Artífice de Tokio 2020 dimite por escándalo de sobornos | El Mundo | DW | 19.03.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Artífice de Tokio 2020 dimite por escándalo de sobornos

El presidente del Comité Olímpico japonés (JOC), Tsunekazu Takeda, anunció su decisión de retirarse en junio del cargo, luego de que la justicia francesa lo procesara por corrupción.

Takeda (izq.) presenta el lema de Tokio 2020 durante la puja por ganar la sede, en 2012. (Yoshikazu Tsuno/AFP/GettyImages)

Takeda (izq.) presenta el lema de Tokio 2020 durante la puja por ganar la sede, en 2012.

"El 27 de junio terminará mi mandato", dijo Takeda, de 71 años, luego de una reunión en Tokio. "Considerando el futuro del Comité Olímpico japonés, pensé que la decisión más conveniente era dejar la gestión a un nuevo líder de la generación siguiente", indicó.

Takeda también dijo que dejaría también su plaza en el Comité Olímpico Internacional (COI).

"Tokio fue elegido con el esfuerzo de todos"

El presidente del comité preside la instancia japonesa desde 2001 y aspiraba a permanecer en el cargo hasta los Juegos Olímpicos de Tokio, tras ser reelegido para un décimo mandato el próximo junio. Pero su procesamiento lo obligó a revisar sus planes. "Durante 18 años presidí el comité. Tokio fue elegido con el esfuerzo de todos, los preparativos avanzan como se debe", indicó.

Según la prensa, varios candidatos están en liza para reemplazarlo, entre ellos el ex campeón olímpico de judo Yasuhiro Yamashita, que ya es miembro del comité.

Renuncia "inevitable"

La justicia francesa sospecha que el responsable japonés autorizó dos presuntos pagos por un total de 230 millones de yenes (1,8 millones de euros o 2,12 millones de dólares) a una empresa tapadera, para favorecer la elección de la candidatura tokiota en 2013, sobornando a responsables de comités olímpicos africanos.

Aunque Takeda defendió su inocencia en varias ocasiones y, en principio, recibió el respaldo del Gobierno japonés y del comité organizador de Tokio 2020, entre las autoridades niponas parece haberse impuesto la voluntad de evitar que los próximos Juegos, , para los que quedan menos de 500 días, se vean mancillados por el escándalo.

Fuentes del JOC señalaron la semana pasada que la renuncia de Takeda era "inevitable", según los medios nipones, que también señalaron que miembros del comité habrían presionado a Takeda para que dejara el cargo.

Exjinete olímpico de hípica y bisnieto del emperador Meiji, Takeda hizo uso de sus contactos dentro del Comité Olímpico Internacional (COI) y de su experiencia en este organismo, donde ocupaba también el cargo de responsable de mercadotecnia, para lograr que Tokio se impusiera a Madrid y Estambul como próxima sede de los JJOO.

Desde que se conoció su procesamiento en enero, Takeda limitó sus apariciones públicas. Canceló viajes y se rehusó a responder preguntas en una conferencia de prensa de apenas 7 minutos en Tokio.

"Remuneración adecuada por trabajo de consultoría"

La investigación judicial francesa, abierta en mayo de 2016, se interesó por dos pagos realizados en beneficio de la empresa Black Tidings de Singapur, bajo el título "Tokyo 2020 Olympic Game Bid", procedente de una cuenta en un banco japonés.

Black Tidings estaba gestionado por un consultor cercano a Papa Massata Diack, hijo del expresidente de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF, siglas en inglés), Lamine Diack, quien dimitió en 2014 de dicho cargo tras otro escándalo de sobornos por el dopaje en Rusia.

Ambos están imputados en Francia por haber supuestamente organizado una red de corrupción que ocultó casos de dopaje y que recibió dinero a cambio de hacer campaña entre los comités africanos favorables a la elección de Río de Janeiro para los Juegos de 2016, entre otros presuntos delitos.

Fueron precisamente las pesquisas de las autoridades francesas sobre las cuentas de Black Tidings, la empresa de los Diack, las que condujeron a unos pagos sospechosos procedentes del Comité Olímpico nipón. Takeda, que niega haber actuado mal, dio su versión a los jueces de instrucción el 10 de diciembre de 2018, indagado en París. En esa ocasión la justicia le notificó su procesamiento.

Takeda mantiene que esas transacciones fueron "una remuneración adecuada por un trabajo de consultoría", una versión que apoyó el Gobierno nipón tras encargar una investigación independiente en 2016. "No conocía a Papa Massata Diack, nunca hablé con él, no sé quien es", insistió ante la justicia francesa durante su audición, según la agencia francesa de noticias AFP.

Una entre una serie de renuncias en el sector

El paso que ha dado ahora Takeda se suma una serie de renuncias de altos cargos de comités olímpicos nacionales, federaciones deportivas nacionales e integrantes del COI por diversos casos de corrupción y de otra índole, que han enturbiado la imagen de estos organismos.

Entre ellos están el expresidente del Comité Olímpico Brasileño Carlos Arthur Nuzman, inculpado como sospechoso de comprar votos para la candidatura de Río, o el jeque kuwaití Ahmad Al-Fahad Al-Sabah, quien renunció a sus cargos en el COI y en la Asociación de Comités Olímpicos Continentales (ACNO) tras ser objeto de una investigación relacionada con intrigas políticas en su país.

rml (afp, efe)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda

Publicidad