Alemania: ningún paraíso para niños y jóvenes | Así es Alemania | DW | 14.02.2007
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Así es Alemania

Alemania: ningún paraíso para niños y jóvenes

En Alemania, la situación de niños y adolescentes no pasa de ser mediocre. El modesto lugar que ocupa entre las naciones industrializadas no se debe solamente a razones materiales.

Mediocre, y no por falta de medios

Mediocre, y no por falta de medios

Los informes internacionales no sacan del hoyo de la mediocridad a Alemania. El nuevo estudio de UNICEF acerca de la situación de los niños en 21 países industrializados ubica a la nación en el lugar 11. En las seis categorías, mediante las cuales los expertos de Naciones Unidas miden el bienestar de niños y jóvenes, Alemania deja que desear. Tanto en situación material como en la categoría relación con padres y amigos un triste lugar 13 ocupa en la lista. El consuelo de compararlo con el lugar 20 y 21 que ocupan Estados Unidos y Gran Bretaña en las mismas categorías se minimiza al ver que Italia y Portugal -con situación material parecida- son los punteros en relaciones humanas con los niños y adolescentes.

Fuman y no conversan

Salud, educación, formas de vida/ riesgos y valoración personal son las otras categorías del informe de UNICEF. Es decir, no son sólo factores económicos los que determinan el bienestar que un país ofrece a sus jóvenes generaciones. Especialmente alarmante es, para Alemania, el factor de riesgo con el que viven los niños y los adolescentes: uno de cada seis adolescentes de 15 años fuma por lo menos una vez a la semana (el promedio de los 21 países es uno de cada diez). A esa edad, sólo un 40% de muchachos y muchachas declaran conversar con sus padres durante la semana. De los quinceañeros húngaros, por el contrario, un 90% dicen que sus padres conversan regularmente con ellos.

Posible respuesta

Triste resulta el informe para el país, pues lo ubica muy por debajo de sus expectativas. Si ya la comparación internacional en el campo de la educación -el famoso estudio PISA- fue un duro golpe a la autoestima de una nación que aún dormita en sus laureles lastimosamente pasados, éste acaba de pintar de gris el panorama. En una entrevista con la emisora Bayerischer Rundfunk, la directora de UNICEF en Alemania, Heide Simonis, hizo hincapié en la mala situación de los niños en el país, y recalcó los lugares punteros que ocupan Suecia, Noruega, Finlandia y Holanda. Más escuelas a tiempo completo y guarderías, en su opinión, se requieren para empezar a paliar el problema.

Visiones, no dinero

Uno de los colaboradores de este estudio, el catedrático Hans Bertram de la Universidad de Potsdam, se declara alarmado acerca de estos "vergonzosos resultados". En opinión del experto, los medios financieros no son los decisivos; la causa se halla más bien la carencia de un concepto general. Si países como Dinamarca y Francia invierten más en infraestructura para niños en edad preescolar, Alemania no supera el promedio en ese rubro. En cuanto a salud el gasto alemán supera al de sus vecinos, sin alcanzar, sin embargo, la calidad que alcanzan ellos.

Kinder aus dem Friedensdorf in Oberhausen

Falta una visión...

Es decir, no es que el país gaste muy poco en sus pequeños; lo que los expertos detectan es la carencia de una visión, en la cual se considere a la generación joven como algo más que como la fuente para asegurar el sistema social estatal. En su análisis, estos sociólogos conceden una importancia singular a la percepción de los pequeños, "pues sólo si los niños creen en su propio futuro, y tienen la esperanza de poder manejarlo, pueden hacer uso de las oportunidades que se les brinde". Los ejemplos de cómo se lo podría hacer mejor se encuentran -por lo menos según este estudio- no muy lejos de la frontera.

DW recomienda