Afganistán: atentado suicida en funeral deja 18 muertos | El Mundo | DW | 31.12.2017
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

El Mundo

Afganistán: atentado suicida en funeral deja 18 muertos

El ataque ocurrió en Nangarhar, donde el grupo yihadista Estado Islámico tiene fuerte presencia. Hay al menos 13 personas heridas.

Un terrorista suicida se inmoló en medio del funeral de un político local en Jalalabad, en la provincia de Nangarhar, en el este de Afganistán, dejando al menos 18 muertos y 13 heridos, según información proporcionada por fuentes oficiales este domingo (31.12.2017). El acto funerario era para despedir al exgobernador del distrito de Haska Mena, también en Nangarhar, Gul Wali, detallaron las autoridades.

El portavoz del gobernador provincial, Attaullah Khogyanai, explicó que el insurgente se mezcló entre la multitud e hizo estallar un chaleco con explosivos a eso de las 14.15 hora local (9.45 GMT) en el distrito de Behsud. Aunque inicialmente se habló de 6 muertos, pronto las cifras cambiaron. "En la explosión de hoy en la ceremonia funeraria el número de muertos ha aumentado", detalló una fuente, antes de que se entregara la cifra de 18 víctimas fatales.

Las autoridades temen que el número de fallecidos aumente con el paso de las horas, dada la gravedad de las heridas sufridas por los sobrevivientes. Vale destacar que otras fuentes elevan hasta 30 el número de personas lesionadas e informan que no se trató de un atentado suicida, sino que los explosivos estaban adheridos a una motocicleta estacionada dentro del cementerio.

Cediendo terreno a los radicales

Si bien ningún grupo insurgente ha reclamado por el momento la autoría del ataque, el Estado Islámico tiene en Nangarhar uno de sus principales áreas de influencia dentro de Afganistán. El ataque de este domingo ocurre apenas unos días después de otro atentado suicida perpetrado en Kabul contra un centro cultural de la minoría musulmana chiita y reivindicado por el grupo radical EI, que causó 41 muertos y 84 heridos.

Desde el final de la misión de combate de la OTAN en enero de 2015, Kabul ha ido perdiendo terreno ante los talibanes hasta controlar apenas un 57 por ciento del país, según el inspector especial general para la Reconstrucción de Afganistán (SIGAR) del Congreso de Estados Unidos. Esto ha llevado al Ejército de Estados Unidos a reforzar las misiones aéreas contra posiciones de los grupos talibanes y otras milicias radicales.

DZC (EFE, AFP, Reuters, dpa)

DW recomienda

Publicidad