Alemania y la solidaridad con Nicaragua | América Latina | DW | 11.07.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

América Latina

Alemania y la solidaridad con Nicaragua

El fuerte movimiento de solidaridad que surgió en Alemania en los años ochenta, en apoyo a la revolución sandinista, hoy enfrenta un nuevo escenario que lo obliga a reorientarse.

La brutal represión del gobierno de Daniel Ortega a los manifestantes de las protestas en Nicaragua, que ya suma más de 300 muertos, ha generado rechazo internacional. En Alemania, donde en los años ochenta la revolución sandinista atrajo a muchos jóvenes, hay sorpresa y decepción.

Algunos de los grupos solidarios formados hace tres décadas por quienes viajaron a Nicaragua y otros que desde Alemania colaboraron con dinero y programas sociales, funcionan todavía. Pero la violencia ejercida desde abril por el gobierno de Ortega, líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional, ha generado desconcierto y obliga a adoptar una nueva postura frente al conflicto. ¿Cómo reorientar la ayuda?

"He hablado con muchos nicaragüenses y para mí y todos ha sido una sorpresa total. Se había sentido la represión y la tensión en el país, pero nunca se pensó que llegara a esta forma. Desde hace largo tiempo no estamos muy de acuerdo con muchas cosas que ha hecho el gobierno, pero de todas maneras fue una gran decepción esta violenta reacción a una demostración política”, señala Ulla Sparrer, de la Asociación Wuppertal-Matagalpa.

En octubre pasado la organización celebró 30 años de existencia con un viaje de una delegación de 40 personas a Nicaragua, incluido el alcalde y grupos musicales que realizaron una exitosa gira. Allí comprobaron que "la gente tenía miedo de decir su opinión, no todos querían discutir abiertamente sobre la situación. Eso desde hace ya varios años”.

El comité continuará con proyectos particulares como el respaldo a una casa de niños trabajadores y becas escolares, que no tienen que ver con el gobierno, pero la alcaldía de Wuppertal, que actualmente no tiene convenios de cooperación "no va a continuar con nuevos proyectos mientras no cambie la situación”, indica Ulla Sparrer.

Una nueva orientación

SOS Nicaragua: también en Alemania se expresa el repudio a la violencia con que el presidente Ortega está reprimiendo a los manifestantes.

SOS Nicaragua: también en Alemania se expresa el repudio a la violencia con que el presidente Ortega está reprimiendo a los manifestantes.

Como esta organización, existen unas 20 en Alemania. Las reacciones han sido diversas. "Aunque en un comienzo algunos grupos no sabían cómo entender la situación o no sabían qué hacer, y ven todavía en el régimen de Ortega los aspectos sociales positivos que tuvo en su momento, hoy la gran mayoría de las organizaciones de solidaridad con Nicaragua están del lado del movimiento de protesta”, dice el sociólogo alemán Manfred Liebel.

"Muchas organizaciones tienen hermanamientos entre ciudades alemanas y nicaragüenses, con vínculos entre las alcaldías, como la de Berlín Kreuzberg con la pequeña ciudad de San Rafael del Sur. La mayoría tiene proyectos de educación, agua potable o programas en zonas agrarias”, explica el economista nicaragüense Sergio Rakotozafy, magister por la Universidad de Potsdam y activista de SOS Nicaragua–Alemania, grupo que coordina las acciones de los residentes del país centroamericano, en rechazo a la violencia del gobierno de Ortega.

Algunas de las antiguas organizaciones de solidaridad alemana, en tanto, todavía son cautas o tienen miedo de entregar opiniones, por las represalias que puedan tener sus contrapartes en Nicaragua. "A algunas les ha costado asumir la situación. Hay mucha desorientación porque muchos de los proyectos en los que trabajan se ven ahora limitados o incluso bloqueados durante el transcurso de estas protestas. Su trabajo se ve completamente mermado hasta nuevo aviso”, indica el economista nicaragüense Segio Rakotozafy,

Nuevos tiempos para la solidaridad

"Una de nuestras primeras metas fue contactar a todas estas organizaciones para que se posicionaran. Queremos explicar que un cambio de gobierno no significa que queramos cambiar de izquierda a derecha, sino parar las muertes y lograr una transición hacia un sistema más democrático, con nuevos modelos desde la paz”, apunta Rakotozafy.

Nicaragüenses residentes en Alemania exigieron el fin de la represión en una manifestación en la Puerta de Brandenburgo. La acción coordinada se llevó a cabo en 11 países europeos.

Nicaragüenses residentes en Alemania exigieron el fin de la represión en una manifestación en la Puerta de Brandenburgo. La acción coordinada se llevó a cabo en 11 países europeos.

"Aunque a algunos les ha costado y sorprendido, hoy muchos cambiaron, y solidarizan con este movimiento de protesta”, indica Manfred Liebel. Algunas organizaciones ya desde hace un tiempo experimentaban transformaciones en su trabajo. "Algunas contrapartes cambiaron, ya no son grupos del partido sandinista, sino, por ejemplo, campesinos luchando contra el canal y especialmente hay grupos de mujeres, hijas o nietas de la revolución, que en los últimos años juegan un papel independiente del partido. Han luchado en un país patriarcal, conservador, de machismo muy fuerte, y ahora también hay muchas estudiantes muy activas en el movimiento de protesta”, agrega.

El sociólogo alemán viene llegando de Nicaragua, donde estuvo un mes. Sus lazos con este país son también familiares, pues está casado con una nicaragüense a quien conoció en los ochenta, cuando trabajaba en proyectos sociales con niños y campesinos. Liebel recuerda que la actitud autoritaria y el abuso de poder de Ortega no es algo nuevo. Él mismo fue testigo de hechos de este tipo. "Había una tendencia autoritaria muy fuerte, que tiene que ver con la revolución armada y estructuras del partido verticalistas”, afirma.

En su opinión, las actuales protestas son "como una erupción que expresa la acumulación de frustración, rabia y decepción de un grupo heterogéneo”. Atrás quedaron los ideales de la revolución: "Este es un régimen autoritario con una propaganda socialista o anti-imperialista, pero que de hecho hace una política en favor de los grandes capitales”, asegura.

En ello coincide Sergio Rakotozafy: "Este no es el gobierno sandinista que surgió a raíz de la revolución, sino que persigue políticas económicas neoliberales. Lo único que tiene de izquierda es la retórica y el nombre, pero no es democrático ni de izquierda”. Buscando dar a conocer la situación en su país, SOS Nicaragua-Alemania ha participado en manifestaciones y eventos de discusión. En esa línea, las universidades han organizado debates con expertos.

"Queremos pensar que estas acciones pueden tener efecto, así como los contactos que hemos tenido con entidades alemanas y europeas. Estamos seguros de que las muestras audiovisuales y tan masivas en el extranjero le sirven de mucho a la gente de Nicaragua para por lo menos tener un poco más de esperanza”.

Autora: Victoria Dannemann 

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |  

DW recomienda