Antibióticos ineficaces, bacterias resistentes | Salud | DW | 07.04.2011
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Salud

Antibióticos ineficaces, bacterias resistentes

Los antibióticos están perdiendo la batalla frente a las cada vez más resistentes bacterias. Uso más racional de medicamentos, así como regulación de su venta son algunas sugerencias en el Día Mundial de la Salud.

default

Medicamentos, cada vez menos eficaces en la lucha contra enfermedades.

Este 7 de abril se celebra el Día Mundial de la Salud. Sin embargo, no es un día de júbilo, sino de alarma. La Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que debido al uso inadecuado de los antibióticos, cada vez más bacterias, virus, hongos y parásitos se vuelven resistentes contra los medicamentos. "A falta de urgentes medidas para corregir ese uso inadecuado, el mundo se dirige a una era postantibióticos, en la que muchas infecciones comunes ya no pueden ser curadas y vuelven a matar", dijo Margaret Chan, directora general de la OMS.

Segun las cifras de la OMS, en la Unión Europea (UE) mueren por año 25.000 personas debido a infecciones producidas por bacterias resistentes a antibióticos. Al incremento del uso de antibióticos también se suma la automedicación y la venta de medicamentos sin receta (o fórmula médica), pero asimismo las prescripciones erróneas. Esto sucede en la mayoría de los países de Europa Oriental, pero también en América Latina. Así, la farmacorresistencia aumenta.

“Punto crítico”

Flash-Galerie HIV / Aids 2010

Muchos antibióticos se pueden comprar en América Latina sin prescripción médica.

Según las cifras de Instituto Alemán de Control de Medicamentos (DAPI por sus siglas en alemán), más de 18 millones de alemanes consumieron 45 millones de cajas de antibióticos en el 2009. Este dato se refiere a las personas que compraron antibióticos con receta médica. Sin embargo, para muchos el tratamiento no fue efectivo.

“Alcanzamos un punto crítico, porque la resistencia contra los antibióticos disponibles alcanzó una magnitud sin precedentes y no se pueden poner a disposición tan rápido nuevos antibióticos", dijo por su parte Zsuzsanna Jakab, directora europea de la OMS. Según los expertos, se requieren cerca de diez años para desarrollar un nuevo antibiótico.

Este fenómeno de resistencia es muy preocupante, porque las infecciones por microorganismos resistentes pueden causar la muerte del paciente, transmitirse a otras personas y generar grandes costos tanto para los enfermos como para la sociedad.

Tuberculosis, malaria y VIH

Si las terapias con antibióticos no se realizan adecuadamente, los agentes patógenos más resistentes sobreviven y luego pueden volver a reproducirse. Así se crean, por ejemplo, cepas de bacterias inmunes a determinados antibióticos.

La OMS indicó que en el 2010 se reportaron unos 440.000 casos nuevos de tuberculosis en casi 70 países. En muchos casos, los medicamentos proporcionados resultaron ineficaces. De las personas en el mundo que contrajeron alguna forma de tuberculosis el año pasado, un tercio murió.

Mit Artemisia annua gegen Malaria

La planta "Artemisia annua" contiene el componente del principal medicamento contra la malaria: la artemisina.

En el caso de la malaria, los parásitos se vuelven cada vez más resistentes a los medicamentos más modernos. La OMS también indicó que la lucha contra esta enfermedad se ve perjudicada por la emergencia de una cepa resistente al principal medicamento, la artemisinina.

Este problema también es cada vez más perceptible en remedios específicos contra el VIH. De acuerdo con ONUSIDA, de los 33 millones de portadores del VIH (virus de la inmunodeficiencia humana), 1,6 millones viven en América Latina y el Caribe.

Uso más racional

De acuerdo con Luis Bavestrello, director médico de la Clínica Reñaca, en Chile, es importante “evitar que la comunidad use los antibióticos irracionalmente”, tal como dijo en una entrevista para la OMS. En su opinión, lo importante es educar y concientizar no sólo a la comunidad, sino también a los médicos para que no receten tantos antibióticos si no es realmente necesario.

Autora: Cristina Mendoza Weber

Editor: Pablo Kummetz

DW recomienda

Publicidad