Argentina, invitada de honor en la Art Cologne | Cultura | DW | 14.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Cultura

Argentina, invitada de honor en la Art Cologne

Tres galerías bonaerenses participan por primera vez en la Art Cologne, la feria de arte más prestigiosa de Alemania, con la esperanza de abrirse paso en una de las regiones donde se concentran más colecciones de arte.

default

Art Cologne estará abierta hasta el 17 de abril.

La feria de arte más antigua y más prestigiosa de Alemania, la Art Cologne de Colonia, abrió sus puertas el miércoles (13.4.2011) para mostrar lo mejor del catálogo de obras de galerías provenientes de veintidós países. Las galerías bonaerenses Maman Fine Art, Ignacio Liprandi Arte Contemporáneo y Chez Vautier/Cosmocosa sobresalieron de antemano entre las más de 200 que consiguieron reservar un puesto en el complejo ferial Koelnmesse porque Argentina es el invitado especial de esta edición.

Con apoyo del ministro de Cultura de Buenos Aires, Hernán Lombardi, los dueños de este trío de galerías argentinas participan por primera vez en la muestra con la esperanza de abrirse paso en una de las regiones del mundo en donde más colecciones de arte se concentran. Sus exhibiciones se complementan para alinearse con la búsqueda de contraste entre tendencias artísticas tradicionalistas y contemporáneas que ha sido uno de los rasgos característicos de la Art Cologne desde su fundación en 1967.

Lo argentino, de moda en Alemania

Hasta el 17 de abril, Maman Fine Art, creada en octubre de 2001, presentará obras de los sesenta y setenta, emblemáticas de una época en la que la escena cultural argentina se vio obligada por las circunstancias históricas a fusionar el arte con la política. Enio Iommi, Raúl Lozza, Alberto Greco, Guillermo Kuitca y Nicola Constantino están entre los artistas plásticos que la galería de Daniel Maman y Patricia Pacino trajo a Alemania.

Flash-Galerie Art Cologne 2011

Con apoyo del ministro de Cultura de Buenos Aires, las tres galerías participan por primera vez en la muestra.

Los trabajos de Kuitca y Constantino también se exhiben en el museo Morsbroich de Leverkusen, como parte de la exposición Radical shift: revolución política y social en el arte argentino desde los años sesenta, abierta hasta el 22 de mayo. Art Cologne saca provecho así a la notoriedad que todo lo argentino ha ganado recientemente gracias al impulso ofrecido por otras instituciones alemanas, incluyendo la Feria del Libro de Fráncfort, en donde la tierra de Jorge Luis Borges también fue la invitada de honor el año pasado.

La hora de las galerías argentinas

Las galerías Ignacio Liprandi Arte Contemporáneo y Chez Vautier/Cosmocosa –que fusiona a dos expositores– se encargarán de mostrar la obra de argentinos menos empeñados en representar las tensiones políticas de su país que los problemas existenciales del individuo y las inquietudes de la sociedad. La primera representa a artistas como Tomás Espina y la segunda, a Manuel Ameztoy, Mónica Millán, Mariana Sissia, Ignacio Valdéz y Faivovich & Goldberg.

Las galerías argentinas tienen chance de seducir a los coleccionistas germanos porque, aunque los artistas expuestos en la Art Cologne vienen de todas partes del mundo, la mayoría de los expositores provienen de ciudades alemanas. “Somos internacionales, pero nos centramos en Alemania. El mercado artístico germano es muy grande e importante. Sólo Berlín tiene 400 galerías; luego están Múnich, Dresde, Leipzig, Fráncfort y Hamburgo”, explicó el director de la feria, el suizo-estadounidense Daniel Hug.

Las obras expuestas este año pertenecen a artistas de España, Australia, Bélgica, Canadá, China, Francia, Grecia, Dinamarca, Hungría, Italia, Japón, Finlandia, Luxemburgo, Países Bajos, Noruega, Polonia, Suecia, Suiza, Inglaterra y Estados Unidos. En lo que a las galerías se refiere, sólo hay trece estadounidenses y seis japonesas, además de las tres argentinas.

Autor: Evan Romero-Castillo /dpa
Editora: Emilia Rojas Sasse

DW recomienda