Alemania voló a Sudáfrica 2010 en vuelo inaugural de Lufthansa A-380 | Deportes | DW | 06.06.2010
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Deportes

Alemania voló a Sudáfrica 2010 en vuelo inaugural de Lufthansa A-380

Con el avión más grande del mundo, la selección alemana de fútbol partió hacia Sudáfrica con la esperanza que inspira la juventud de sus jugadores y la frustración por los que debieron abandonar por lesiones.

default

"Llegó la hora de la verdad", anunció eufórico Cacau, el delantero titular del equipo que reemplaza a Miroslav Klose, máximo goleador del Mundial de Alemania 2006. "Alemania va a hacer un gran papel", agregó el brasileño, que desde 2009 tiene también nacionalidad alemana.

La selección germana más joven de los últimos 76 años debutará en Durban el 13 de junio contra Australia. Llega con el buen antecedente de la victoria que el jueves consiguió en el último amistoso previo al Mundial: derrotó por 3-1 a Bosnia-Herzegovina, alimentando la euforia de la prensa alemana.

Rumbo a enfrentar los nuevos retos

NO FLASH Symbolbild Nationalmannschaft fliegt mit A380 nach Südafrika

El capitán de Lufthansa Jürgen Raps (izqu.) con sus colegas de cabina antes de despegar hacia Johannesburgo.

Löw consiguió disipar el desgaste que produjeron las idas y vueltas en torno a la frustrada extensión de su contrato al frente de la "Mannschaft", los interminables debates sobre los ausentes Torsten Frings y Kevin Kuranyi y las bajas por lesión del portero, Rene Adler, y del capitán, Michael Ballack.

A primera hora del lunes el equipo llegará a Johannesburgo. Ese mismo día visitará el estadio Atteridgeville de Pretoria, su centro de entrenamiento. "Obviamente hay todavía muchas cosas que conversar: en qué andamos bien, qué hay que mejorar...", admitió Löw.

En Sudáfrica los espera la incertidumbre. "Es difícil decirlo ahora", dijo Löw sobre la posible formación que saldrá a la cancha contra Australia.

Sólo tres jugadores son mayores de 25 años

Soccer City Stadion Johannesburg Flash-Galerie

La Johannesburgo que verán los futbolistas y sus aficionados en 2010.

En Alemania, mientras tanto, el ánimo mundialista que surgió en 2006 vuelve a despertar: empiezan a verse las banderas tricolores en las calles y la gente estudia las ofertas de proyecciones al aire libre donde compartir la emoción de los partidos con otros miles de fans.

Ahora crecen las expectativas en torno a un plantel cuyos rasgos más sobresalientes son juventud e inexperiencia. Sólo tres de los 23 jugadores tienen más de 25 años: el delantero Cacau (29) y los defensores Lahm (26) y Arne Friedrich (31). Todo un "Kindergarten" (jardín de infancia) para Löw.

El integrante más joven del equipo es el delantero Thomas Müller (20 años), del Bayern Múnich. Llega al Mundial con sólo 112 minutos de juego en la selección. Lo siguen Marko Marin y Mesut Özil, de 21 años.

"En 2006 Alemania tenía un par de jugadores con experiencia, con muchos torneos encima, y obviamente también tenía calidad. Ahora tenemos jugadores jóvenes que futbolísticamente son excelentes", comparó Löw en referencia al tema sobre el que recibe más consultas. "Por eso los convocamos".

"Excelente base"

"Arriba quiero gente que pueda armar jugadas. Y tanto Özil, como Cacau, Sami Khedira, Müller, Lukas Podolski o Marko Marin parecen haberlo interiorizado", dijo Löw. "Así que tenemos una excelente base", agregó satisfecho. Además, el grupo mostró "una enorme voluntad y los chicos dejan todo en los entrenamientos", agregó.

Lo que no quita que no haya garantía alguna para el "experimento juventud", como se lo llama en Alemania.

Los jugadores aseguran, por su parte, que llegan en las mejores condiciones. "Estoy convencido de que vamos a hacer un buen torneo", aseguró Friedrich, el más veterano del cuadro. Lahm y Schweinsteiger dijeron tener tanta confianza en este equipo como en el que hace cuatro años consiguió un tercer puesto en casa.

"Somos un equipo joven, pero tenemos experiencia suficiente. Es divertido ver cómo juegan y se mueven los más jóvenes. Creo que es un fútbol totalmente distinto al de hace cuatro años", dijo Schweinsteiger. Lahm tenía antes de 2006 "una buena sensación", pero la de ahora, aseguró, es "aún mejor".

Alemania, además, es uno de los grandes. Y si hay algo que pesa en el momento de salir a la cancha en los Mundiales es la camiseta.

dpa

Editor: José Ospina-Valencia

DW recomienda