Alemania: leve alza en la economía a pesar del coronavirus | Economía | DW | 23.09.2020
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Economía

Alemania: leve alza en la economía a pesar del coronavirus

El jefe del instituto económico Ifo, Clemens Fuest, habló con DW sobre la caída de la economía alemana por la crisis del coronavirus, que es menos grave de lo que se temía, a pesar del nuevo endeudamiento.

Clemens Fuest, director del Instituto de Investigación Económica Ifo.

Clemens Fuest, director del Instituto de Investigación Económica Ifo.

DW: El instituto alemán de investigación económica, Ifo, ha corregido significativamente al alza su pronóstico para la economía alemana. Entonces, ¿no ha sido tan grave el daño causado por el coronavirus?

Clemens Fuest: El daño sí es considerable. Seguimos esperando una retracción de la economía alemana de poco más del 5%, en la magnitud lo que vivimos durante la crisis financiera de 2009. Este es un colapso histórico, pero no tan grande como lo que esperábamos hace tres meses.

¿Cuál fue el motivo principal para la significativa mejora en el pronóstico?

Hubo varias razones. En primer lugar, el segundo trimestre no fue tan malo como esperábamos. Luego, algunos socios comerciales se recuperaron sorprendentemente rápido, especialmente China. En julio, las exportaciones a China ya eran casi tan altas como el año pasado. A otros socios comerciales no les está yendo tan bien, pero el panorama general es un poco más positivo. Además, las autoridades políticas usaron gran cantidad de los ahorros para apoyar la economía. Todo eso condujo a un pronósticos ligeramente al alza.

Las malas noticias vienen de muchos sectores. Lufthansa está paralizada, los proveedores de automóviles anuncian recortes de personal. Se teme una ola de quiebras de la industria minorista y hotelera si se eliminan las excepciones en la ley de insolvencia. ¿Cómo encaja todo eso con su perspectiva menos pesimista?

Los problemas de esos sectores se tienen, obviamente, en cuenta para el pronóstico, y no van a desaparecer. La gastronomía, la industria del turismo y el sector de las ferias tienen enormes problemas. Incluso tenemos dificultades en otros sectores, como la ingeniería mecánica o la industria automotriz, donde todo no va tan bien. Pero hay otras áreas de la economía que se han desarrollado bastante bien, como el negocio de las bicicletas o la industria de muebles, y eso lleva a esa previsión, que tiende un poco al alza.

Mientros otros sectores de la economía han sobrellevado bien la pandemia, los fabricantes de automóviles luchan contra sus efectos.

Mientros otros sectores de la economía han sobrellevado bien la pandemia, los fabricantes de automóviles luchan contra sus efectos.

Los pronósticos son particularmente difíciles en este momento porque el desarrollo de la pandemia aún no está claro. Sin embargo, el desarrollo del "brexit” y la guerra comercial entre EE. UU. y China es igualmente incierto. ¿Es posible hacer un pronóstico razonablemente confiable incluso en estas condiciones?

Los pronósticos son escenarios que se basan en ciertos supuestos. Nadie conoce el futuro, pero para poder planificar, hay que crear distintos escenarios y reflexionar sobre qué podría pasar. Nuestra previsión se basa en la suposición de que no habrá una segunda ola masiva de infecciones en otoño, que no habrá un "brexit” duro y que no habrá un resurgimiento de la guerra comercial. Por supuesto, todo esto podría suceder de manera diferente. Por el momento, esto está plagado de un nivel de incertidumbre particularmente alto. Pero todavía se puede hacer un pronóstico serio revelando simplemente estos supuestos.

A Alemania se lo critica frecuentemente por generar un superávit de exportación muy elevado. ¿La crisis cambiará esto?

En realidad no. Tendremos un menor superávit de exportación este año, pero volverá a aumentar un año después. Hay patrones fundamentales que impulsan todo esto, sobre todo, los altos índices de ahorro en Alemania y una propensión bastante prudente a consumir e invertir. En Alemania, mucha gente ahorra y eso tiene que ver con nuestra demografía. Esos desequilibrios no se eliminan fácilmente, al menos no por una crisis de este tipo.

Como usted ya ha mencionado, el Gobierno alemán ha invertido mucho dinero para ayudar a la economía durante la crisis. Los paquetes de ayuda cuestan miles de millones. Si la crisis no resulta ser tan grave como se temía, ¿qué significaría eso para el presupuesto nacional alemán?

El presupuesto nacional no se hundirá tanto en el déficit. Porque si la economía va mejor, hay más ingresos fiscales y no se tiene que gastar tanto, por ejemplo, en subsidios de desempleo. De modo que el déficit no será tan grande. No obstante, debemos asumir que ahora tendremos un déficit sustancial en el presupuesto nacional durante varios años. Esto seguirá siendo así el año que viene y también en 2022.

Clemens Fuest es profesor de economía en la Universidad Ludwig-Maximilians-Universität de Múnich y presidente del instituto de investigación económica Ifo.

(ct/cp)

DW recomienda

Audios y videos sobre el tema