Alemania capituló varias veces en 1945 | II Guerra Mundial | DW | 04.05.2005
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

II Guerra Mundial

Alemania capituló varias veces en 1945

Cuando terminó la II Guerra Mundial en 1945, extraños se abrazaron y besaron. Pero no siempre el mismo día. También 60 años después, las naciones celebran en fechas diferentes. La causa: Alemania capituló varias veces.

Bernard L. Montgomery, izq., Dwight D. Eisenhower, centro y Georgi K. Shukov: fechas diferentes.

Bernard L. Montgomery, izq., Dwight D. Eisenhower, centro y Georgi K. Shukov: fechas diferentes.


La primera gran capitulación de una gran formación del Ejército alemán fue el 4 de mayo de 1945. El mariscal de campo británico Bernard Montgomery recibió la capitulación parcial del almirante general Hans Georg von Friedeburg.

60 Jahre Danach - Artikel - Kapitulation

Alfred Jodl, centro, firma la rendición incondicional, flanqueado por el general Wilhelm Oxenius, izq. y el general almirante Hans Georg von Friedeburg.

La intención de von Friedeburg era posibilitar al mayor número de alemanes, tanto soldados como civiles, la huída hacia Occidente. Se dio entonces la absurda situación de que un comandante suplicó prácticamente al enemigo que lo tomara prisionero... para de esa forma escapar del otro enemigo.

"Monty" aceptó la rendición, pero describió más tarde gozosamente cómo hizo esperar largo tiempo al alemán. Al principio a los altos oficiales alemanes ni siquiera se les dio una silla.

La primera capitulación, en la Landa de Luneburgo, se extendía a todos los soldados que combatían en el norte y el oeste, pero no para toda la "Wehrmacht". Esa otro capitulación fue recibida por Dwight D. Eisenhower en Reims. Nuevamente fue von Friedeburg el encargado de las negociaciones. Su oferta: los alemanes seguirían resistiendo en el este, si Occidente estuviera dispuesto a una paz moderada.

Eisenhower rechaza la propuesta

60 Jahrestag D-Day Frankreich General Dwight D. Eisenhower

El general Dwight D. Eisenhower habla a soldados norteamericanos.

Pero Eisenhower rechazó la propuesta. Por una parte, el "gentleman" no quiso violar los acuerdos con los rusos, por otra, una paz separada no sería viable políticamente. Los norteamericanos aún tenían gran simpatía por Stalin.

Los norteamericanos tampoco cedieron cuando el gran admiral Karl Dönitz envió, luego de la muerte de Hitler, al general Alfred Jodl con las mismas intenciones. Con las palabras "¡Eso es todo!", Eisenhower rechazó la oferta de Jodl. El general alemán saludó mudo y aceptó todo.

A las 2.41 horas del lunes 7 de mayo de 1945, Jodl firmó el quizás más importante documento de la II Guerra Mundial. Luego de cinco años y nueve meses, 50 millones de muertos y una guerra cuyas dimensiones habían sido inimaginables hasta entonces, terminaba la gran matanza.

Stalin fuera de sí

Josef Stalin

José Stalin, en foto de 1953.

Pero Stalin montó en cólera porque el fin "oficial" de la guerra había tenido lugar bajo la dirección de los norteamericanos. Entre otras cosas, debido a las grandes pérdidas que había sufrido la URSS, insistió en que debía realizarse una nueva, definitiva capitulación, aunque no fuera más que una puesta en escena. Y ésta tendría lugar donde todo había comenzado: en Berlín.

El comandante de Berlín, Helmuth Weidling, había capitulado ya el 2 de mayo. Desde entonces, la Escuela de Ingeniería de la Wehrmacht en Karlshorst era el cuartel general ruso. La nueva capitulación se debía firmar en el casino de oficiales, planeada por Stalin hasta en sus últimos detalles.

Por los Aliados Occidentales firmaron el general estadounidense Carl Spaatz, el mariscal del aire británico William Tedder y el general francés Jean de Lattre de Tassigny, pero no eran más que comparsas.

Los verdaderos protagonistas

Nürnberger Prozesse

Keitel en el Proceso de Núremberg: último a la der., en la segunda fila.

Los verdaderos protagonistas fueron Wilhelm Keitel y Georgi Shukov. El mariscal general de campo alemán se esforzó por demostrar compostura, pero el mariscal de la URSS no se lo permitió. Con ásperas palabras le ordenó a Keitel que firmara el documento ya preparado. Keitel le obedeció, levantó su bastón en señal de saludo y se retiró. Para la comida posterior de celebración se puso la mesa para los alemanes en un edificio anexo.

Keitel había entregado a los Aliados "todas las fuerzas armadas bajo mando alemán". No obstante, muchas unidades siguieron combatiendo, menos por fanatismo que por abrirse paso hasta el frente occidental. A mediados de mayo, todas las armas callaron definitivamente. La guerra había terminado.

La primera gran capitulación de tropas alemanas fue el 4 de mayo, la primera gran capitulación general, el 7 en Reims. El cese del fuego había sido previsto para el 8 de mayo a las 23.01 horas. Pero cuando Keitel firmó ya era miércoles 9, a las 0.16 horas. El reloj del Kremlin mostraba incluso las 2.16 horas.

Por esa razón, muchos norteamericanos recuerdan como fin de la guerra el 7, los alemanes el 8 y los rusos el 9. Correcta no es ninguna de esas fechas: la contienda continuó cuatro meses más y le costó la vida a otras decenas de miles de personas, hasta que capituló también Japón, el 2 de septiembre.