Amnistía Internacional critica impunidad policial en Turquía | El Mundo | DW | 02.10.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Amnistía Internacional critica impunidad policial en Turquía

La organización defensora de los derechos humanos Amnistía Internacional pidió a Turquía que lleve a los tribunales a responsables de excesos de violencia policial en manifestaciones de protesta de los últimos meses.

En las protestas de junio y julio, en las que se utilizaron munición real, gases lacrimógenos, cañones de agua, balas de goma y porras, murieron al menos tres manifestantes y al menos 8.000 resultaron heridos, según una investigación presentada este miércoles, 2.10.2013.

"El intento de desmantelar las protestas del parque Gezi llevó a una serie de violaciones de derechos humanos. Especialmente documentamos abusos y el uso de violencia totalmente desproporcionada contra los manifestantes pacíficos por parte de la policía", señaló Selmin Caliskan, secretaria general de Amnistía Internacional en Alemania. "Sin embargo la Justicia turca no parece investigar seriamente a los responsables de la violencia policial. En lugar de eso, se procesa a manifestantes y organizadores de las protestas en parte con acusaciones absurdas".

Ola de protestas contra centro comercial

Amnistía Internacional determinó que los manifestantes fueron golpeados de forma masiva y la policía disparó balas de goma contra el torso y las cabezas de los participantes en las protestas. Además, lanzó bidones de gases lacrimógenos directamente contra los manifestantes y curiosos, pero también en viviendas o instalaciones médicas. El Gobierno turco debe "aprender finalmente a respetar las protestas pacíficas".

La ola de protestas en Turquía arrancó en verano por los planes del gobierno de construir un centro comercial en el lugar donde se levanta el parque Gezi, junto a la plaza Taksim. Sin embargo, después se convirtieron en una protesta generalizada contra el estilo de gobierno autoritario del primer ministro islamista conservador Recep Tayyip Erdogan.

CP (dpa, afp)

Publicidad