Alemania, paraíso musical para estudiantes extranjeros | Música | DW | 14.11.2019
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Música

Alemania, paraíso musical para estudiantes extranjeros

Uno de cada dos estudiantes de música en Alemania proviene del extranjero. Quien apruebe su examen de concierto, después de mucho esfuerzo, tiene buenas posibilidades en el mercado laboral internacional.

Kasumi Itokawa con su harpa.

Kasumi Itokawa con su harpa.

De los 923 estudiantes de la Escuela Superior de Música Franz Liszt, en Weimar, más del 46 por ciento proviene del extranjero y un tercio de Asia. Especialmente los surcoreanos y los chinos quieren estudiar aquí, seguidos de rusos y españoles. En las otras 24 instituciones superiores de música alemanas, la situación es similar.

Alemania, el país de la música clásica

Ye Eun Choi se graduó en canto en Corea del Sur. Hace seis años, vino a Alemania para hacer un máster y obtener el diploma de concertista en la Universidad de Música de Fráncfort. Ahora está en Colonia, en la Ópera. "En Alemania, hay muchos teatros y óperas, hay más oportunidades que en Corea", dice. Además añade que "el nivel de las óperas aquí es muy alto".

La japonesa Kasumi Itokawa está a punto de terminar su examen para obtener el máster en arpa. "En Japón se toca mucho este instrumento en solitario, pero quería aprender a hacerlo en una orquesta, y en Alemania hay muchas más ofertas de música clásica", afirma. Según el Consejo Alemán de Música, hay 129 orquestas financiadas con fondos públicos en Alemania, así como orquestas de cámara y grupos especiales. También hay 80 compañías de ópera permanentes, casi tantas como en el resto del mundo.

Recibir clases de música clásica en Alemania, una cuestión de prestigio

El piano es especialmente popular entre las asignaturas instrumentales. Los que regresan a casa con un examen de concierto bajo el brazo, después de haber estado en Alemania , tienen una buena oportunidad de hacer carrera en una orquesta e incluso obtener una cátedra. El valor social de la formación en Alemania es muy alto en los países asiáticos y es además una cuestión de prestigio. "Los buenos instrumentos y las clases pueden costar una fortuna, por lo que hay grandes expectativas y mucha presión por parte de la familia", dice la profesora de piano Gerlinde Otto.

De las 300 solicitudes en la asignatura de piano, solo consiguieron pasar la audición unos diez candidatos. No solo se tiene que ser bueno tocando un instrumento, sino que también hay que entender el idioma alemán, tener el nivel B2. "También depende de la flexibilidad musical y la sensibilidad", según Otto, "no solo de la destreza".

Nicolás Pasquet cree que con la asignatura de dirección sucede algo similar. El director de la Orquesta de la Universidad de Weimar cree que "aquí somos muy restrictivos, y los que quieren dirigir aquí, tienen que hablar alemán para poder comunicarse con la orquesta". Weimar tiene la reputación de ser un "taller de directores". "Nos hemos labrado esta fama aquí en los últimos 20 años y, definitivamente, somos el número uno en Alemania y también en Europa", afirma.

Antes de la carrera, hay que pasar el examen de admisión

Actualmente, la profesora de piano Gerlinde Otto solo tiene estudiantes extranjeros de piano, sencillamente porque realizaron los  mejores exámenes de ingreso. "El nivel en general ha aumentado con rapidez en los últimos años", opina, también debido a los asiáticos, "que aportan un nivel técnico muy alto". En los medios de comunicación y en las universidades se está debatiendo sobre si los exámenes no deberían diseñarse de otra manera: ofrecer más espacio para el desarrollo musical y esperar antes de emitir un veredicto rápido.

Tras la admisión, la carrera es complicada para los estudiantes extranjeros, sobre todo si tocan en una orquesta. "Para mí fue difícil hablar alemán en un orquesta y entender las instrucciones, pero con el tiempo fue mejor”, dice la arpista Itokawa.

El director de orquesta Nicolás Pasquet también conoce este problema. Muchos tienen que aprender a escuchar a los otros mientras tocan. "En Alemania, hay educación musical desde muy temprano en la niñez. Los estudiantes ya han tocado en orquestas escolares", dice Pasquet. "Alguien de Panamá ni tan siquiera habría soñado con algo así", añade. El catedrático proviene de Uruguay y llegó queriendo estudiar violín en Alemania: "Nunca había tocado en una orquesta y, de repente, me encontré sentado en la orquesta y temblando".

Ye Eun Choi actuando en Carmen, en la Ópera de Colonia.

Ye Eun Choi (drcha.) actuando en "Carmen", en la Ópera de Colonia.

La importancia de las relaciones internacionales

Con el objetivo de aprender unos de otros, existen numerosos programas de intercambio entre instituciones musicales superiores. Jens Ewen es director del departamento de relaciones internacionales en la Escuela Superior de Música de Weimar. El centro está planeando actualmente  dos formaciones complementarias de director de orquesta en Estados Unidos, en la Jacobs School of Music de la Universidad de Indiana, en Bloomington. "la dirección (de orquesta) en Weimar tiene un alto nivel, porque puedes trabajar con muchas orquestas profesionales de los alrededores", dice Ewen. Eso no es posible en Bloomington. "Allí, en cambio tienen orquestas universitarias con muy buena formación, por lo que las clases pueden siempre tener lugar con la orquesta, mientras que en Weimar se aprende mucha teoría", dice.

El profesor Tilman Claus, de la Escuela Superior de Música de Colonia, envidia a sus colegas de Weimar por las posibilidades que tienen allí con las orquestas profesionales. La institución colonesa, con 1.500 estudiantes, es la más grande de Alemania y está especializada, entre otras cosas, en música antigua, composición y jazz. Además, coopera con el Estudio Internacional de Ópera de Colonia, donde ocho jóvenes cantantes con mucho talento reciben lecciones intensivas en el conservatorio durante un año o dos, además de la oportunidad de actuar sobre el escenario de la Ópera de Colonia. 

Ye Eun Choi es uno de esos talentos. A ella le gustaría quedarse en Alemania: "Aquí, los solistas tienen un contrato con la ópera. Mientras que en Corea, las agencias solo ofrecen a los cantantes para ciertas actuaciones". Su familia está orgullosa de que esté haciendo carrera en Alemania, sobre todo, porque participa en la producción actual de "Carmen", en la Ópera de Colonia.

(rmr/ms)

Deutsche Welle es la emisora internacional de Alemania y produce periodismo independiente en 30 idiomas. Síganos en Facebook | Twitter | YouTube |

DW recomienda

Publicidad