Aires de adiós para Obama | Política | DW | 06.11.2012
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages
Publicidad

Política

Aires de adiós para Obama

Pase lo que pase este martes en las urnas, el candidato demócrata, Barack Obama, empezó ya a despedirse.

Porque aún en el caso de que este martes logre revalidar su mandato durante cuatro años más al frente de Estados Unidos, la campaña que concluyó este lunes tuvo para el mandatario un muy fuerte tono de adiós.

De ganar, ya no habrá para Obama más debates presidenciales ni mítines en los que él sea el protagonista, puesto que en Estados Unidos sólo se permiten dos mandatos para un presidente.

Y también en caso de que no logre repetir en la Casa Blanca, las de este lunes probablemente fueron sus últimas acciones electorales propias.

Porque aunque técnicamente no sea imposible, sí es muy improbable que Obama vaya a intentar en el futuro el segundo mandato que le permite la ley si los estadounidenses no le dan mañana su respaldo para cumplir esa nueva legislatura de inmediato.

Al menos no hay precedentes en la historia inmediata para ello, pese a que otros podrían argumentar que la juventud de Obama -51 años- podría hacerle en el futuro cambiar de opinión.

La aventura presidencial

No parece por ahora, sin embargo, lo más probable. Aunque públicamente no ha dado detalles de sus planes si no logra la reelección, las últimas semanas el mandatario ya ha ido diciendo adiós, también este mismo lunes, último día de campaña.

"Saben, voy a estar volando con Bruce Springsteen en el último día de mi vida en que estaré de campaña, no es una mala forma de cerrar las cosas, con 'The Boss'", dijo Obama en uno de sus mítines de la jornada en Ohio.

Y en el último acto de campaña, en Iowa, su esposa Michelle lo presentaba una (última) vez con un tono decididamente sentimental y de adiós.

"Éste es el evento final de la campaña final de mi marido, es la última vez que estaremos juntos en un mitin electoral, por eso queríamos venir esta noche a Iowa", dijo con la voz contenida en referencia a que éste es el estado donde comenzó la aventura presidencial de su marido cuatro años atrás en las primarias demócratas.

Según destacaba el lunes "The New York Times", Obama ya había venido recordando que en estas últimas semanas de campaña ha habido unas cuantas "última vez".

"Ésta es mi última preparación de debate", dijo, según el rotativo, tras completar el último entrenamiento en Camp David antes del tercer y, sí último, debate presidencial contra el republicano Mitt Romney, el 22 de octubre.

"Éste es mi último recorrido", repitió cuando visitó el escenario del duelo con su rival del martes, como suelen hacer los candidatos antes de un debate.

"Éste es mi último debate"

"Éste es mi último debate", volvió a decir tras el enfrentamiento con Romney en octubre en Boca Ratón, Florida, relata el "Times".

También en su equipo más inmediato se notó el lunes el aire de despedida.

El presidente "es muy consciente de que ésta es su última campaña", señaló el asesor del mandatario David Axelrod, según "The Washington Post", durante el primer evento de la jornada en Wisconsin.

El rotativo destacó en un artículo cómo algunos de los colaboradores más estrechos de Obama se aficionaron además en los últimos días a portar algunos de los símbolos del inicio de la aventura presidencial del demócrata cuatro años atrás, como viejas camisetas y gorras de la campaña de 2008.

Pero aunque Obama no pudo finalmente evitar hacer alguna alusión pública hoy a su adiós, ello no le impidió luchar hasta el último minuto por que éste sea al menos un adiós a medias antes de cuatro años más en la Casa Blanca.

Además, que no vaya eventualmente a volver a intentar aspirar a la presidencia estadounidense si pierde este martes no quiere decir que dentro de algunos años no vuelva a estar en un escenario demócrata hablando a multitudes.

Que se lo digan si no a su antecesor Bill Clinton, quien lució estos días el mismo aire agotado y voz gastada que el afónico Obama el lunes tras haberse recorrido casi igual número de estados y mítines que el candidato para lograr la reelección del líder demócrata.

dpa