Alemania debate cómo integrar al mercado laboral a los refugiados | Alemania | DW | 27.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Sociedad

Alemania debate cómo integrar al mercado laboral a los refugiados

Gobierno y empresas alemanas deberían hacer más para que los refugiados ingresen al mercado de trabajo, dicen los consejos locales. Las autoridades regionales se quejan de que se les deja la tarea de la integración.

Los gobiernos regionales de Alemania han pedido más ayuda de sus contrapartes federales para integrar a los refugiados en el mercado de trabajo. Los números indican que cerca de 600.000 refugiados solicitaron el seguro de desempleo en Alemania para mediados de 2017, unos 250.000 más que en el mismo período en 2016, afirmó Gerd Landsberg, jefe de la Asociación Alemana de Pueblos y Municipios (DStGB). En paralelo, apenas 200.000 refugiados habían encontrado trabajo y habían empezado a pagar contribuciones a la seguridad social.

"Las cifras muestran que todavía tenemos grandes esfuerzos por hacer hasta que hayamos integrado a los refugiados al mercado laboral", dijo Landsberg al Funke Media Group.

Los comentarios de Landsberg fueron respaldados por el vicecanciller y ministro de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, quien en una entrevista la semana pasada también reconoció que los gobiernos locales merecían más dinero. "Tenemos que recompensar a las ciudades y municipios por acoger refugiados", aseguró.

Pabellones vacíos

El costo de la vivienda y la administración de refugiados causó mucha fricción en las comunidades alemanas en el apogeo de la afluencia de inmigrantes a finales de 2015 y principios de 2016. Esto se dio especialmente en zonas urbanas como Berlín, donde las autoridades locales a menudo carecían de efectivo, mientras edificios municipales como los pabellones deportivos eran usados como vivienda de emergencia para los recién llegados.

Sin embargo, en este momento Alemania en realidad tiene el problema opuesto. El cierre de la llamada ruta de los Balcanes a través de Europa (las fronteras entre Serbia, Hungría y Austria ya están cerradas a los migrantes) significa que el número de nuevos refugiados disminuyó drásticamente en 2017.

Como resultado, la emisora ​​pública WDR descubrió a principios de este mes que un tercio de todos los refugios en el estado de Renania del Norte-Westfalia permanecen vacíos, a pesar de que mantenerlos signifique un costo de decenas de millones de euros.

Gabriel, exlíder del Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD), dijo que era crucial que las autoridades locales no se enfrentaran a la decisión entre tener que albergar a los refugiados o, por ejemplo, renovar una piscina pública. "Sobre esta base, las municipalidades deberían decidir por sí mismas cuántos refugiados recibirán", dijo. Y añadió: "De esa manera podemos evitar que la gente tenga la impresión de que se está haciendo todo por los refugiados y nada por ellos".

Deutschland Gerd Landsberg Deutscher Städte- und Gemeindebund (picture-alliance/dpa/G. Fischer)

Gerd Landsberg, jefe de la Asociación Alemana de Pueblos y Municipios (DStGB)

¿Solución europea o modelo danés?

Gabriel también sugirió que la Unión Europea podría intervenir para organizar un plan a nivel continental para promover la integración de los refugiados. "La UE podría implementar un programa para ayudar a financiar municipalidades en los Estados miembros más pobres", declaró. En otras palabras, significa que los países deberían ser recompensados ​​por acoger a más refugiados.

Las cifras reveladas la semana pasada mostraron que la agencia encargada de administrar la política de refugiados de Alemania, la Oficina Federal de Migración y Refugiados (BAMF), no alcanzará sus propios objetivos este año. El tiempo de espera para que los inmigrantes comiencen los cursos de integración aumentó a 12,5 semanas para fines de noviembre, muy por arriba del objetivo de las seis semanas que BAMF se había fijado. En enero, el tiempo de espera para un curso de integración fue de 10,9 semanas.

No solo eso, BAMF tampoco logró, como se había propuesto, que 430.000 personas participen en cursos de integración en el transcurso de este año. Hasta mediados de diciembre, solo 280.000 habían participado en cursos de integración en Alemania.

Según Landsberg del DStGB, esto contrasta con Dinamarca donde los refugiados se integran al mercado laboral incluso mientras asisten a clases de idioma danés.

Landsberg añade que las principales compañías podrían hacer más para conseguir empleos para los refugiados en Alemania, dado que la capacitación y calificación para los recién llegados es también un interés de las empresas alemanas.

Benjamin Knight (DG/VT)