Alemania y el clima: ¿se debe parar extracción del carbón? | Ciencia y Ecología | DW | 30.11.2018
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Ciencia y Ecología

Alemania y el clima: ¿se debe parar extracción del carbón?

Antes de la Cumbre del Clima de Naciones Unidas (COP24) en Polonia, para Alemania no es claro el panorama. Los populistas también amenazan con medidas contra el calentamiento global.

Pregunta del millón: ¿se debe detener la extracción del carbón?

Pregunta del millón: ¿se debe detener la extracción del carbón?

El próximo lunes, la ministra alemana de Medio Ambiente, Svenja Schulze, viajará a Polonia para dar inicio a la Cumbre del Clima de Naciones Unidas (COP24). Probablemente tendrá que enfrentarse allí a algunas preguntas críticas, especialmente por parte de los Estados más pobres de los 190 miembros de la ONU. Eso es porque Alemania, la antigua pionera del clima, se está debilitando: el ambicioso objetivo, de ahorrar el 40 por ciento de los gases de efecto invernadero para el 2020, es difícil de alcanzar.

A pesar de los planes sobre el abandono del carbón como fuente de energía, la ministra no podrá dar una fecha exacta sobre cuándo cesará Alemania su producción de lignito, perjudicial para el clima. La comisión de expertos, responsable de esta tarea, simplemente no alcanzó a terminar a tiempo dicho trabajo.

En enero debería quedar claro cuándo Alemania detendrá la producción de lignito: ¿en 10 años o mucho después?

El líder del Partido Verde, Anton Hofreiter, lo resumió así en el Parlamento este jueves (29.11.2018): "El Gobierno Federal tropezó el camino de esta conferencia climática.”

El cambio climático se hace notar en Alemania

Ministra de Ambiente de Alemania, Svenja Schulze.

Ministra de Ambiente de Alemania, Svenja Schulze.

Schulze señaló, una vez más, que las consecuencias del cambio climático son tangibles en todo el mundo: "En las semanas pasadas, pueblos enteros en California fueron arrasados por los incendios forestales. El grave temporal en Italia dejó muchas víctimas mortales. En Alemania tenemos la sequía que dejó el verano. Y los bosques están ahora bajo presión.”

Malas noticias desde Brasil

El debate en el Bundestag se realizó en un día en el que la Organización Metereológica de las Naciones Unidas (OMM) abordó nuevamente un llamamiento urgente a los países del mundo: la humanidad no logra todavía detener el efecto invernadero. Si la tendencia continúa, la temperatura aumentará de tres a cinco grados centígrados a finales del siglo. Los expertos habían exigido un máximo de dos grados, mejor aún: de 1,5 grados.

Ese mismo día, otro mensaje dejó en claro lo impopular de la lucha contra los gases de efecto invernadero en muchos países del mundo. El nuevo gobierno populista brasileño anunció que, al contrario de lo que se pensaba, no será la sede de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático el próximo año: no hay deseos de protección del clima en la región amazónica. Una mala señal, también para la conferencia en Katowice.

Mayores emisiones que China e India per cápita

Con excepción de los populistas de extrema derecha "Alternativa para Alemania” (AfD), en el Bundestag alemán existe consenso entre los partidos sobre lo que se debe luchar contra el cambio climático. Sin embargo las opiniones acerca de cómo hacerlo están lejos de la realidad. La ministra recalcó que, a pesar de todos los esfuerzos para promover las energías renovables en Alemania, las emisiones siguen siendo demasiado altas: "Alemania es, en términos absolutos, el sexto mayor emisor de gases de efecto invernadero del mundo. También de las emisiones per cápita, con poco menos de nueve toneladas por año, ubicándose en el duodécimo lugar, por delante de China e India ", subrayó SvenjaSchulze.

Más de 60 muertos dejaron los más recientes incendios en California, EE.UU.

Más de 60 muertos dejaron los más recientes incendios en California, EE.UU.

Carbón, clave en las próximas decisiones

Eso se puede ver de varias formas. El diputado del FDP Frank Sitta calcula que Alemania es responsable del 2,37 por ciento de los gases de efecto invernadero a nivel global: "No cambiaríamos mucho en términos de cambio climático si detuviéramos toda la actividad económica mañana, y no sirve de nada creer eso", señaló en el debate en el Bundestag alemán.

Aunque los representantes de los Verdes no han exigido el cese de todas las actividades económicas, las críticas hacia ellos continúan. En la comisión, que debe regular la salida del carbón, los Verdes, sobre todo, junto con grupos ambientalistas, exigen una salida rápida del carbón. Debido a esto, representantes de los Estados del Este de Alemania, donde hay compañías carboníferas, temen una pérdida masiva de empleos y, como resultado, un fortalecimiento de los populistas de derecha. La cuestión del carbón actualmente está paralizando la política climática alemana. Eso es lo que deja en claro nuevamente el debate.

1.500 millones de euros para proyectos climáticos

La Unión Social Cristiana (CSU) también advierte sobre objetivos climáticos nacionales demasiado ambiciosos. La diputada conservadora Anja Weisgerber dijo: "Contemplar la política climática solo desde el punto de vista nacional es lo que hacemos. También los países en desarrollo y emergentes han establecido objetivos propios que desean alcanzar".

Berlín hará cada vez más por esos países: Alemania duplicó, antes de la conferencia en Polonia, su participación en el Fondo Verde para el Clima, que distribuye fondos a los países más pobres bajo los auspicios de las Naciones Unidas, a 1.500 millones de euros.

Los populistas y la protección del clima

Populistas de derecha como en Brasil, también los hay en el Bundestag. En opinión de la AfD, miles de expertos en el clima en todo el mundo están equivocados: aunque hay un aumento de temperatura, el hombre, con su modo de producción, no tiene la culpa, dijo el diputado de dicho partido Karsten Hilse: "No hay una sola prueba científica, nada”, aseguró.

La ministra Svenja Schulze también se enfrentará en Katowice con los gobiernos que no quieren tener nada que ver con la lucha contra el cambio climático: con Brasil e Italia, e incluso con Australia, actualmente se hace difícil lograr progresos, a pesar de todas las advertencias de los científicos.

(CP)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube | 

 

DW recomienda