Alemania restringe acceso a ayudas sociales | Alemania | DW | 12.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Alemania restringe acceso a ayudas sociales

El gabinete de Gobierno alemán aprobó una proyecto de ley de la ministra del Trabajo para excluir de los beneficios sociales a ciudadanos de la UE que nunca hayan trabajado en el país.

La ministra del Trabajo de Alemania, Andrea Nahles.

La ministra del Trabajo de Alemania, Andrea Nahles.

Un proyecto de ley propuesto por la ministra del Trabajo, Andrea Nahles, fue aprobado durante la sesión del gabinete del Gobierno de Alemania este miércoles (12.10.2016). La iniciativa busca limitar el acceso a las prestaciones sociales y ayudas de desempleo, a las que solo podrán aspirar los ciudadanos de otro Estado miembro de la Unión Europea tras vivir cinco años en Alemania. Si el solicitante no trabaja en el país o no se ha ganado el derecho a recibir prestaciones sociales por empleos anteriores también quedará fuera de estas ayudas.

De esta forma, la ministra pretende cerrar una brecha que, desde su perspectiva, se abrió tras un veredicto del Tribunal Federal Social de Alemania de 2015. Esa corte determinó que los desempleados de otros estados de la Unión Europea tienen derecho a las ayudas sociales siempre y cuando hayan vivido por lo menos seis meses en Alemania.

Andrea Nahles subió las exigencias para evitar que ciudadanos europeos se sientan atraídos por la idea de emigrar a Alemania debido a las altas prestaciones que ofrece el Estado, aseguran fuentes del Ministerio del Trabajo. De esta forma se asegura que también personas con residencia permanente y ciudadanos de la UE en edad de trabajar queden sujetos al principio básico de integración obligatoria al mercado laboral.

No se violan leyes comunitarias

La Corte de Justicia de la Unión Europea ha confirmado en más de una ocasión que Alemania y otros países de la Unión Europea pueden asumir este tipo de disposiciones siempre que no violen la aplicación del principio de la libre circulación dentro de la UE. El objetivo de la ley que busca aplicar el gobierno alemán es evitar abusos y el surgimiento de ciertas formas de turismo social.

Trabajadores extranjeros en Alemania.

Se exigirá un mínimo de 5 años de residencia para poder acceder a los beneficios sociales.

Los llamados a limitar el acceso a las ayudas sociales en Alemania se hicieron más fuertes a partir de la entrada en vigor de la libre circulación para rumanos y búlgaros, a fines de 2014. Sin ir más lejos, el número de beneficiarios entre personas de esas nacionalidades que viven en Alemania se ha incrementado, en el curso de este año, en un 66 por ciento. Sin embargo, sus cifras son inferiores a las de otros extranjeros o alemanes que acceden a los beneficios sociales. De acuerdo con la Agencia Federal de Empleo (BA), en enero de 2016 casi 440 mil personas de otros países de la UE recibieron ayudas sociales en Alemania. El mayor grupo lo componen los polacos, con cerca de 92 mil beneficiarios, seguidos por italianos (71 mil), búlgaros (70 mil), rumanos (57 mil) y griegos (46 mil). Muchos de ellos tienen bajos ingresos que son complementados con estos beneficios. 

Mayor gasto social

"La libre circulación dentro de la UE no significa que los ciudadanos europeos puedan elegir el sistema social alemán, que cuenta con las prestaciones más completas”, señaló en declaraciones al diario Die Welt el presidente de la Federación Alemana de Ciudades, Gerd Landsberg. En la Asociación Alemana de Ciudades ya han recibido numerosos informes de distintas urbes que señalan que ciudadanos de la UE exigen las ayudas sociales basándose en la resolución del Tribunal Federal Social, asegura Helmut Dedy, jefe de la Asociación Alemana. "Necesitamos con urgencia esta ley”, dijo Dedy, para no seguir lastrando las arcas con gastos sociales adicionales.

Además de la limitación de los cinco años de residencia en Alemania, ell proyecto de ley establece que los ciudadanos europeos recibirán una única ayuda para gastos de alojamiento y comida para un mes, pues de acuerdo con la Carta Social Europea, son los países de origen los responsables de asegurar el bienestar de sus ciudadanos. Además, para los gastos de viaje de regreso a sus países natales, los inmigrantes podrán recibir un préstamo del Estado. 

Autora: Sabrina Pabst

DW recomienda

Publicidad