Arrestan otra vez a mujer cristiana liberada en Sudán | El Mundo | DW | 24.06.2014
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Arrestan otra vez a mujer cristiana liberada en Sudán

De acuerdo a su abogado, Mariam Ibrahim Ishaq, su esposo y sus dos hijos fueron detenidos en un operativo desplegado por unos 40 agentes.

Un día después de haber sido liberada, Mariam Ibrahim Ishaq, la mujer cristina que había sido condenada a muerte en Sudán, volvió a ser detenida por las autoridades sudanesas, sin que se conozcan las razones de esta nueva acción. Aparentemente, la mujer pretendía salir del país con rumbo a Estados Unidos, debido a que su marido tiene pasaporte estadounidense, aunque es de origen sudanés.

Un agente de seguridad del aeropuerto confirmó a la agencia de noticias alemana dpa que Ishaq, su marido y sus dos hijos fueron detenidos en el aeropuerto. “Su marido la acompañó a la oficina de los servicios de seguridad, junto a sus hijos”, explicó el abogado de la mujer. “Por el momento no hemos podido conversar con ella”, añadió. Según la BBC, Ishaq, de 27 años, fue detenida por unos 40 agentes de seguridad.

La joven, que se casó con un cristiano, fue condenada a muerte en mayo por blasfemia y apostasía, tras haberse negado a renunciar a la fe cristiana. También fue condenada a 100 latigazos por adulterio, ya que su matrimonio con Daniel Wani es considerado ilegal por la sharia (ley islámica) que rige en Sudán. Tras semanas de presión internacional, un tribunal de apelación levantó la pena de muerte que se le había impuesto y ordenó su libertad.

Es detención, no arresto

La razón que esgrimió el Tribunal de Apelación es que el fallo en primera instancia dictado contra la joven contenía “pruebas débiles y contradictorias”. También apuntó que hubo un error de procedimiento al anular el matrimonio entre Ishaq y su marido. El hermano de la mujer hizo una denuncia ante la policía y amenazó con matarla si no se retractaba de su conversión al cristianismo. Entonces el caso explotó en la prensa internacional, dada la condena que se dictó inicialmente contra Ishaq.

La joven nunca renegó de su fe y aseguró que nunca había sido musulmana, porque fue educada por su madre, que es cristiana. Los gobiernos occidentales y grupos de derechos humanos criticaron la condena de horca que fue dictada el pasado 15 de mayo, y presionaron para que la mujer fuera liberada. Inicialmente, el juez había accedido a darle dos años de gracia para que pudiera amamantar al bebé que esperaba, que nació el 27 de mayo.

En un comunicado emitido durante la tarde de este martes, el Gobierno de Estados Unidos dijo que monitorea de cerca el caso y que, tras contactar a fuentes del régimen sudanés, se les informó que la detención no sería un arresto. La portavoz Marie Harf dijo en Washington que "la familia fue temporalmente detenida en el aeropuerto, por varias horas, por cuestiones relacionadas con su viaje y, creo, por sus documentos de viaje, pero no han sido arrestados".

DZC (dpa, , AFP, EFE, Europa Press)

Publicidad