkartz / Cristina Mendoza Weber

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda