Alemania, Italia, Chipre y Francia en contra de regularizar a inmigrantes ilegales | Política | DW | 01.12.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Alemania, Italia, Chipre y Francia en contra de regularizar a inmigrantes ilegales

Los ministros del Interior de Alemania, Italia, Chipre y Francia, se oponen a las regularizaciones de inmigrantes ilegales y piden a sus colegas comunitarios reflexión sobre las consecuencias negativas de este proceso.

Alemania en contra de regularizar a los ilegales.

Alemania en contra de regularizar a los ilegales.

Durante una reunión del Consejo de ministros de Justicia e Interior de la UE, los representantes de estos cuatro países destacaron la importancia de una reflexión sobre los efectos de procesos como los llevados a cabo por España e Italia, aunque sin nombrar a estos dos Gobiernos.

A juicio de estos ministro los procesos de regularización masiva pueden conllevar un "efecto llamada" con un aumento de los flujos de ilegales y, al mismo tiempo, alientan a las redes criminales que trafican con los inmigrantes.

Por ello, pidieron a sus colegas que reflexionen sobre la posibilidad de armonizar unos principios a nivel europeo sobre este tipo de procesos.

Apoyan tesis de Sarkozy

Al respecto, el ministro italiano del Interior, Giuseppe Pisanu, expresó, en una rueda de prensa tras la reunión, su opinión contraria a los procesos de regularización de inmigrantes ilegales, llevados a cabo por su país en 2003 y por España este año.

Pisanu apoyó las recientes declaraciones de su homólogo francés, Nicolás Sarkozy, quien afirmó que las regularizaciones masivas, como la que han hecho los españoles "no resuelven ningún problema y crean un formidable efecto llamada".

"Las afirmaciones de Sarkozy son correctas ya que una decisión de dimensión considerable como las regularizaciones tienen repercusiones inmediatas tanto en el interior como en el exterior de la UE", explicó Pisanu.

Al respecto, indicó que en el exterior, las regularizaciones lanzan a los países de origen de flujos migratorios una señal de mayor apertura, lo que se traduce en un estímulo a la emigración.

En el interior de la UE activa el sistema de vasos comunicantes que se crea entre los mayores países de la Unión, sobre cuya base los inmigrantes legales y los sin papeles pasan de un país al otro, agregó.

Antecedentes

El proceso de regularización español, al que se acogieron más de 690.000 inmigrantes ilegales entre febrero y mayo de este año, creó una fuerte polémica en el seno de la UE ya que hubo países, especialmente Alemania y Holanda, que lo criticaron duramente.

Esto llevó a la Comisión Europea a elaborar una propuesta, aprobada en octubre, para la creación de un sistema de información y alerta previa de las decisiones o iniciativas importantes sobre inmigración, como las regularizaciones de ilegales, que pueden afectar a todos los Estados miembros de la UE.

DW recomienda