Al-Assad reitera su oferta de amnistía a los rebeldes que entreguen las armas en Alepo | El Mundo | DW | 06.10.2016
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Al-Assad reitera su oferta de amnistía a los rebeldes que entreguen las armas en Alepo

El presidente sirio negó que hospitales o colegios hayan sido objetivo militar, aunque admitió que hayan podido ser atacados por error. Y anuncia que la ofensiva seguirá hasta la toma por completo de la ciudad.

Los rebeldes atrincherados en la ciudad siria de Alepo pueden salir de la zona con sus familias si deponen las armas, ofreció el jueves (06.10.2016) el presidente sirio, Bashar al-Assad, quien no obstante reiteró su compromiso de avanzar con la ofensiva sobre la ciudad más grande de Siria para recuperar el control total del país y acusó a los rebeldes de usar a los civiles como escudos humanos.

El ofrecimiento se produce tras dos semanas de intensificación de los bombardeos sobre la ciudad, que han validos las críticas del enviado de Naciones Unidas, Stafan de Mistura, y la convocatoria de una nueva reunión de urgencia del Consejo de Seguridad para mañana viernes a las diez, hora de Nueva York. Los combatientes han aceptado recientemente ofertas similares en otras zonas, como Daraya, un suburbio de Damasco que estuvo sitiado durante años hasta que los insurgentes se rindieron en agosto.

Desconfianza de los rebeldes

"Es imposible para los grupos rebeldes dejar Alepo porque esto sería una trampa del régimen", dijo a Reuters desde Turquía Zakaria Malahifji, un funcionario del grupo Fastaqim, que tiene presencia en la ciudad siria. Washington también se mostró escéptico sobre las motivaciones de Damasco: "Que sugieran que de alguna manera ahora están velando por los intereses de los civiles es indignante", dijo el portavoz de la Casa Blanca Josh Earnest, mencionando la enorme cifra de civiles muertos por los ataques aéreos y bombardeos de las fuerzas oficiales en Siria.

En declaraciones a la televisión danesa TV2, Al-Assad ratificó su decisión de continuar con la batalla sobre Alepo hasta echar a los "terroristas" de la ciudad y tachó de "propaganda" las fotografías de niños víctimas de los bombardeos difundidas por los medios occidentales. "La existencia de una oposición siria moderada es un mito como el de la existencia de unicornios", dijo. El mandatario lamentó que se rompieran las conversaciones entre Rusia y Estados Unidos, aunque dijo que "los estadounidenses no tienen voluntad de llegar a ningún acuerdo".

Ataques a hospitales

"No diría que no hay ataques a ese tipo a edificios, pero como gobierno no tenemos la política de destruir hospitales o colegios", recalcó Al Asad, quien esgrimió razones morales y subrayó además que iría en contra de sus "intereses": "Es como dispararnos en el pie. Si hay ataques militares de ese tipo, podrían ser un error, pero no tenemos ninguna información de que haya ocurrido". Y admitió que atacarlos sería un crimen de guerra.

Rusia, por su parte, advirtió a Estados Unidos que no ataque posiciones del Ejército sirio donde hay soldados rusos estacionados. "Recomendamos a nuestros colegas en Washington que consideren al detalle las consecuencias de esos planes", dijo el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, en Moscú. Konashenkov contestaba así a informaciones que apuntaban a que se estaba considerando ese paso en círculos militares estadounidenses.

LGC (Reuters/dpa/EFE)

DW recomienda

Publicidad