Astronautas podrían utilizar su sangre y orina para fabricar hormigón en Marte | Ciencia y Ecología | DW | 14.09.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Colonia marciana

Astronautas podrían utilizar su sangre y orina para fabricar hormigón en Marte

Suelo planetario nativo con sangre y orina: estos materiales biocompuestos son incluso más resistentes que el hormigón normal, y serían adecuados para construir edificios en otros mundos.

El material, llamado AstroCrete, utiliza una proteína llamada albúmina, presente en el plasma sanguíneo humano, para unir el hormigón.

El material, llamado AstroCrete, utiliza una proteína llamada albúmina, presente en el plasma sanguíneo humano, para unir el hormigón.

La construcción de bases en Marte será cara debido al enorme coste del transporte de materiales pesados –o simplemente muy dispendioso–, por lo que los futuros hábitats tendrán que construirse principalmente con materiales que ya se encuentran en el Planeta Rojo.

Con esta premisa en mente, investigadores han encontrado una forma de solucionar el problema: mezclar el suelo planetario nativo con la sangre y la orina de los astronautas para fabricar materiales de construcción. 

Aglutinante de polvo lunar o marciano

El ingeniero de materiales Aled Roberts, de la Universidad de Manchester (Reino Unido), y sus colegas han demostrado que una proteína común del plasma sanguíneo –la albúmina del suero humano, que es vital para mantener el equilibrio de los fluidos en el cuerpo– puede actuar como aglutinante de polvo lunar o marciano simulado para producir un material similar al hormigón.

AstroCrete

El novedoso material resultante, denominado AstroCrete, tenía una resistencia a la compresión de hasta 25 MPa (megapascales), más o menos la misma que se observa en el hormigón ordinario, de 20 a 32 MPa, según el artículo publicado en la revista Materials Today Bio.

Urea aumente resistencia a la compresión en más de un 300%

Pero eso no es todo. Los científicos descubrieron además que la incorporación de urea –un producto biológico de desecho que el cuerpo produce y excreta a través de la orina, el sudor y las lágrimas– podía aumentar aún más la resistencia a la compresión de 40 megapascales, lo que es considerablemente superior a la resistencia del hormigón ordinario, de 20 a 32 MPa. 

Técnica medieval

Según el comunicado de la Universidad de Manchester, esta no es una idea nueva –la sangre animal se utilizaba para aglutinar la argamasa en la Edad Media–, pero no es una solución que uno esperaría encontrar en la Era Espacial. De todas formas, podría ayudar a resolver el gran problema del establecimiento de colonias fuera del mundo. 

"Los científicos han intentado desarrollar tecnologías viables para producir materiales similares al hormigón en la superficie de Marte, pero nunca nos hemos parado a pensar que la respuesta podría estar dentro de nosotros", afirma Roberts.

"Es emocionante que uno de los principales retos de la era espacial haya encontrado su solución inspirándose en la tecnología medieval", agrega.

Matemática clara: entre más astronautas, más hormigón

Según el estudio, una tripulación de seis personas en Marte podría aportar los materiales biológicos necesarios para producir unas 1.100 libras de material AstroCrete en dos años. La cantidad de hormigón marciano producido se ampliaría con cada nuevo miembro de la tripulación que se añadiera a una misión de larga duración, produciendo mayores cantidades de hormigón para las ampliaciones de los edificios.

La receta del hormigón puede resultar más útil que otros métodos de construcción sugeridos para futuras misiones a Marte, incluidos los que implican sistemas de impresión en 3D u otros tipos de materiales de construcción basados en el regolito.

Editado por Felipe Espinosa Wang. 

DW recomienda