Andorra sienta las bases de una agenda medioambiental iberoamericana | Ciencia y Ecología | DW | 22.04.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Andorra sienta las bases de una agenda medioambiental iberoamericana

Aunque la pandemia ocupó a la XXVIII Cumbre Iberoamericana el medio ambiente y la sostenibilidad ha sido uno de los ejes centrales del encuentro.

A pesar del coronavirus, el lema siguió siendo el mismo:  "Innovación para el desarrollo sostenible - Objetivo 2030. Iberoamérica frente al reto del coronavirus".

Por este motivo, la vacunación en América Latina ha sido uno de los temas que más ha llamado la atención mediática con los distintos anuncios al respecto, como la donación de España de 7,5 millones de dosis de vacunas a países latinoamericanos a partir del próximo mes de julio y el llamado del Papa Francisco de una distribución equitativa de las vacunas.

Así, pues el ámbito sanitario fue uno de los ejes de la cumbre presencial y telemática, en la que también se ha puesto acento a la recuperación económica post COVID-19 con el alivio a la deuda y el acceso al financiamiento externo para la recuperación de la pandemia y al medio ambiente y la sostenibilidad.  Todos ellos se han visto reflejados en la llamada "Declaración de Andorra" que recoge los acuerdos de la cumbre.

“Es una declaración de consenso que se basa en los acuerdos internacionales tanto de cambio climático como en las distintas convenciones de medio ambiente como es la Convención de Biodiversidad. Esto es muy importante, especialmente ahora porque este año tendremos la Convención de biodiversidad en octubre y la reunión COP en Glasgow sobre cambio climático”, dijo a DW Rebeca Grynspan, Secretaria Ejecutiva de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB). “Lo que hemos hecho ha sido renovar esos compromisos de todos los países iberoamericanos y vale la pena enfatizar que ningún país ha renegado de los compromisos internacionales que ha firmado, que todos seguimos estando comprometidos con las distintas convenciones que hemos firmado”, agregó.

Asimismo, hizo hincapié en posturas concretas sobre desertificación, cambio climático y medio ambiente, armonía con la naturaleza, agua para la vida y sobre energía sostenible. “Estamos avanzando en la agenda ambiental iberoamericana y ahora nos tocará trabajar con base a los acuerdos conseguidos para llegar con tareas cumplidas a la próxima cumbre de República Dominicana”, recalcó.

Estos puntos promovidos por República Dominicana, Perú, España, Chile, Bolivia y Panamá, hacen referencia a los acuerdos alcanzados en la décima Reunión Iberoamericana de Ministros de Medio Ambiente, un encuentro que no se producía desde hace once años.

Intenciones y acciones

Este listado de buenas intenciones no ha calado en la sociedad civil. “Es un pronunciamiento modesto en la magnitud al problema que tenemos por delante”, dijo a DW Manuel Pulgar-Vidal, director del programa internacional de Clima y Energía. “Iberoamérica está diciendo que desea pero no qué puede ofrecer”. Así, lamentó Pulgar-Vidal, la “falta de claridad sobre los mecanismos de Iberoamérica para llevar a cabo la transición que la ciencia nos ha recomendado”, apuntando a los ámbitos de la energía, la industria, las ciudades e infraestructura y el cambio del uso del suelo.

Aunque destacó el reconocimiento de la necesidad de la eficiencia energética y el acceso a la energía en la región, también criticó las “fuertes omisiones” en este ámbito con referencias a los subsidios a los combustibles fósiles y la salida del carbón. “Los países de América Latina son productores, pero no tienen un plan de salida gradual”, advirtió.  

En este sentido, consideró que el problema reside en que no se “está reconociendo una realidad: el mundo está encaminándose a una nueva economía del clima”. Por este motivo, aseguró, que "si no somos capaces de reconocerlo, Iberoamérica se puede quedar atrás".

Por este motivo y para evitar que los países acaben siendo “receptores de tecnología obsoleta”, poniendo como ejemplo los automóviles, hizo un llamado a la acción tanto a países como corporaciones para fijar metas y objetivos que puedan ser medibles de manera transparente. Igualmente, solicitó el fortalecimiento del rol de los ministros de finanzas. “Solo se logra con ellos”, aseguró señalando la Coalición de Ministros de Finanzas para la Acción sobre el Clima que se reunió por primera vez en la última cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático, la COP25, que se llevó a cabo en Madrid, en diciembre de 2019.

(jov)

DW recomienda