1. Ir al contenido
  2. Ir al menú principal
  3. Ir a más sitios de DW

Ariane 6: cómo construir un cohete espacial paso a paso

Zulfikar Abbany
9 de julio de 2024

Muchos critican que Europa tardara mucho más de lo esperado en desarrollar un nuevo cohete para lograr su independencia espacial. DW explica por qué fueron necesarios diez años.

https://p.dw.com/p/4i4hS
Base de lanzamiento de Ariane 5.
Base de lanzamiento de Ariane 5 en la Guayana Francesa.Imagen: Patrick Aventurier/abaca/picture alliance

En política una semana es muchísimo tiempo. Pero en la ciencia espacial, ni siquiera un año es suficiente. Por ejemplo, Ariane 6, el cohete insignia europeo de carga pesada espacial, tardó dos años enteros en obtener luz verde para su desarrollo, y luego vinieron ocho años de construcción antes de su vuelo inaugural.

Construir un sistema de cohetes completamente nuevo requiere algo más que un nuevo aparato que lance satélites. No se trata solo de hacer un cohete, sino también sus motores, una plataforma de lanzamiento y una red que lleve a cabo todo ello. Si a esto sumamos una pandemia mundial, puede parecer que diez años no es nada. Así es como transcurrió la década de desarrollo de Ariane 6.

2014-2016

Todo comenzó en 2014, con una propuesta de la industria europea, que quería cambiar completamente la forma en que se diseñaban, desarrollaban, producían y lanzaban los cohetes. El plan era -y sigue siendo- que Ariane 6 sea el principal caballo de batalla de la industria espacial europea.

La Agencia Espacial Europea (ESA) llevó la propuesta a sus 22 estados miembros, cada uno de los cuales debió dar su aprobación. Mientras eso ocurría, los ingenieros trabajaban arduamente en el diseño del sistema.

"Necesitas tener tus conceptos listos. Diseñas tu sistema de producción, cómo quieres fabricar y ensamblar tu cohete", dice la arquitecta del sistema de lanzamiento de Ariane 6, Tina Büchner da Costa, desde el centro espacial europeo de Kourou, en Guayana Francesa. "Teníamos que demostrar que podíamos duplicar la velocidad de lanzamiento [en comparación con Ariane 5], y al mismo tiempo reducir los costos", añade.

En 2015 se redactaron los primeros contratos. ArianeGroup, una compañía aeroespacial francesa, y la agencia espacial de Francia, CNES, se encargarían de la plataforma de lanzamiento. Y en 2016 consiguieron la luz verde.

Enorme construcción del sitio de lanzamiento del cohete Ariane 6.
La construcción del sitio de lanzamiento requirió el trabajo de cientos de personas.Imagen: Zulfikar Abbany/DW

2017-2019

En 2017, ArianeGroup empezó a producir los primeros elementos del cohete. En 2018 y 2019 fueron probados cuatro motores, cada uno de los cuales tuvo que ser construido, probado y verificado, paso a paso.

"En cada motor hay varias válvulas y otros componentes que deben probarse uno a uno antes de ser integrados, y luego se realiza la prueba completa", dice Büchner da Costa. Para esto último hubo que construir un centro de pruebas en las instalaciones de la Agencia Espacial Alemana en Lampoldshausen.

Mientras, el CNES estuvo cavando un enorme agujero en Guayana Francesa, donde se construiría el sitio de lanzamiento. "Todo ocurre en paralelo. Comienzas con los elementos más pequeños y se van integrando en un sistema que se vuelve cada vez más complejo", explica Büchner da Costa. 

2020-2022

Durante la pandemia, también Ariane 6 se vio afectada. El coronavirus tuvo "un inmenso impacto" en la construcción del sitio de lanzamiento en Kourou. "Ahí trabajaban 700 personas y, en pocos días, quedaron 50. El suministro de materiales se ralentizó, la logística se destruyó, la producción en Europa se redujo significativamente", cuenta la experta.

Hacia 2021, sin embargo, comenzaron a trasladar partes del cohete desde Europa a Guayana Francesa y realizaron "pruebas combinadas tempranas". Y, casi como nota al margen, también construyeron un barco amigable con el medio ambiente que sería usado para trasladar los componentes del lanzador: el carguero "Canopee", que utiliza un sistema de propulsión híbrida, impulsado parcialmente por el viento.

2023-2024

Las cosas empezaron a mejorar en 2023. "Estuvimos todo ese año ensamblando la plataforma de lanzamiento con el cohete, luego encendimos el motor principal y probamos el vuelo completo hasta la separación" inicial del cohete, agrega Büchner da Costa. Esto son más de 7 minutos de vuelo.

La siguiente parte del vuelo, en la que la etapa superior entra en órbita, fue realizada en el centro de pruebas de Alemania. Al mismo tiempo, un grupo de ingenieros en Suiza probaba la parte que transporta la carga.

Al final se hicieron cinco cuentas regresivas completas. "Fue un éxito total", dice Büchner da Silva. El cohete ya estaba listo para su primera misión con carga, incluidos satélites cubeSats y experimentos científicos a bordo. De momento están previstos seis lanzamientos para 2025 y ocho para 2026. En 2027, la ESA espera alcanzar una tasa de 10 lanzamientos anuales.

(dzc/cp)