Alarma en Venezuela por el estado de la libertad de expresión | Política | DW | 04.08.2009
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Alarma en Venezuela por el estado de la libertad de expresión

Chavez auf dem Balkon des Präsidentenpalastes in Caracas

RSF: "hay que tomarse en serio las palabras de Chávez- tienen consecuencias."

¿Adónde se dirige la política mediática de Chávez?

Para justificar la clausura de las estaciones de radio y televisión, varios representantes del Gobierno venezolano han recurrido a argumentos que van desde lo meramente técnico y administrativo –irregularidades en la asignación de las licencias o vencimiento de las concesiones operativas– hasta lo político-ideológico. Según el diario venezolano El Nacional, el propio Chávez ha asegurado que estas acciones forman parte de la “lucha contra las mentiras de la burguesía y la oligarquía”.

“Estas medidas son tan ilegítimas como ilegales. Las razones que se han esgrimido para explicar el cierre de estas emisoras de radio y televisión por parte de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones venezolana (Conatel) son, a juicio de Reporteros sin Fronteras, sólo pretextos. Detrás de eso lo que se esconde es la intención de reprimir las críticas y las opiniones de la oposición”, comenta Viohl, de RSF. “Nosotros vemos desde hace mucho tiempo una creciente tendencia a la censura y al cierre de medios, y observamos este desarrollo con mucha preocupación”.

El poder de la palabra

En lo que se refiere a los ataques físicos de los que han sido objeto los periodistas y los medios de comunicación venezolanos en los últimos años, Anja Viohl comparte la impresión de los analistas políticos que ven en el agresivo discurso político de Chávez un posible catalizador de la violencia de calle: “Yo no describiría sus palabras como fanfarronadas que no deben tomarse en serio, porque uno puede ver que tienen consecuencias. No creo que cualquiera se deje inspirar para organizar ataques a los medios; pero los partidarios más radicales de Chávez –grupos militantes como el de La Piedrita– se sienten aludidos y animados por sus palabras”, asegura.

“Por eso nos preocupa que el futuro del debate democrático en Venezuela sea puesto en peligro por una política de medios como la del Gobierno actual. Si las voces opositoras no encuentran un canal para dejarse oír, ellas pueden radicalizarse y llegar a hacer uso de la violencia. Ya hemos visto que periodistas afines al Gobierno también han sido amenazados o agredidos. La violencia no afecta solamente a los periodistas que critican a Chávez”.

Autor: Evan Romero-Castillo

Editora: Luna Bolívar Manaut

Páginas 1 | 2 | Artículo completo

DW recomienda