Alemania insiste en tema de DDHH en Guatemala | Política | DW | 17.11.2004
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Alemania insiste en tema de DDHH en Guatemala

El ministro alemán de Exteriores, Joschka Fischer, afirmó en Ciudad de Guatemala que su país concede especial importancia a la defensa de los Derechos Humanos y al desarrollo social y económico en Centro América.

Joschka Fischer durante su reunión con Oscar Berger, presidente de Guatemala.

Joschka Fischer durante su reunión con Oscar Berger, presidente de Guatemala.

En una conferencia de prensa con el mandatario guatemalteco, Oscar Berger, Fischer dijo que la posibilidad de establecer una oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos en Guatemala “es una oportunidad que no debemos dejar pasar y que yo apoyo”, dijo.

La iniciativa se ha planteado para darle seguimiento al trabajo desarrollado por la Misión de Verificación de Naciones Unidas en Guatemala (MINUGUA), que acompañó el proceso de paz en el país, y que cierra sus puertas a fin de año, a pesar de que todavía queda una serie de tareas pendientes.

Los sectores políticos están divididos en relación con la nueva iniciativa y los sectores de derecha tratan de impedirla, para intentar poner punto final a la discusión sobre derechos humanos en el país. Sin embargo, Oscar Berger dijo que él estaba “totalmente de acuerdo en que se establezca” la nueva misión y reiteró que “sin la participación de MINUGUA y de Naciones Unidas, la paz no hubiera sido posible en Guatemala”.

El ministro alemán se expresó también a favor de establecer un Instituto Forense que ayude en las tareas de investigación en temas de derechos humanos,

Joschka Fischer in Guatemala mit Rigoberta Menchu

Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz 1992 y el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Joschka Fischer, en Ciudad de Guatemala.

aseguró la colaboración de Alemania en ese sentido, y propuso que esa institución cumpla tareas más allá de las fronteras de Guatemala.

Las comisiones de Derechos Humanos y de Relaciones Exteriores del Congreso de Guatemala también emitieron dictámenes sobre la creación de la oficina del Alto Comisionado. De ambas, una está a favor y la otra en contra del proyecto.

El tema ha sido puesto ahora en manos del pleno del parlamento, que debe decidir esta semana una posición definitiva frente a este punto, considerado clave por los sectores que defienden los derechos humanos en Guatemala. “Esto es necesario ahora que la comisión de verificación de la ONU abandona nuestro país, mientras los problemas de corrupción continúan, como sucede en la Policía Nacional”, dijo Nineth Montenegro, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos.

Ayuda para el ejército

En el marco de la cooperación alemana con Guatemala, el presidente guatemalteco, Oscar Berger, destacó que conversó con el ministro alemán sobre posibilidades de ayuda para la formación y para el aprovisionamiento del ejército de su país por parte de Alemania. El ministro Fischer se refirió sólo al primer punto, y dijo que la escuela superior de estudios militares que funciona en la ciudad alemana de Hamburgo puede dar cabida a oficiales guatemaltecos.

Esta escuela fue visitada hace poco por el ministro de Exteriores de Guatemala, Jorge Briz. El canciller guatemalteco había negado conversaciones sobre un equipo militar, pero indicó que sí se ha hablado sobre adiestramiento. El ejército de Guatemala vive una amplia reestructuración, como resultado de los acuerdos de paz, y ha sido reducido para adecuarlo a las necesidades actuales, en el marco del proceso de integración centroamericana.

Integración centroamericana

El ministro alemán felicitó al presidente Berger por la decisión de impulsar este proceso integrador “que recibe el apoyo de la Unión Europea y sus estados miembros”, dijo Fischer. El responsable de la política exterior alemana reiteró que la gran ventaja de Centroamérica en relación con la experiencia de la Unión Europea es que "todos los centroamericanos hablan una misma lengua”. Esto facilitaría el funcionamiento de las instituciones, que, para verse fortalecidas, “necesitan del implemento de acuerdos políticos, a partir de una estricta defensa de los derechos humanos”, apuntó Fischer.

DW recomienda

Publicidad