Acusado en juicio por crímenes neonazis pidió disculpas | Alemania | DW | 06.06.2013
  1. Inhalt
  2. Navigation
  3. Weitere Inhalte
  4. Metanavigation
  5. Suche
  6. Choose from 30 Languages

Alemania

Acusado en juicio por crímenes neonazis pidió disculpas

Holger G. dijo que estaba “profundamente arrepentido” por haber ayudado al trío NSU y expresó su “simpatía” por las familias de las víctimas.

La séptima jornada del mediático y polémico juicio contra la célula neonazi NSU (Resistencia Nacionalsocialista, por sus siglas en alemán) tuvo como principal protagonista a Holger G., quien está acusado de haber ayudado durante años al trío formado por Beate Zschäpe, Uwe Böhnhardt y Uwe Mundlos.

La célula es sindicada como la responsable de la muerte de diez personas. De los tres, solamente Zschäpe está viva, aunque no ha hablado desde que fue detenida. Los otros dos miembros se suicidaron al verse descubiertos por la policía. Holger G. es uno de los cinco acusados por complicidad y es el segundo de ellos en testificar en el juicio, que se realiza en Múnich bajo fuertes medidas de seguridad.

Beate Zschäpe no ha hablado desde que fue detenida.

Beate Zschäpe no ha hablado desde que fue detenida.

El hombre, de 39 años, se limitó a leer un comunicado ante el tribunal. En ese documento, reconoció haber ayudado a la organización entregando, entre otras cosas, documentos de identidad falsos. Sin embargo, aseguró no conocer las actividades criminales del trío y que él solamente quería ayudar a sus amigos.

“Profundamente arrepentido”

“Estoy profundamente arrepentido por lo que hice. Me gustaría ofrecer disculpas”, dijo Holger G. ante el tribunal superior. “En primer lugar, me gustaría expresar mi sentimiento de simpatía con los familiares de las víctimas”, agregó. Asimismo, dijo que estaba listo para asumir las responsabilidades que le cabían por su participación en los hechos.

Sin embargo, dejó en claro que si bien sabía que los miembros de NSU actuaban en la clandestinidad, no tenía cómo saber cuáles eran los crímenes cometidos por ellos. También dijo haber abandonado la escena de extrema derecha en 2004. “Yo no creía que ellos pudieran cometer actos a esa escala”, dijo Holger, leyendo un papel.

El día anterior, Carsten S., otro de los acusados por complicidad, se sometió a las preguntas de la fiscalía y del juez. A lo largo de su testimonio explicó cómo acabó en las redes de la extrema derecha y cómo entregó la pistola marca Ceska al trío en Chemnitz, con la que posteriormente matarían a nueve de sus diez víctimas.

DZC (dpa, AFP)

DW recomienda

Publicidad