Ataque al corazón de Barcelona: La Rambla, icono de la ciudad | Europa | DW | 17.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Europa

Ataque al corazón de Barcelona: La Rambla, icono de la ciudad

Miles de personas pasean diariamente por La Rambla en la que turistas y locales conviven con la diversa oferta cultural y turística que alberga la popular avenida. Les detallamos la importancia de este lugar emblemático.

Transitada por miles de personas al día, La Rambla es, junto con la Sagrada Familia, el icono de Barcelona. La popular avenida enlaza el centro de la ciudad, la Plaza Catalunya, con el puerto antiguo, en el que se alza la estatua de Cristóbal Colón apuntando a América.

La Rambla también divide también el centro de la ciudad en dos barrios: el Gótico, cuyos vecinos sufren desde hace años la problemática de los pisos turísticos y El Raval, que dejó de ser el barrio marginal de la ciudad para convertirse en el barrio intercultural, aglutinando vecinos de diversos orígenes. Asimismo, es una de las puertas de acceso a la mítica plaza Real y la Calle Ferrán, al final de la cual se encuentra la plaza San Jaume que alberga el Ayuntamiento de Barcelona y el palacio de la Generalitat de Catalunya.

Con cerca de una cincuentena de hoteles, La Rambla es el lugar de paso obligatorio de los visitantes para llegar hasta una de las principales atracciones turísticas de la ciudad: el conocido mercado de La Boquería, donde muchos experimentan la exótica experiencia de comer insectos, entre otros productos procedentes de todos los rincones del mundo.  

Tiendas de souvenirs, supermercados y establecimientos de comida rápida complementan el paisaje conformado por los numerosos carteles de bares, restaurantes y terrazas ofertando las típicas especialidades culinarias españolas: paella y sangría. Estos han ido desplazado a las antiguas paradas de animales que caracterizaban antaño la popular avenida en la que han logrado subsistir los quioscos de prensa y flores, que, no obstante, ven peligrar ahora su existencia con la aparición de nuevas paradas dedicadas a vender productos turísticos.

Spanien Barcelona Blumenhändler Las Ramblas (Imago/robertharding/P. Higgins)

Las paradas de flores, que caracterizan la popular avenida, en la que abundan las ofertas de los establecimientos turísticos.

Querida por todos

Estos cambios han comportado numerosas críticas sobre la evolución que está sufriendo este lugar emblemático de la ciudad debido al turismo. No obstante, cuando cae la noche, los barceloneses disfrutan de la diversa oferta cultural que se concentra a lo largo de la popular avenida: teatros (Poliorama, Capitol), centros culturales especializados (La Virreina, Santa Mónica) y el Gran Teatro del Liceo de Barcelona, símbolo de la burguesía catalana que en 1994 sufrió un espectacular incendio, aún presente en la memoria de muchos ciudadanos.

La estima que los barceloneses tienen por su popular avenida queda patente en las celebraciones clave: cada 23 de abril cuando, con motivo del día de San Jorge, miles de ciudadanos recuperan la calle para aglomerarse en los centenares de paradas de libros y rosas que abarrotan todas las esquinas. Asimismo, al principio de La Rambla se ubica la Fuente de Canaletes, lugar de encuentro de los aficionados del FC Barcelona para festejar los logros deportivos del club catalán.

Y es que la diversidad que aglutina la popular avenida, en la que convergen actores callejeros, bailarines, pintores,  dibujantes y caricaturistas, le ha valido el honor de hacerse un hueco en las canciones de autores locales como el catalán Quimi Portet ('La Rambla') e internacionales, como Manu Chao ('La rumba de Barcelona').

Barcelona Fans Feier Jubel Champions League Finale (Reuters/G. Nacarino)

La fuente de Canaletes, al principio de La Rambla, es el lugar de encuentro de las celebraciones culés.

Verano negro

El ataque terrorista se produce en el máximo de ocupación turística de la ciudad debido al mayor desembarco de cruceristas que se llevó a cabo el pasado fin de semana y a la celebración desde el pasado lunes de las populares fiestas del barrio de Gracia que atrae a numerosos turistas y que han suspendido hoy su actividad en solidaridad con el incidente. Precisamente, la masificación turística que ha experimentado la ciudad estas últimas semanas ha propiciado protestas entre los vecinos, en el marco de una ola de incidentes con ataques a autobuses turísticos y a los alquileres de bicicletas.

Se trata de un agosto negro para Barcelona que coincide con la celebración de los 25 años de los Juegos Olímpicos, que la catapultaron en el mapa mundial. A raíz del evento deportivo, la ciudad se transformó completamente, abriéndose al mar, renovando barrios marginales y construyendo instalaciones deportivas que siguen usándose hoy día en numerosas actividades. El legado olímpico debía hacer brillar de nuevo a la ciudad, sin embargo, el ataque terrorista la han hecho pasar de la luz a la oscuridad.

Publicidad