Alemania: el parque más exótico de Berlín | Cultura | DW | 28.08.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Sociedad

Alemania: el parque más exótico de Berlín

La mejor comida tailandesa en Berlín no se puede disfrutar en un restaurante, sino en un parque al aire libre. Todos los sábados y domingos, este parque se llena de olores exóticos.

Lo primero que se suele notar al salir del metro cerca del "Preußenpark", un parque más bien modesto y poco espectacular, es el humo. Es un humo de asado y de comida cocida que no se puede identificar del todo desde lejos. Me acerco al parque, junto con mucha gente joven, que también parece dirigirse hacia el origen del humo. El "Preußenpark " se encuentra en el bario de Wilmersdorf, en la parte occidental de Berlín. Esta parte de la capital alemana se conoce por su clase media y alta y sus damas mayores con sombreros y cachorros.

Pasteles rellenos e insectos fritos

Al entrar en el parque se me ofrece un panorama impresionante. Bajo sombrillas de sol se encuentran alrededor de 60 puestos de venta. Con cocinas de gas, las mujeres tailandesas preparan al instante las maravillas culinarias de su país, sentadas en el suelo o sobre sillas de plástico.

Aquí hay de todo: sopas de cerdo o marisco, pescado frito, ensaladas de papaya, rellenos de pasteles, por supuesto también el famoso curry tailandés, fideos de arroz frito, albóndigas, fruta fresca, postres y también insectos fritos.

Es una oferta opulenta. En Berlín existen muchos mercados especializados y eventos gastronómicos, pero lo que sucede cada sábado y domingo en este parque es diferente. Para mí es uno de los pocos lugares en Berlín en los que me siento como si hubiese volado varios miles de kilómetros al extranjero. En el césped detrás de los puestos de comida se sientan los "hípsters" de Berlín y celebran el banquete. Sin embargo, este "prado tailandés" dejó de ser un secreto hace bastante tiempo.

Caos organizado

El prado tailandés se creó en los años noventa cuando la comunidad tailandesa se reunía en el "Preussenpark" los fines de semana y trajo sus propios platos típicos. Parece que todo empezó con algunos alemanes que preguntaron si podrían pagar dinero por probar algunas de esas delicias. Y el resto es historia.

Todo está estrictamente organizado. Los puestos de comida están colocados en línea. Los puestos más exitosos, los de las sopas y los de los pasteles rellenos, se encuentran siempre en el mismo sitio. Al final, un equipo de basura libera el parque de todos los plásticos, de latas y residuos de alimentos.

Al lado de los puestos de comida observo a masajistas y mujeres que ofrecen manicuras y pedicuras. Otros juegan a las cartas sobre taburetes de plástico. La policía alemana también se acerca, pero no para controlar papeles o intervenir, sino para charlar con algunos hombres que beben cerveza sentados en un banco.

¿Me encuentro realmente en Alemania? Y al mismo tiempo me enfado por preguntarme esa pregunta tan típicamente alemana. Claro que la famosa burocracia alemana hechó un ojo sobre lo que ocurría en este parque, pero nunca lo impidió. Esto es puro rock'n'roll y por ello uno de mis sitios favoritos en Berlín.

Autora: Nadine Wojcik (GG/VT)

 

DW recomienda