Alemania-Irán: ¿Cómo lidiar con el nuevo presidente ultraconservador Raisi? | Política | DW | 05.08.2021
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Alemania-Irán: ¿Cómo lidiar con el nuevo presidente ultraconservador Raisi?

Ebrahim Raisi hizo torturar y ejecutar a sus compatriotas. Ahora asume el cargo como presidente iraní. Esto también plantea muchas preguntas para las relaciones entre Alemania e Irán.

El nuevo presidente iraní, Ebrahim Raisi.

El nuevo presidente iraní, Ebrahim Raisi.

El futuro de la política exterior de Irán bajo Ebrahim Raisi parece sombrío. Su currículum también revela profundos puntos negros desde la perspectiva de los activistas de derechos humanos: en el pasado reciente, con Raisi como jefe del Poder Judicial, se ejecutó a numerosos participantes en las protestas en 2018 y 2019.

Hace más de tres décadas, al comienzo de su carrera política, se dio a conocer como el secuaz sin escrúpulos del régimen: en 1988 estuvo involucrado en la tortura y ejecución de miles de presos políticos. Es por eso que Estados Unidos lo incluyó en su lista de sanciones en 2019.

El petrolero Mercer Street.

Según informes británicos y estadounidenses, el petrolero "Mercer Street" fue atacado por drones iraníes.

"Nueva estrategia con Irán”

Los derechos humanos jugaron un papel menor durante la presidencia del predecesor de Raisi, Hasan Rohaní. Incluso cuando las fuerzas de seguridad iraníes reprimieron brutalmente las manifestaciones contra el aumento de los precios de la gasolina en 2019, el gobierno alemán no condenó al gobierno de Teherán.

"Necesitamos una nueva estrategia con Irán", dijo Bijan Djir-Sarai, portavoz de política exterior del partido liberal FDP, a DW. Esta no solo debe guiarse por las negociaciones en curso para salvar el acuerdo nuclear. Desde principios de 2021 se está intentando impulsar un nuevo acuerdo nuclear en Viena. Después de años de negociaciones entre Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Alemania, Rusia y China, por un lado, e Irán, por el otro, este finalmente se logró en 2015. A cambio de un alivio económico, Irán se comprometió a permitir controles estrictos de sus actividades nucleares. Estados Unidos, sin embargo, se retiró unilateralmente del acuerdo nuclear conocido como Plan de Acción Integral Conjunto (PAIC) en 2018. Un año después, Irán también comenzó a dejar de cumplir con lo pactado.

Omid Nouripour, portavoz de política exterior de Los Verdes,.

Omid Nouripour, portavoz de política exterior de Los Verdes, quiere que el tema de los derechos humanos sea prioritario.

Los acuerdos nucleares no son el único problema

El acuerdo nuclear ensombreció las relaciones entre Alemania e Irán durante los últimos ocho años, analizó Cornelius Adebahr, miembro asociado del Consejo Alemán de Relaciones Exteriores (DGAP, por su siglas en alemán). "Pero también hay otros temas: la política interna, los derechos humanos y el tema regional. Alemania claramente no ha hecho mucho al respecto", dijo Adebahr a DW.

El aspecto moderado del predecesor de Raisi, Hasan Rohaní, hizo que fuera más fácil mirar hacia otro lado. "Ahora es más difícil para Alemania y Europa defender públicamente la línea anterior de política de estabilidad autoritaria", dijo a DW el politólogo germano-iraní Ali Fathollah-Nejad.

No solo el pasado de Raisi, sino también los días y semanas previos a su toma de posesión, se ven ensombrecidos por las violaciones de derechos humanos en Irán. En la provincia suroccidental de Khusestan, las milicias leales al régimen reprimieron brutalmente las protestas contra la escasez de agua imperante. Amnistía Internacional informó de al menos ocho muertes.

Sin embargo, ya hay primeros indicios de que se está produciendo un cambio de opinión en la política alemana hacia Irán. A finales de junio, el Bundestag aprobó la primera resolución de derechos humanos contra Irán en diez años.

La solicitud conjunta de cristianodemócratas, socialdemócratas, liberales y Los Verdes exige que la situación de los derechos humanos sea una cuestión central de la política alemana hacia Irán, y que esta política se revise de manera crítica y regular. Se debe seguir instando a Irán a que cumpla los tratados de derechos humanos, y el gobierno alemán debería trabajar para garantizar que Irán también se una a las convenciones de la ONU sobre los derechos de la mujer y contra la tortura.

Protesta en Irán.

El gobierno iraní intenta reprimir las protestas en las calles del país.

Debate sobre la política regional de Irán

Pero también hay que vigilar el papel de Irán en toda la región, advierte Omid Nouripour, portavoz de política exterior de Los Verdes: "Las violaciones de los derechos humanos del sistema fuera de Irán, por ejemplo en Siria, también deben estar sobre la mesa".

Irán participa activamente en la guerra civil siria, apoya a las milicias chiítas en el Líbano e Irak, a Hamás en la Franja de Gaza y está aliado con los rebeldes en Yemen. El país también tiene uno de los programas de misiles balísticos más grandes de la región. Incluso puede alcanzar objetivos en Israel.

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, se pronunció a favor de incluir el programa israelí de misiles en las negociaciones sobre el acuerdo nuclear. Ebrahim Raisi, sin embargo, lo descartó categóricamente.

No obstante, el primer punto de contacto entre Alemania y el nuevo gobierno iraní con el ultraconservador Raisi tendrá lugar en la mesa de negociaciones por el acuerdo nuclear. Raisi ya ha dejado claro que las negociaciones bajo su mando no serán más fáciles: "No permitiré que se negocie solo por negociar", dijo en junio pasado.

(rmr/ers)

DW recomienda