Alemania necesita personas más relajadas en el poder | Alemania decide | DW | 19.09.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania decide

Alemania necesita personas más relajadas en el poder

Rusos y alemanes se parecen mucho. Y sin embargo, los dos pueblos carecen de cualidades decisivas para entenderse mutuamente, opina el escritor ruso Viktor Jerofejew.

A diferencia de otros países de Europa Occidental, Alemania es mucho más comprensible para los rusos. La mentalidad alemana es semejante a la nuestra, pero a la vez inalcanzable. A veces sentimos que podríamos llegar a ser casi como los alemanes, si tan solo comenzamos una nueva vida, abandonamos nuestros malos hábitos, y nos ponemos manos a la obra.

Pero nuestra incapacidad de emprender una nueva vida no significa una ruptura con Alemania. Más bien se trata de una ruptura entre nosotros, los rusos. En Rusia, Alemania está presente por todas partes. Desde los antiguos barrios alemanes en ciudades rusas, hasta las princesas alemanas que se casaron con zares rusos, desde Bach a Hitler, desde los legendarios coches alemanes a los juegos infantiles. 

Un país pacifista con cara de asustado

Frente este trasfondo histórico, la Alemania de hoy es un país pacifista con cara de asustado: oh Dios mío, ojalá que no pase algo malo. De ningún modo nos involucramos en algún escandalo o en una guerra local, siempre siguiendo los sentimientos nobles y evitando el mal.

Schriftsteller Viktor Jerofejew (picture alliance/ROPI/A. Weise)

Viktor Jerofejew, escritor ruso.

Alemania se encuentra en un estado de tensión crónica. Los alemanes parecen ocultar un dolor muy intenso. Y ese dolor fantasma es parte del alma de los alemanes. Los hace vulnerables y a veces muy cobardes.

Tengo una relación muy íntima con Alemania. Muchos de mis libros fueron traducidos al alemán. Por eso observo las elecciones en Alemania con inquietud. ¿Hacia dónde se dirige este país?

Mi deseo es que en Alemania gane una democracia sabia. Una democracia capaz de defenderse y que permanece abierta al mundo y sus diversas culturas.

Ahora que el mundo se hunde de nuevo en la guerra fría, deseo que los alemanes dejen detrás su antiamericanismo. En el Kremlin, por supuesto, se frotan las manos cada vez que los alemanes recurren a esta enfermedad de niño.

Alemania tiene que relajarse

Me gustaría que en Alemania llegaran al poder personas más relajadas. Personas que no solo son capaces de trabajar duramente y superar dificultades, sino también saben ser feliz. Conozco a personas así en Alemania, pero ellos tienen una relación más bien distantecon los poderosos.

Alemania es un país fuerte y moderno. He conocido a científicos y artistas de allí, gente creativa del nivel más alto, que no tiene que temer la comparación internacional. Alemania debería presentarse con alegría, como país con estudiantes altamente motivados (he enseñado en la Freie Universität Berlín y sé de que hablo), con periodistas brillantes, profesores, gente comprometida, todos aquellos que saben discutir y defender su opinión.

La imagen propagandística del paraíso mendaz

Desafortunadamente, los rusos solo conocen a la Alemania de hoy por la televisión rusa. Y desde la crisis de Crimea, las emisoras estatales no acaban de pintar a Europa, incluyendo a Alemania, como un paraíso mendaz. En Moscú y en las provincias se pueden ver pegatinas en los coches con lemas como "¡Vamos a Berlín!" o "¡Podemos recuperarlo!". Estas personas desafortunadas con sus cerebros trastornados por la propaganda confunden el hoy con el ayer.

Uno solo puede esperar que los políticos que formarán el Gobierno alemán después del 24 de septiembre sepan y entiendan que los valores fundamentales de Rusia son defendidos por sus mejores creadores de cultura. Y estos son los valores de la gran literatura rusa y no los de la máquina de propaganda del Kremlin. Por esa razón se golpea tanto a los artistas rusos en nuestro país. Véase el caso actual del director Kirill Serebrennikow. Pero es precisamente la cultura la que da a Rusia y Alemania la oportunidad de acercarse y entenderse. Si no ahora, entonces por lo menos en un futuro no muy lejano.

Autor: Viktor Jerofejew (GG)

DW recomienda