Arrecian las críticas contra el plan para limitar el precio del gas en la UE | Europa | DW | 24.11.2022
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Europa

Arrecian las críticas contra el plan para limitar el precio del gas en la UE

Casi la mitad de los miembros de la UE han estado en desacuerdo durante meses sobre la posibilidad de limitar el precio del gas natural. Una nueva propuesta de la Comisión Europea tampoco ha tenido el efecto deseado.

Un celular y un fogón.

Casi la mitad de los estados miembros de la UE apuesta por aplicar un tope al precio del gas para proteger los hogares y empresas.

Las tensas negociaciones de los ministros de la Unión Europea este jueves (24.11.2022) estuvieron marcadas por la propuesta de imponer un precio tope al gas natural, con el fin de proteger a ciudadanos y empresas de las elevadas facturas de gas y electricidad.

Los ministros de Energía de la UE, reunidos en Bruselas, criticaron el plan de la Comisión Europea, y varios lo tildaron de "broma", porque los criterios previstos nunca llegarán a activarse. Otros estados, escépticos ante cualquier precio tope, advirtieron del riesgo que puede suponer para la estabilidad del suministro.

Sin embargo, los 27 estados miembros acordaron, en principio, crear una plataforma conjunta de compra de gas para 2023 y acelerar los permisos para las energías renovables. Se trata de dos medidas mucho menos controvertidas, anunció el ministro de Energía checo, Jozef Sikela, cuyo país ocupa actualmente la presidencia rotativa de la UE.

De todas maneras, estas dos medidas tendrán que esperar hasta que se resuelva la cuestión del tope de precios que, con algo de suerte, se solucionará en una nueva reunión fijada provisionalmente para el próximo 13 de diciembre.

Turbinas eólicas.

Alemania no quiere un tope al precio del gas y propone acelerar más las energías renovables.

España, Francia, Polonia y Grecia rechazan propuesta

España, Francia, Polonia y Grecia criticaron este jueves el plan de la Comisión. "La propuesta del tope al gas parece estar diseñada para no usarse nunca, lo que nos parece una broma de mal gusto", dijo la ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, de camino a la reunión. La ministra francesa de Energía, Agnes Pannier-Runacher, enfatizó que es necesaria "una reforma estructural”.

Después de meses de trabajo, el poder ejecutivo de la UE propuso el martes (23.11.2022) un mecanismo que se activaría si el precio del índice TTF (el precio de referencia del gas más común en la UE) superaba los 275 euros (286 dólares) por megavatio hora durante dos semanas consecutivas.

También se criticó que estos criterios ni siquiera se cumplieron durante el récord de agosto, cuando Rusia paralizó los suministros a través del gasoducto Nord Stream 1, una ruta muy importante de Rusia a Alemania.

"El mercado no está funcionando", dijo el jueves el ministro de Energía griego, Konstantinos Skrekas, y agregó que un tope de 150 a 200 euros sería realista para reducir los precios del gas y la electricidad.

Alrededor de la mitad de los 27 estados miembros del bloque quieren un tope de precios para proteger a los hogares y las empresas que enfrentan aumentos insostenibles en las facturas, a raíz de la guerra en Ucrania. Rusia, anteriormente el mayor proveedor de gas natural de Europa, redujo drásticamente las entregas en respuesta a las sanciones de la UE.

Alemania y Países Bajos no están a favor de un tope de precios

Pero también hay países, como Alemania y Países Bajos, que advierten que un precio tope débil podría ahuyentar a los suministradores de gas de la UE o frenar la necesaria reducción del combustible fósil, nocivo para el clima.

"Existe un gran riesgo de dañar la seguridad del suministro energético y también la estabilidad del mercado financiero", dijo el ministro holandés, Rob Jetten.

La comisaria europea de Energía, Kadri Simson, señaló que los funcionarios de la UE realizaron un "acto de equilibrismo" al elaborar la propuesta de acuerdo al mandato que les entregaron los estados miembros.

El precio del gas y la electricidad se ha disparado en gran parte de la Unión Europea en el último año. Según el Consejo Europeo, los precios del gas subieron más de un 150% entre julio de 2021 y julio de 2022, lo que supone una sobrecarga para hogares e industria. Gran parte del bloque europeo se está preparando para afrontar la recesión de los meses futuros.

(rmr/ers)

DW recomienda